martes 7/12/21

El IPC se dispara al 5,5%, su tasa más alta en 29 años, por la subida de la luz

La inflación registra un avance mensual del 2%, su mayor alza en casi 36 años
Torre de alta tensión abandonada en Valencia, convertida por los artistas urbanos Abraham Calero y StoolStreetArt en alegato contra la subida de la luz - EFE/Kai Fórsterling, electricidad, energía, luz, suministro eléctrico, subida de la luz
Torre de alta tensión abandonada en Valencia, convertida por los artistas urbanos Abraham Calero y StoolStreetArt en alegato contra la subida de la luz - EFE/Kai Fórsterling

El fuerte encarecimiento de la energía, en especial de la electricidad, ha disparado la inflación a niveles desconocidos desde principios de los noventa, antes de la entrada del euro, con un repunte del 5,5 % interanual en octubre.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado este jueves el avance del índice de precios de consumo (IPC) de octubre, que de confirmarse el próximo 12 de noviembre arrojaría la tasa más alta desde septiembre de 1992: un 5,5 % interanual, un punto y medio más que en septiembre.

Este avance apunta a una aceleración cada vez más intensa de los precios, que tras la atonía de un 2020 marcado por la crisis derivada de la pandemia, retomaron la senda alcista en marzo (1,3 %) para después subir cada vez con más fuerza en abril (2,2 %), mayo (2,7 %), junio (2,7 %), julio (2,9 %), agosto (3,3 %), septiembre (4 %) y, ahora, octubre (5,5 %).

Las elevadas tasas de inflación eran habituales en España en las últimas décadas del siglo XX -rozó el 30 % a finales de los setenta y se mantuvo por encima del 10 % durante la primera mitad de los ochenta-, pero los precios han estado relativamente contenidos desde la puesta en marcha del euro en 1999.

La pertenencia al Eurosistema, que precisamente tiene entre sus objetivos principales la contención de la inflación, ayudó a controlar los precios, que en dos décadas solo habían superado el 5 % un par de meses en el verano de 2008, al inicio de la crisis financiera.

PRECIOS DE LA ENERGÍA DISPARADOS

En su avance de datos, el INE explica que la fuerte subida de precios de octubre está relacionada con el encarecimiento de la electricidad y, en menor medida, de los carburantes y el gas, que el año pasado bajaron.

De hecho, octubre se perfila como el mes con la electricidad más cara de la historia tras haber superado la barrera de los 200 euros el megavatio hora (MWh) en el mercado mayorista en 21 de los 28 primeros días del mes, lo que sitúa el precio medio mensual provisional en 207,94 euros el MWh.

Mientras tanto, la gasolina y el gasóleo se mantienen en máximos de los últimos siete años, cada vez más cerca de los récord históricos de 2012, y el gas marca precios en el Mercado Ibérico del Gas (Mibgas) que multiplican por seis los de hace un año.

INFLACIÓN MENSUAL EN MÁXIMOS DESDE 1986

En términos mensuales, los precios aumentaron en octubre un 2 % con respecto a septiembre, con lo que sumaron tres meses consecutivos al alza y alcanzaron la tasa más alta desde el inicio de la serie histórica en enero de 1986.

La inflación subyacente, que no tiene en cuenta los alimentos no elaborados ni los productos energéticos por ser los más volátiles, se situó en octubre en el 1,4 % interanual, cuatro décimas por encima de la de septiembre y más de cuatro puntos por debajo del IPC general, la mayor diferencia entre ambos datos desde el inicio de la serie.

El índice de precios de consumo armonizado (IPCA), que mide la evolución de los precios con el mismo método en toda la zona euro, se situó en el 5,5 % interanual, un punto y medio más que en septiembre, y en el 1,7 % mensual.

LOS EXPERTOS ADVIERTEN DE LOS EFECTOS DE SEGUNDA RONDA

El profesor del IEB Javier Santacruz considera de "extraordinaria preocupación" los datos de inflación, sobre todo por la "rápida" escalada de la subyacente, ya que erosiona la renta disponible de las familias.

En ese sentido, la directora de proyectos internacionales del IVIE, Matilde Mas, advierte del riesgo de los efectos de segunda ronda, es decir, que la inflación se traduzca en un aumento de salarios y de los precios de venta de los productos, que acabe en una "espiral inflacionista".

Por su parte, UGT ha alertado sobre la pérdida de poder adquisitivo derivada de estas subidas de precios, por lo que ha urgido a subir el salario mínimo y derogar la reforma laboral. 

Comentarios