Avicultores, almacenistas de cereales y ganaderos reclaman seguridad en el transporte

- "Los animales de las ganaderías de Castilla-La Mancha corren un riesgo cierto de morir en los próximos días de mantenerse esta situación", alertan.

- Los empresarios de Castilla-La Mancha urgen medidas de seguridad para los transportistas que no apoyan la huelga y frenar a los piquetes del transporte.

- La Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) reclama "contundencia" contra los piquetes ilegales de la huelga de transportistas.

- El Gobierno identifica un "grupo de ultras que está intentando someter al país" en el paro de transportistas y moviliza a 15.000 agentes para actuar.
Avicultores, almacenistas de cereales y ganaderos reclaman seguridad en el transporte
photo_camera Avicultores, almacenistas de cereales y ganaderos reclaman seguridad en el transporte

Diferentes colectivos afectados han lamentando la "inacción" del Ministerio de Interior que no garantiza la seguridad del transporte, impidiendo que lleguen a Castilla-La Mancha los cereales procedentes de los puertos de Tarragona, Cartagena y Algeciras.

"Lo urgente y lo más viable es garantizar la seguridad de las carreteras. Los animales de las ganaderías castellanomanchegas corren un riesgo cierto de morir en los próximos días de mantenerse esta situación. Esto no solo provocará la ruina del sector, sino que generaría graves problemas de salud pública y bienestar animal", han alertado.

El primer sector en haber cesado su actividad es el lácteo, pero en cadena seguirán el resto de sectores agroganaderos y agroalimentarios, lo que puede determinar desabastecimientos importantes en las cadenas de distribución de comercio de alimentación.

Pese al miedo a la acción de los piquetes, varias empresas del sector están consiguiendo burlar los actos vandálicos para recoger la mercancía, incluso cambiando sus puertos de aprovisionamiento.

La Asociación de Avicultores de CLM (AVICAM), la Asociación de Fabricantes de Piensos, Asaja, Asociación de Almacenistas de Cereales, la Asociación de Industrias Lácteas, la Asociación de ganaderos de Vacuno de CLM (ASOPROVAC) la asociación de ganado Porcino, la Asociación de fabricantes de productos cárnicos, y Fedeto, han mantenido una reunión con el viceconsejero de Agricultura, Agapito Portillo.

"La violencia con la que actúan los piquetes y la falta de servicios mínimos, deja a las fábricas de piensos sin materia prima para la alimentación animal. En consecuencia, los ganaderos carecen de piensos para alimentar a sus animales", han criticado.

En la reunión se ha expresado con rotundidad que no se entiende que el Ministerio del Interior "mire para otro lado, cuando se trata de defender productos de primera necesidad".

Asimismo expresaron su malestar por los altercados producidos en distintas zonas de la región, "con violencia extrema en muchos casos de los piquetes".

Los sectores propusieron que se organice un sistema de protección de las rutas de transporte y desbloquear los puertos. En concreto, se demanda que el Ministerio del Interior garanticen esas rutas de transporte y desbloquee los puertos cerrados por los piquetes.

Según ha trasladado el viceconsejero, la subdelegación del Gobierno propone organizar un convoy hacia esos puertos, algo que los empresarios están dispuestos a estudiar, pero que plantea "serios problemas de coordinación, en unos momentos en los que no hay tiempo que perder".

PETICIÓN DE LOS EMPRESARIOS DE CLM

Por su parte, el conjunto de empresarios de Castilla-La Mancha, a través de la patronal CECAM, han pedido este jueves al Gobierno de España medidas "urgentes y eficaces" para asegurar el derecho al trabajo de los transportistas que no secundan el paro del sector.

"Ante el cariz violento y de enfrentamientos que se está produciendo en las últimas horas por parte de aquellos que han decidido secundar la huelga del sector del transporte, CECAM pide al Gobierno que adopte medidas urgentes y eficaces que aseguren el derecho al trabajo de aquellos que han decidido no unirse a las protestas", ha señalado la patronal mediante un comunicado en el que aluden a la "seria preocupación" que hay en los sectores ganadero (explotaciones de ganadería y fábricas de pienso), agroalimentario (lácteos y frutícola) y el siderúrgico, entre otros.

Además, CECAM también pide tomar "de forma inmediata" medidas que permitan aminorar los precios y mejorar la situación de los transportistas, por lo que se ofrece a la administración para contribuir y aportar "sabiendo que es factible elaborar soluciones con consenso, diálogo, trabajo y sacrificio por parte de todos".

MEDIDAS CONTRA LOS PIQUETES

De su lado, la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) ha reclamado al Gobierno "coordinación y contundencia" frente a los piquetes que están actuando de manera "violenta e ilegal" con motivo de la huelga de transportes.

"Estas actuaciones descontroladas están generando graves desperfectos en distintos puntos de España, impidiendo el normal funcionamiento de la cadena alimentaria y generando problemas de abastecimiento, tanto de materias primas como de otros suministros auxiliares necesarios para la producción", han señalado desde la patronal alimentaria.

En concreto, según FIAB, la industria de alimentación y bebidas ha reportado numerosos incidentes y acciones violentas contra camiones, así como contra centros logísticos y de producción, que atentan contra la integridad y seguridad de los conductores y otros trabajadores.

Por ello, han reclamado que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad actúen para garantizar el derecho al trabajo de aquellos que no secundan el paro y se garantice así el suministro de mercancías en todo el territorio.

"No podemos permitir que una minoría violenta esté secuestrando los derechos de una mayoría que quiere trabajar. Respetamos el derecho de huelga y manifestación, pero dentro de una democracia es imprescindible que se garantice la seguridad, la libre circulación de vehículos y que se defienda el derecho de todos aquellos que libremente quieren ir a trabajar, evitando las coacciones y la violencia que están causando graves consecuencias para toda la cadena alimentaria y, por extensión, para el consumidor", ha señalado el director general de FIAB, Mauricio García de Quevedo.

MOVILIZACIÓN DE 15.000 AGENTES

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha señalado que el paro "minoritario" de transportistas que comenzó el pasado lunes responde a "un grupo de ultras que están intentando someter a este país a un chantaje y sustituyendo la palabra por palos, clavos y piedras".

Así lo ha señalado la ministra justo después de reunirse con todos los representantes de todos los sectores del ámbito de su departamento, incluidos sindicatos, responsables del Ministerio y de empresas públicas dependientes, tras reunirse este miércoles también con las patronales mayoritarias de los transportistas.

Según la ministra, estos grupos están "en muchos casos apoyados por la ultraderecha" --entre los partidos políticos, Vox ha apoyado el paro-- y estarían evitando que "la mayoría de los transportistas ejerzan su derecho a trabajar".

"No podemos permitir que sometan a ese país a un pulso que no vamos a tolerar, estamos trabajando con el Ministerio de Interior y hemos movilizado más de 15.000 agentes para reprimir estas actuaciones violentas que no representan al sector. Somos sensibles pero no vamos a ceder a este chantaje, sabotaje y boicot", ha añadido.

En este sentido, la cadena de suministros ya se ha visto afectada y toda la industria ha pedido a la Administración que actúe con urgencia para asegurar el abastecimiento, ya que los productos no están llegando a las fábricas y demás centros de producción.

Pese a que el paro ha sido convocado por una organización con una representación pequeña y ninguna de las organizaciones mayoritarias lo han secundado, para las grandes patronales, a las que se ha sumado la propia CEOE, los piquetes están actuando "con violencia" para detener a los camioneros y son las propias empresas de transportes las que han decidido parar "por la seguridad de sus trabajadores".

Los asalariados no están llamados al paro puesto que no se trata de una huelga convocada por sus representantes (los sindicatos), pero muchos no pueden continuar con su trabajo por actuaciones como "pinchazos de ruedas", según denuncian las organizaciones empresariales.

Comentarios