El Gobierno central se remite al CPFF para abrir un déficit diferenciado

La portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró que el Gobierno buscará "el máximo acuerdo de todos", en relación a una posible rebaja de cinco puntos el déficit 2013. Por su parte, García-Page pide que se tenga en cuenta la realidad social y económica de cada autonomía

El Gobierno central se remite al CPFF para abrir un déficit diferenciado, tal y como afirmó la Vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saenz de Santamaría
photo_camera El Gobierno central se remite al CPFF para abrir un déficit diferenciado, tal y como afirmó la Vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saenz de Santamaría

La vicepresidenta y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró que el Gobierno buscará "el máximo acuerdo de todos" sobre el reparto del déficit de las comunidades autónomas, pero subrayó que todos también deben "ser conscientes" de que hay objetivos "que cumplir" y que este es un camino necesario para salir de la crisis.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz recordó que es el Consejo de Política Fiscal y Financiera el que ha abordará el debate sobre un reparto diferente del déficit que deben cumplir este año los gobiernos autonómicos.

Una comisión creada al efecto estudia esta posibilidad y presentará en el Consejo sus conclusiones.

Sáenz de Santamaría se limitó a responder así a las críticas que se están lanzando unas autonomías a otras por este posible déficit asimétrico.

Page pide equiparar déficit con realidad autonómica

El secretario regional del PSOE y alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, subrayó que al fijarse el objetivo de déficit de las autonomías se debería tener en cuenta la realidad social y económica de cada una y no el "esfuerzo en desmantelar" que haya hecho cada gobierno.

Reconoció que aspira a que "el Gobierno del PP sea coherente con lo que ha venido diciendo en los últimos años y sobre todo con los equilibrios territoriales".

En ese sentido, recordó que el déficit público en Castilla-La Mancha se ha combatido de dos maneras: "una, echando a miles de familias a la calle y desmantelando servicios públicos, algunos de primera necesidad".

"Y luego, lo que no se ha podido conseguir con el hachazo, se ha conseguido pidiendo 4.000 millones de euros más de deuda, es decir, coger el déficit de hoy y trasladárselo a mi hijo, al suyo y a los nietos”. indicó García-Page.

Comentarios