martes 22/6/21

El IPC aumentó siete décimas en el mes de mayo en Castilla-La Mancha, hasta el 3,5%

En el conjunto nacional los precios de los carburantes incrementaron el índice de precios de consumo (IPC) hasta el 2,7 % en mayo, cinco décimas más que en abril y la tasa interanual más elevada desde febrero de 2017
Los impagos en las compras a plazos bajan un 18% en CLM en el mes de febrero. comercio, rebajas, tienda, moda, economía, ropa, precios, ipc,
El IPC aumentó siete décimas en el mes de mayo en Castilla-La Mancha, hasta el 3,5%

Los precios de consumo (IPC) subieron un 3,5 por ciento en Castilla-La Mancha en mayo en tasa anual, con un incremento de siete décimas con respecto a abril (2,5 por ciento) que supone el mayor aumento del conjunto de las autonomías junto al de Castilla y León.

Según los datos confirmados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), tasa anual del IPC aumentó en todas las comunidades autónomas en mayo respecto a abril, con los mayores incrementos en Castilla-La Mancha y Castilla y León, que tuvieron un aumento de siete décimas cada una, mientras que el Principado de Asturias fue la comunidad donde menos subió la tasa anual, con un incremento de dos décimas.

En Castilla-La Mancha, el mayor aumento mensual de precios se registró en vestido y calzado, con un incremento de 1,5 con respecto al mes anterior, que situó el aumento anual en el 1 por ciento, seguido de transportes, en el que tuvieron un aumento del 1 que elevó el incremento anual al 9,8 por ciento, y de los alimentos y bebidas alcohólicas que aumentaron nueve décimas, aunque en este caso el aumento anuales del 0,8 por ciento.

En el conjunto nacional los precios de los carburantes incrementaron el índice de precios de consumo (IPC) hasta el 2,7 % en mayo, cinco décimas más que en abril y la tasa interanual más elevada desde febrero de 2017.

El transporte fue el grupo que más influyó en esta mayor inflación, elevando dos puntos hasta el 9,4 % el crecimiento de sus precios, debido al encarecimiento de los carburantes y lubricantes, que hace un año se abarataban.

Dentro de esta partida, también influyó aunque en menor medida, el encarecimiento de los automóviles, que se abarataron en 2020.

También tiraron al alza de la inflación el ocio y la cultura, cuyos precios subieron un 0,2 %, debido al menor abaratamiento de los paquetes turísticos, y los alimentos y bebidas no alcohólicas, con un incremento del 0,8 %, cinco décimas más que en abril, por el pescado, el aceite y la carne.

En menor medida, también aportó a la mayor inflación la vivienda, con un incremento de sus precios del 10,4 %, cuatro décimas más que en abril, por el encarecimiento del gasóleo para calefacción, que hace un año se abarató.

A la baja de los precios tiraron los hoteles, cafés y restaurantes, con una caída del 0,6 %, una décima más, por un menor encarecimiento de los servicios de alojamiento.

La inflación subyacente, que no tiene en cuenta los alimentos no elaborados ni los productos energéticos por ser los más volátiles, aumentó dos décimas, hasta el 0,2 %.

De esta forma, se quedados puntos y medio por debajo del IPC general, la mayor distancia entre ambos índices desde que se comenzó a incorporar la inflación subyacente, en agosto de 1986.

En términos mensuales, el IPC se situó en mayo en el 0,5 %, siete décimas por debajo del de abril, recogiendo así el comportamiento del vestido y calzado (2,3 %) por la temporada primavera-verano, el transporte (1,1 %) por la gasolina y los alimentos (0,4 %) por la fruta y el aceite.

En cuanto al índice de precios de consumo armonizado (IPCA) -que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona del euro- se situó en el 2,4 % interanual, cuatro décimas por encima del de abril, y en el 0,5 % mensual. 

Comentarios