La Junta prepara un registro de elaboradores vitícolas, también de espirituosos y aromáticos

Martínez Lizán confía en una regularización de precios del aceite oliva con la recolección
El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Julián Martínez Lizán, preside la reunión del Comité Regional Vitivinícola que tiene lugar en la sede de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural
photo_camera El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Julián Martínez Lizán, preside la reunión del Comité Regional Vitivinícola que tiene lugar en la sede de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural

El Gobierno de Castilla-La Mancha está preparando un decreto para regular el registro de elaborares y embotelladores de productos vitícolas, que incluirá al sector de bebidas espirituosas y vinos aromatizados, ha indicado este miércoles el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Julián Martínez Lizán.

Este futuro decreto está en fase de borrador, al igual que lo está una nueva orden que prepara la Consejería de Agricultura para mejorar los procesos de digitalización y propiciar que los canales de comunicación en el sector sean mucho más rápidos, con la creación de una nueva herramienta informática en la Administración autonómica, ha avanzado el titular de Agricultura.

Tanto el decreto como la orden tienen como finalidad que haya más calidad, más trazabilidad y más mejor concepción de los trabajos que se tienen que realizar, ha indicado Martínez Lizán antes de la reunión que mantiene este miércoles en Toledo el Comité Regional Vitivinícola, en el que se van a abordar estos dos proyectos.

 En el caso del registro de elaboradores y embotelladores de productos vitícolas, se va trabajar en la línea de conformar cómo hacer la inscripción, cómo regular o qué conceptos incluir dentro de ese procedimiento y también identificar las causas de posibles infracciones que se podrían producir con su regulación correspondiente.

Asimismo, el consejero ha destacado como un aspecto muy importante que en registro se va a incluir el sector de bebidas espirituosas y los vinos aromatizados, porque son "una parte importante cada día más en esta concepción nueva de consumo de vinos que tenemos en el concepto global de consumidores".

En cuanto a la orden, Martínez Lizán ha señalado que se busca trabajar en todo el proceso de digitalización y aprovechar las nuevas tecnologías para que los canales de comunicación sean mucho más rápidos.

Martínez Lizán ha concretado que aunque las propias empresas ya trabajan en sus propios formatos informáticos, lo que se plantea es crear una herramienta informática de la Administración autonómica, que se ponga a disposición de todas para que la comunicación entre todo el sector sea mucho más eficiente.

AYUDAS DEL PROGRAMA VINATIS

Por otra parte, Martínez Lizán ha avanzado que este viernes se publicará la nueva orden del programa Vinatis de ayudas a inversiones en el sector vitivinícola, que ya consiguió un hito histórico en la última convocatoria en la que se aprobaron todos los expedientes que se presentaron.

Esta nueva convocatoria, que estará abierta hasta el 31 de enero de 2024, incluirá diferentes niveles de ayuda para apoyar al sector en el avance a la modernización, a la transformación y, sobre todo a la comercialización, "un producto importantísimo para nuestra región", ha subrayado el consejero de Agricultura.

Respecto a la convocatoria, Martínez Lizán ha recordado que podrán solicitar ayudas empresas y cooperativas de pequeño y mediano tamaño que no reciban las del programa Focal, de con arreglo a su dimensión tendrán un mínimo de entre un 12 y un 15 por ciento y un máximo de un 50 por ciento del dinero que inviertan, para inversiones máximas de 400.000 euros.

INTERPROFESIONAL DEL VINO

Por otro lado, a preguntas de los periodistas sobre la posible creación de una Interprofesional del Vino en Castilla-La Mancha, el consejero ha dicho que hay una "intención clara" de trabajar para regular de manera ordenada y consciente el sector en la comunidad autónoma.

Aunque ha hecho hincapié en que en todo caso se hará con arreglo a lo que quiera el sector, escuchándolo y consensuando las actuaciones para propiciar la mejora económica de las empresas de la región.

Según el titular de Agricultura, "si no estamos todos de acuerdo" el acuerdo podría estar orientado al fracaso, y ha añadido: "En ese sentido queremos ser muy cautos y ver en que nivel de interlocución estamos de posibilidades de acuerdo y seguir avanzando".

PRECIOS DEL ACEITE DE OLIVA

En otro orden, el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha confiado este miércoles en que haya una regularización de los precios del aceite de oliva una vez que empiece la campaña de recolección de la aceituna.

A preguntas de los periodistas, sobre el descenso de las ventas de aceite de oliva en octubre en un 37,36 % con respecto al mismo mes de 2022, que ha dado a conocer la Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles (Anierac), el consejero ha reconocido que "nos temíamos" que los precios altos podrían propiciar una huida de los consumidores o un refugio en otros tipos de grasas vegetales.

"Esa era nuestra preocupación", ha apuntado Martínez Lizán, que ha añadido: "Creemos que esto es algo también que de alguna manera se normalizará con el paso del tiempo, sobre todo ahora, cuando empiece la campaña".

Cuando empiece a tomar fuerza la nueva campaña de recolección de aceituna se verá el alcance de la producción, tanto en Castilla-La Mancha como en el conjunto de España, "y en ese sentido entendemos que habrá una regularización de los precios que vuelva otra vez a hacer apetecible a los consumidores el optar por el aceite de oliva", ha considerado el consejero de Agricultura.

En este sentido, ha defendido que el aceite de oliva "tiene una calidad que ninguna otra grasa vegetal puede ofrecer, además de los condicionantes también que puede aportar incluso de salubridad", por lo que cree que aunque ahora haya dificultades por los precios elevados "la regularización vendrá prácticamente por sí sola en el desarrollo de de la producción de la recolección y de la elaboración en aceite".

Preguntado, por las perspectivas de la campaña en Castilla-La Mancha, Martínez Lizán, ha apuntado que la previsión de la Consejería es que la producción será de unas 75.000 toneladas, que supondrán entre un 10 o un 12 por ciento más que las que se recogieron en la campaña anterior.

Aunque a pesar de este incremento, la producción estará muy por debajo de la media de un año normal, que se situaría en el entorno de las 110.000 toneladas, pero con una buena calidad ya que las aceitunas no han sufrido ningún tipo de plaga y están muy sanas.

Con estas perspectivas es probable que el aceite de oliva siga teniendo precios altos, ha admitido Martínez Lizán, quien ha reiterado que espera que puedan bajar y ser más asequibles para los consumidores.

Reunión del Comité Regional Vitivinícola

Comentarios