La UE adopta un nuevo reglamento para la protección de las indicaciones geográficas

Establece normativas para las denominaciones de origen protegidas (DOP), las indicaciones geográficas protegidas (IGP), las especialidades tradicionales garantizadas (ETG) y los términos de calidad facultativos
Junta abre el plazo para concurrir al concurso Gran Selección Campo y Alma 2023
photo_camera La UE adopta un nuevo reglamento para la protección de las indicaciones geográficas

El Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea han adoptado un nuevo reglamento para la protección de las indicaciones geográficas para vinos, bebidas espirituosas y productos agrícolas, así como para las especialidades tradicionales garantizadas.

El nuevo reglamento se ha adoptado a partir de una propuesta de la Comisión Europea, modifica tres reglamentos anteriores y deroga otro sobre la misma materia, según el texto publicado este martes en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE).

Establece normativas para las denominaciones de origen protegidas (DOP), las indicaciones geográficas protegidas (IGP), las especialidades tradicionales garantizadas (ETG) y los términos de calidad facultativos.

El objetivo del nuevo reglamento es ofrecer un "régimen unitario y exhaustivo" de indicaciones geográficas, que protege los nombres de vinos, bebidas espirituosas y productos agrícolas con características, atributos o reputación vinculados a su lugar de producción.

De esta forma, amplía su ámbito de aplicación y reúne en una única norma la regulación de las distintas figuras de calidad existentes, además de unificar los procedimientos administrativos y la protección jurídica de las tres formas de calidad de las indicaciones geográficas.

También introduce la posibilidad de hacer referencia en los pliegos de condiciones de las indicaciones geográficas a la sostenibilidad de los productos acogidos, de forma que las agrupaciones de productores puedan acordar introducir requisitos basados en la aplicación de prácticas más sostenibles.

Entre otras cosas, el nuevo reglamento pretende contribuir a la "competencia leal" y generar valor añadido con el objetivo de repartir ese valor en toda la cadena de comercialización, según consta en el texto.

Aspira a generar un procedimiento "eficiente y sencillo de inscripción en el registro de las indicaciones geográficas", teniendo en cuenta la protección de los derechos de propiedad intelectual e industrial.

Busca garantizar que los productores posean las competencias y responsabilidades necesarias para gestionar la indicación geográfica de forma que puedan responder a demandas sociales como la salud y el bienestar de los animales, en relación con productos obtenidos por medio de una producción sostenible.

Y que los consumidores reciban información fiable y una garantía necesaria del origen, la autenticidad, la calidad, la reputación y otras características vinculadas al origen o al entorno geográficos de dichos productos y puedan hallarlos fácilmente en el mercado, incluido el comercio electrónico.

Este nuevo reglamento será aplicable a partir del próximo 13 de mayo.

La situación en España

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha destacado este martes en un comunicado que España ha desempeñado un papel activo en las negociaciones de este texto y que fue uno de los asuntos prioritarios para la Presidencia española de la Unión Europea (UE) en el segundo semestre de 2023.

Según los datos del MAPA, España ocupa el tercer lugar entre los Estados miembros con mayor número de figuras de calidad -381 inscritas en el registro comunitario-, por detrás de Italia (890) y Francia (769).

En el caso español, son 146 vinos y 212 productos agroalimentarios con DOP o IGP (carnes y productos cárnicos, quesos, mieles, aceites de oliva, legumbres, frutas, hortalizas, arroces, productos pesqueros, especias, vinagres, turrones y sidras), 19 bebidas espirituosas IGP y 4 ETG.

Hay 330.000 agricultores y ganaderos que elaboran productos con sellos de calidad de indicaciones geográficas, con más de 1,5 millones de hectáreas cultivadas y 2,3 millones de cabezas de ganado, de acuerdo a la misma fuente.

Esta producción de calidad tiene un valor estimado en origen de más de 7.000 millones de euros, ha añadido el MAPA.

Comentarios