Nicolás lamenta las concentraciones del 6 de julio: "Son injustas y no las merecemos"

El presidente de Cecam ha creído como mayor logro en los 40 años de vida de la organización el que "ha sido punta de lanza de la nueva empresa que existe en el año 22, más responsable, sostenible, social" que ha supuesto "un cambio de mentalidad en el mundo de la empresa"
En la imagen un instante de la Asamblea General de CECAM celebrada este jueves en la ciudad de Toledo
photo_camera En la imagen un instante de la Asamblea General de CECAM celebrada este jueves en la ciudad de Toledo

El presidente de la Confederación regional de Empresarios de Castilla-La Mancha (Cecam), Ángel Nicolás, ha lamentado las concentraciones convocadas para el próximo 6 de julio por CCOO y UGT en demanda de un incremento salarial porque, ha atajado, "son injustas y no las merecemos".

En atención a los medios de comunicación tras concluir la junta directiva de la patronal regional, y antes de iniciar la asamblea general ordinaria de la patronal, Nicolás ha tachado las concentraciones a las puertas de las respectivas sedes patronales de 'kafkianas' "por un incremento salarial en un momento en que a la empresa le es prácticamente imposible concurrir".

"Se lo he dicho a ellos (CCOO y UGT), que no les he visto protestando en la calle por la subida despiadada de los combustibles, de la energía y la cesta de la compra, que ha restado poder adquisitivo a los trabajadores y no a la empresa", ha subrayado Nicolás, y más aún "con la tremenda inflación y la subida de los precios".

A juicio de Nicolás, "lo más fácil es protestar contra el mundo de la empresa cuando ha sido el Gobierno quien ha creado el déficit" y, de ahí, que "no veamos con agrado la convocatoria, primero porque es injusta y segundo porque nosotros no la merecemos".

"No entendemos que se haga una manifestación contra los empresarios cuando se debería hacer contra el Gobierno de España", ha reincidido Nicolás. "Sufrimos tanto como los trabajadores y el incremento de costes de producción nos deja en una situación de incompetencia total con nuestras sociedades", ha abundado.

Nicolás, que ha rememorado que la creación de Cecam, hace ahora 40 años, coincide con la llegada del Estatuto de Autonomía, -"nacimos prácticamente juntos y fue entonces cuando comenzamos a funcionar a nivel regional"-, ha desvelado que "ha sido tranquila" como también "se prevé" la asamblea general.

Acompañado por los presidentes provinciales, Artemo Pérez (Albacete), Javier de Antonio (Toledo), David Peña (CEOE Cepyme Cuenca), María Sol García (CEOE Cepyme Guadalajara) y Carlos Marín (Ciudad Real), a quienes ha atribuido el mérito de "unión" y armonía de la organización regional, Nicolás ha mostrado una vez más el talante colaborador con sindicatos y Gobierno regional.

Y ello, ha valorado, porque "tenemos que buscar ese equilibrio de que si les va mal a los trabajadores, les va mal a las empresas" y en busca de que "sea una región más próspera, que beneficia a todos".

Ha desvelado que la junta directiva ha analizado "con preocupación" la actual situación del país, porque "hemos pasado de un optimismo radical, de un 10 % de crecimiento, a un real del 4 %" y "no vemos con cariño lo que está ocurriendo, algo que conoce nuestro Ejecutivo regional, con el que tenemos otra sintonía y hace otro un tipo de política, comprende las posiciones empresariales".

El presidente de Cecam ha creído como mayor logro en los 40 años de vida de la organización el que "ha sido punta de lanza de la nueva empresa que existe en el año 22, más responsable, sostenible, social" que ha supuesto "un cambio de mentalidad en el mundo de la empresa".

"De ser cerrada, poco comprometida con su entorno, a una empresa absolutamente transparente con criterio medioambiental, social y que se ha adaptado a toda la legislación de este siglo, además de llegar a unos niveles de interlocución que ni podíamos soñar hace 40 años", ha subrayado.

Y respecto a la actuación más urgente que tiene Cecam entre manos, ha sostenido que "la supervivencia" de las empresas, "no estamos diciendo crecimiento, que es mentira, no es cierto", y más en el objetivo de cumplir con "el más de un millón de páginas publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en un año".

"Y cada cumplimiento supone un coste", ha remarcado Nicolás, quien ha tachado de "escalofriante" el dato de que "en el 2021 el conjunto de trabajadores del régimen general ingresaron 2.400 millones de euros menos que el año anterior, sin embargo han pagado 7.500 euros más en su IRPF", ha denunciado.

En este punto, ha lamentado la política del Gobierno central: "Hemos pasado de la cultura del bienestar al bienestar del Estado, que es ahora quien tiene el dinero, y ya vale. Tiene que haber una reducción inmediata de impuestos para todos los ciudadanos, y no hablo de empresas".

"Nos está llevando (el Gobierno estatal) a una economía más soviética que de mercado, y vía referéndum habría que preguntar si vamos a cambiar el modelo, ¿si una economía comunista o de libre comercio?", ha sentenciado. 

Comentarios