sábado 18/9/21

Castilla-La Mancha defiende ante la CE una regulación IGP industriales y artesanales

El Ejecutivo regional viene insistiendo en la necesidad de defender de las falsificaciones a productos emblemáticos de la región como son la cuchillería de Albacete; la cerámica de Talavera y Puente del Arzobispo; la espada y el damasquinado toledano; los encajes de Almagro; el mimbre de Cuenca o Priego; o el oficio de Lagartera
La directora general de Asuntos Europeos del Gobierno de Castilla-La Mancha, Virginia Marco
La directora general de Asuntos Europeos del Gobierno de Castilla-La Mancha, Virginia Marco

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha defendido la necesidad de que se cree una regulación que proteja las Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) para productos industriales y artesanales, en el procedimiento de consulta pública que ha abierto la Comisión Europea (CE) sobre la creación de un sistema de protección.

La directora general de Asuntos Europeos, Virginia Marco, ha trasladado la posición de Castilla-La Mancha en este proceso de consulta pública, que ha sido consensuada con el sector artesano e industrial de la comunidad autónoma, ha informado en una nota de prensa la Junta de Comunidades.

A través de Marco, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha mostrado su apoyo a la futura regulación y ha abogado por la necesidad de que los productos no agrícolas adquieran una regulación de ámbito europeo con la que se pretende defender de las falsificaciones a productos emblemáticos de la región.

Entre estos figuran la cuchillería de Albacete, la cerámica de Talavera de la Reina y El Puente del Arzobispo, la espada y el damasquinado toledano, los encajes de Almagro, el mimbre de Cuenca y de Priego o el oficio de Lagartera.

Según ha explicado Virginia Marco, esta regulación supondría dar una mayor seguridad jurídica tanto a los productores como al consumidor, reconocer el valor añadido del producto, así como su valor comercial y cultural y proteger a los productores de las falsificaciones y la competencia desleal, entre otros aspectos.

Por ello, en Castilla-La Mancha se está trabajando intensamente "por conseguir que se regule la protección jurídica de las IGP industrial y artesanal, de manera que estos productos gocen de la misma protección y reconocimiento que los productos agrícolas", ha apuntado la directora general de Asuntos Europeos.

Si los productos industriales y artesanales tuvieran la misma protección que los agrícolas beneficiar también habría un beneficio para el turismo, el comercio y la promoción del territorio, ya que se revitalizarían las zonas rurales de la comunidad autónoma y se potenciaría su patrimonio cultural, ha subrayado Marco.

En este contexto, el Gobierno regional ha abogado en el proceso de consulta pública de la CE por que los costes de gestión y tramitación del proceso sean reducidos, y por que la carga burocrática a la hora de que los productores y artesanos soliciten el reconocimiento como IGP no agrícola se simplifique.

E igualmente ha planteado que se establezcan dos fases de registro para los productos y la verificación de la calidad del producto y el cumplimiento de los requisitos por parte de agencias extremas, vinculadas o dependientes de la Comisión Europea.

La Junta de Comunidades ha recordado que la CE anunció hace unos meses la elaboración del plan de acción en materia de propiedad intelectual e industrial, dentro del cual se está examinando la posibilidad de crear un sistema de protección de las indicaciones geográficas de la UE para los productos no agrícolas.

Comentarios