La falta de agua y pastos obliga a aumentar el sacrificio de cabezas de ganado

Según la organización agraria ASAJA, que pide más medidas para el sector ante la situación de sequía y más protección para el ganado
Asaja pide invertir fondos europeos en infraestructuras de regadío en Toledo
photo_camera La falta de agua y pastos obliga a aumentar el sacrificio de cabezas de ganado en Castilla-La Mancha

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Castilla-La Mancha ha alertado este miércoles de que los ganaderos de la región están "desolados" por tener que sacrificar a sus animales ante la falta de agua y pastos.

En nota de prensa, la organización agraria ha advertido de que la sequía ha obligado a los ganaderos a comprar más pienso y cisternas de agua y llevarlos hasta las explotaciones, "un sobrecoste en transporte y alimentación añadido al ya encarecido precio de los piensos", que se sitúa entre un 40 y un 50 por ciento más caro que el pasado año.

A esto, ha apostillado Asaja, "hay que sumar las disparadas cifras de la energía, el incremento en los precios de los arrendamientos de hectáreas para pasto o nuevos gastos en medicamentos paras tratar enfermedades".

Ante esta situación, el secretario regional de Asaja, José María Fresneda, ha señalado que, para reducir gastos, los ganaderos de la región tienen que sacrificar vacas y ovejas que, en circunstancias normales, hubieran seguido en las ganaderías.

De hecho, ha precisado que solo en la provincia de Toledo se ha sacrificado el 40 por ciento de las cabezas de bovino en menos de dos meses.

Según Fresneda, las políticas actuales "protegen más a los animales salvajes que al ganado" y han provocado "un descontrol poblacional en la fauna silvestre que, además de competir con el ganado por el agua de los charcos, le transmite enfermedades infecciosas como la tuberculosis o la sarna".

Del mismo modo, ha apuntado que la Política Agraria Común (PAC) pone "más trabas" a los ganaderos castellanomanchegos, ya sea por ser una de las comunidades autónomas peor reconocida en referencia a admisibilidad de pastos o por la ruina que puede suponer una campaña de saneamiento ganadera cuando se producen errores o falsos positivos.

Por todo ello, Asaja ha pedido más protección para el ganado y más medidas que palien la "crítica" situación del sector como ayudas para garantizar el suministro de agua a las explotaciones ganaderas, facilitar la compra de cubas y cisternas o la construcción de abrevaderos.

También ha solicitado ayudas de tipo económico como las pertenecientes al Programa de Desarrollo Rural (PDR) y medidas fiscales como la rebaja de las tasas de gestión, y ha exigido agilidad en las tramitaciones y que las administraciones den prioridad, "de forma excepcional por la situación de sequía", a la resolución de los expedientes pendientes de los ganaderos y los jóvenes que se quieren incorporar a la actividad agropecuaria.

Comentarios