martes 30/11/21

BBVA prevé que Castilla-La Mancha crecerá un 6,2% en 2022 y creará 31.000 empleos

Según las previsiones de BBVA Research, la actividad en Castilla-La Mancha podría crecer un 4,4% en 2021 y un 6,2% en 2022. Esta mejora se apoyará en el avance de la vacunación, la recuperación de la demanda europea, el mayor dinamismo del consumo de los hogares castellano-manchegos, el mayor aprovechamiento de la capacidad productiva en la industria y el impulso que permitirán los fondos europeos Next Generation EU (NGEU)
El economista jefe de España de BBVA Research, Miguel Cardoso, y el director territorial centro de BBVA, Juan Carlos Hidalgo, durante la presentación del informe sobre la "Situación en Castilla-La Mancha" - EFE/Ismael Herrero
El economista jefe de España de BBVA Research, Miguel Cardoso, y el director territorial centro de BBVA, Juan Carlos Hidalgo, en una imagen de archivo

BBVA Research prevé que la actividad en Castilla-La Mancha podría crecer un 4,4 % en 2021 y un 6,2 por ciento en 2022 y se podrían crear unos 31.000 nuevos empleos en el período 2019-2022, en base a factores como el avance de la vacunación, el mayor aprovechamiento de la capacidad productiva en la industria y el impulso que supondrán los fondos europeos 'Next Generation'.

Así se recoge en el último informe 'Situación Castilla-La Mancha', presentado este miércoles por Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research, y Juan Carlos Hidalgo, director de la Territorial Centro de BBVA, que han resaltado que el PIB de Castilla-La Mancha se habría reducido en 2020 un 9 %, dos puntos porcentuales menos que España, lo que supone un impacto de la crisis menor que el esperado para el conjunto de la economía del país.

Entre los factores que explicarían un comportamiento "algo mejor" de la economía regional en 2020, han citado el menor peso de los sectores de consumo social y del gasto realizado por extranjeros, que las exportaciones de bienes mostraron una evolución mejor que la media nacional, con una reducción del 4,7 %, mientras que en España alcanzó el 10,2%, así como el aumento de la demanda externa de alimentos y bienes de equipo y las ventas a la eurozona y Asia.

Asimismo, la importación de bienes de equipo mostró mayor fortaleza y habría superado, en el cuarto trimestre, los niveles previos a la pandemia y también la inversión inmobiliaria en Castilla-La Mancha mostró una evolución más favorable que la del conjunto de España.

En este escenario, han valorado que el impacto en la economía fue significativo, aunque heterogéneo y con algunas diferencias respecto a la crisis de 2008, de modo que se concentró en sectores de consumo social y con menor capacidad de teletrabajo, aunque en Castilla-La Mancha la afiliación aumentó un 0,3 % interanual gracias al uso de los Expedientes de Regulación de Empleo Temporal.

De cara a 2022, los expertos del BBVA consideran que la economía castellanomanchega consolida una recuperación en 2021, que podría acelerarse el próximo 2022, si bien la incertidumbre es "elevada", dado que el deterioro de la situación sanitaria y las medidas de distanciamiento social a finales de 2020, así como las menores previsiones de crecimiento en la Unión Europea (UE) para 2021, condicionan el crecimiento del PIB previsto para los próximos trimestres.

Así, la ralentización de la economía europea podría debilitar la aceleración esperada de la demanda exterior de bienes castellano-manchegos de forma similar a la media de España.

Por otro lado, la evolución de las importaciones de bienes de equipo reflejan que la recuperación de la inversión podría ser relativamente rápida en Castilla-La Mancha, a lo que hay que sumar el impulso del gasto público del Gobierno regional, junto con los fondos europeos del Next Generation EU.

En este contexto, BBVA Research prevé para 2021 un crecimiento del PIB regional del 4,4 % y del 6,2 % en 2022, lo que permitiría que el PIB castellanomanchego, al final del próximo año, se sitúe 0,9 puntos por encima del nivel de 2019.

"Los progresos en la vacunación, la recuperación de la actividad en Europa, la continuidad en los impulsos a la demanda, en particular el de los fondos europeos, las políticas expansivas del BCE y la disponibilidad de una capacidad de producción sin utilizar relevante, tras la fuerte caída del gasto, favorecerán el avance del consumo y de la inversión, lo que impulsará la recuperación", según el Servicio de Estudios de BBVA, que de cumplirse lo previsto, prevé la creación de 31.000 puestos de trabajo en Castilla-La Mancha entre2019 y 2022, con lo que la tasa de paro regional se reduciría hasta el 15,4 por ciento, ocho décimas por debajo de la tasa de 2019.

Con todo, creen que el escenario de recuperación previsto podría verse afectado, fundamentalmente por la evolución de la pandemia, ya que tras una incidencia ligeramente superior al promedio de España a lo largo de 2020, los nuevos casos en Castilla-La Mancha habrían aumentado en enero, aunque la última información apunta a un fuerte descenso en febrero.

En este sentido, advierten de que "será clave una vacunación rápida, efectiva y masiva, tanto en España como en Europa, que permita relajar las restricciones a la actividad económica y la movilidad" y resaltan que, en Castilla-La Mancha, el porcentaje de población inmunizada está por encima de la media.

Otro factor de riesgo es que no se aborden las reformas necesarias para crear las condiciones de una recuperación vigorosa, que facilite el máximo aprovechamiento de los fondos Next Generation EU.

SATISFACCIÓN DEL GOBIERNO DE CLM

Por su parte, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha expresado su satisfacción por estas previsiones económicas dadas a conocer por BBVA Research.

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, y la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, han conocido el informe en una reunión telemática mantenida con representantes del gabinete de estudios BBVA Research, previa a la presentación de las conclusiones en rueda de prensa.

Ruiz Molina ha valorado que el informe refleja que, en respuesta a la crisis, se observó un significativo impulso fiscal, tanto en gasto sanitario para hacer frente a la covid-19, como para apoyar el ingreso de las familias o el tejido productivo.

Y hace hincapié en que la Junta implementó ayudas a autónomos y micropymes, avales y planes de inversión, entre otros, por el equivalente al 0,8% del PIB regional.

Además, Castilla-La Mancha se mantiene, según el estudio de BBVA, como la comunidad autónoma que mayor esfuerzo económico realiza para combatir la covid en relación con su renta, duplicando la media nacional, a la vez que reduce su déficit casi un punto, situándose prácticamente en equilibrio presupuestario, ha resaltado el consejero de Hacienda.

Por su parte, la consejera de Economía ha valorado las perspectivas de crecimiento que el informe prevé en ámbitos como el empleo o la producción industrial, además de destacar la capacidad de resistencia en sectores como el turismo o las exportaciones, que han hecho que el impacto del coronavirus en la región se haya amortiguado más que en el conjunto del país.

En el análisis, la consejera ha valorado también que, pese a los efectos de la crisis sanitaria sobre el mercado de trabajo, la región fuera una de las dos únicas comunidades que cerró el año 2020 con un incremento en el empleo, gracias a una subida en la afiliación a la Seguridad Social con especial incidencia en áreas urbanas como Ciudad Real, Talavera de la Reina y Toledo apoyadas en el potencial del sector agroalimentario, en el mejor comportamiento en exportaciones o la inversión pública.

Franco también ha valorado que el observatorio de BBVA Research otorgue a Castilla-La Mancha una mayor capacidad de recuperación de la actividad industrial tanto en este año como en el próximo con respecto al conjunto del país y que la evolución en las importaciones de bienes auguran una recuperación relativamente rápida para la región. 

Comentarios