Domingo 20.01.2019

Los empleados castellano-manchegos ganan 2.900 euros menos que la media

En el caso de los mandos intermedios castellano-manchegos, su salario es de 35.637 euros frente a los 41.507 de media nacional, y los directivos ganan 74.222 euros, 6.837 menos que la media de España

Los empleados castellano-manchegos ganan 2.900 euros menos que la media
Los empleados castellano-manchegos ganan 2.900 euros menos que la media

Los salarios de los castellano-manchegos, tanto de los empleados como de los mandos intermedios y los directivos, se encuentran por debajo de la media de España y, en el caso de los empleados, la diferencia es de 2.894 euros menos, puesto que su retribución media en Castilla-La Mancha es de 19.899 euros, frente a los 22.793 de media nacional.

En el caso de los mandos intermedios castellano-manchegos, su salario es de 35.637 euros frente a los 41.507 de media nacional, y los directivos ganan 74.222 euros, 6.837 menos que la media de España.

En el conjunto del país, los salarios de directivos y mandos intermedios han registrado en 2018 unos incrementos superiores al 2,4 %, mientras que los de los trabajadores medios se han mantenido estancados, con un aumento de tan sólo un 0,11 % en el último año, a pesar de cuatro años consecutivos de crecimiento del PIB.

Este es uno de los resultados que extrae la duodécima edición del informe sobre la evolución salarial entre los años 2007 y 2018 que han elaborado la consultora ICSA y la escuela de negocios EADA y en el que analizan las retribuciones salariales de directivos, mandos intermedios y trabajadores en España.

Así, el sueldo del trabajador medio español ha permanecido estancado en 2018, situándose en los 22.819 euros anuales, un 0,11 % más que en 2017, lo que se traduce en un aumento de 26 euros en el año.

Son las posiciones elevadas las que han registrado una mayor subida salarial en el último año: en concreto, el sueldo medio de los directivos se ha situado en 2018 en los 81.059 euros (+2,48 %), mientras que el de los mandos intermedios ha crecido un 2,65 % interanual, alcanzando los 41.507 euros mensuales.

"Los incrementos no han sido espectaculares ni mucho menos. Pero la cultura de estos últimos 12 años ha sido de mucha prudencia, con la idea de mantener la sostenibilidad de las organizaciones después de 2007. Hoy tenemos una economía mucho más tocada tras 10 o 12 años de recesión", ha explicado en rueda de prensa el presidente de ICSA, Ernest Poveda.

Respecto a 2007, directivos y mandos intermedios han incrementado su poder adquisitivo en un 1,18 y un 2,46 %, respectivamente, mientras que los empleados han perdido un 0,3 % del suyo, con una inflación acumulada desde el inicio de la crisis hasta 2018 del 16,8 %.

Por comunidades autónomas, Navarra lidera las retribuciones de empleados más altas, con un sueldo medio de 25.967 euros, seguido de Madrid (24.026 euros), Cataluña (23.171 euros), País Vasco (22.223 euros) y Asturias (22.181 euros), mientras que La Rioja y Extremadura son las autonomías con salarios más bajos, de 19.233 y 18.884 euros, respectivamente.

En cuanto a los salarios de los directivos, Madrid y Cataluña encabezan la lista, con sueldos de 82.310 y 85.347 euros anuales, respectivamente, y en las posiciones de mando intermedias, los salarios más elevados se ubican también en Madrid, con 43.703 euros, y en Cataluña, con 42.148.

Por otro lado, el presidente de ICSA ha destacado la mejora salarial que se ha producido en la industria, donde un trabajador medio puede cobrar 25.099 euros anuales y un directivo, 85.416.

También ha habido "una cierta recuperación" en los mandos intermedios del sector de la construcción, con un salario que llega a los 40.833 euros anuales.

No obstante, es el sector de la banca y los seguros el que más repunta, con retribuciones anuales que alcanzan los 91.071 euros para los directivos y los 26.395 en el caso del trabajador, mientras que los salarios más bajos se corresponden con el sector turístico y comercial, con un salario anual de 18.583 euros para el empleado.

En un sector tan estratégico para la economía española como es el turismo, "sorprende que se siga retribuyendo tan mal a sus empleados. Estos salarios nos llevan a tener servicios de peor calidad y que pierden valor añadido", ha asegurado Poveda.

A pesar de las mejoras retributivas en determinadas posiciones y de que en algunos casos éstas ya alcanzan los niveles previos a la crisis, tanto Poveda como el profesor Jordi Costa, de EADA, consideran "preocupante" que todavía no se hayan recuperado todos los salarios y que, además, aún haya más de 3 millones de parados.

Respecto al incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), Costa ha recordado que beneficiará aproximadamente a un 4 % de los asalariados, por lo que "habrá que esperar para comprobar el efecto que tendrá sobre el empleo y la negociación colectiva", pero considera que "el impacto colectivo será mínimo".

En ese sentido, el presidente de ICSA ha señalado que "quizás sería más razonable y sostenible indexar las actualizaciones retributivas a los resultados de las empresas, cambiando los modelos de cálculo tradicionales por otro más enfocados, por ejemplo, a la productividad o a la consecución de objetivos".

Poveda ha insistido en la necesidad de replantear este modelo retributivo para lograr una distribución equitativa y, sobre todo, un modelo "individualizado, no por sectores", para evitar el "café para todos" que, al final, no genera mejoras sustanciales.

Más información en vídeos 
Comentarios