miércoles 20/10/21

Wallbox, el nuevo “unicornio” español

El fabricante de cargadores para vehículos eléctricos comenzará a cotizar en la Bolsa de Nueva York
Wallbox, el nuevo “unicornio” español - Fotografía: La Vanguardia
Wallbox, el nuevo “unicornio” español - Fotografía: La Vanguardia

Pasada la pesadilla del COVID-19, con las máquinas de las fábricas poco a poco encendiéndose y la vuelta escalonada del turismo, España se está planteando intentar cambiar el modelo económico para las próximas generaciones y buscar, más allá del ladrillo y el turismo, nuevos sectores que creen puestos de trabajo y engrasen la maltrecha economía.

El sector de la generación de energía verde es alguno de los principales objetivos económicos del futuro. La digitalización también está viviendo un boom en España, con especial hincapié en la digitalización de servicios públicos y en tecnología aplicada al sector del ocio, con cada día más aplicaciones de entretenimiento y ocio, plataformas de contenidos, casinos online con paypal o gestores de compraventa de entradas y reservas de turismo.

Así, con todo este panorama aparecen buenas noticias como la de Wallbox, empresa catalana fabricante de cargadores para vehículos eléctricos que anunciaba el pasado viernes 11 de junio que comenzaría a cotizar en la Bolsa de Nueva York. Con este movimiento, la firma con sede en Barcelona pasará a ser valorada en unos 1.200 millones de euros, lo que hace que, al pasar de una valoración de mil millones, sea considerada como una empresa “unicornio”

Wallbox es una compañía fundada por dos socios, Eduard Castañeda y Enric Asunción, en el año 2015 y está dedicada a diseñar y fabricar cargadores de vehículos eléctricos para particulares y empresas, contando con Iberdrola como principal validador de la compañía.

La adopción de los vehículos eléctricos en España avanza lentamente. Es cierto que en nuestro país hay un déficit de electrolineras con cargas rápidas y que tampoco ayuda que el 70% de los coches duerman en la calle, pero esta situación no es común en todos los países. Noruega, por ejemplo, es uno de los principales clientes de Wallbox que ya opera en 67 países diferentes, con más de 100.000 cargadores vendidos y una plantilla de más de 600 empleados.

El sector de las baterías y cargadores para vehículos eléctricos cuenta con serias posibilidades de jugar un papel importante en el futuro de nuestra industria doméstica. La experiencia en la fabricación de vehículos, así como las horas de sol y la capacidad de generación eléctrica de vientos en la península ibérica, pueden hacer que la sostenibilidad ambiental y la fabricación de componentes más ecológicos sean pilares en los que se sustente la economía del país en los próximos años.

Comentarios