martes 20/10/20

Gobierno y agentes sociales coinciden en mantener las prestaciones de los ERTE

Por otra parte, el Gobierno cambiará las bajas para que cubran a padres de hijos en cuarentena
La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz (i) y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá (d), presiden la Mesa de la Comisión de Seguimiento Tripartita Laboral la que se debatirá sobre la prolongación de los ERTE
La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz (i) y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá (d), presiden la Mesa de la Comisión de Seguimiento Tripartita Laboral la que se debatirá sobre la prolongación de los ERTE

Gobierno y agentes sociales han iniciado los contactos para prorrogar los ERTE más allá del 30 de septiembre, con el compromiso de no "dejar a nadie atrás" y la coincidencia de que el acuerdo no se hará solo por sectores y se mantendrán las prestaciones de los trabajadores afectados.

Tras la reunión, celebrada en Palma de Mallorca, las partes se han emplazado a continuar los trabajos el próximo lunes con la intención compartida de no dejar el acuerdo para el último momento, mantener los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en caso de nuevos cierres por rebrotes y que la ampliación de las condiciones no se haga solo con criterios sectoriales, así como que las prestaciones de los afectados no se vean recortadas a partir del sexto mes.

Por el contrario, estarán sobre la mesa de negociación algunas diferencias en los esquemas de ayudas a las cotizaciones a la Seguridad Social, donde patronal y sindicatos piden que se exonere más a las empresas y trabajadores que no han vuelto a la actividad, así como en poner o no fecha límite de vigencia a este nuevo acuerdo.

A esta primera reunión han asistido los ministros de Trabajo y de Inclusión, Yolanda Díaz y Jose Luis Escrivá, respectivamente; los presidentes de las patronales CEOE y Cepyme, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva;  y los secretarios generales de UGT y CCOO, Pepe Alvarez y Unai Sordo.

CONSENSO PARA MANTENER LAS PRESTACIONES

Entre los puntos de acuerdo con los que arranca la negociación de este tercer acuerdo, Díaz ha mostrado la "sensibilidad" del Gobierno a mantener la cuantía de prestación extraordinaria de los trabajadores en ERTE en el 70 % de la base reguladora, evitando que a partir del sexto mes ésta se reduzca al 50 %.

También ha manifestado la convicción de todos para "no agotar los tiempos de negociación de los que disponemos", alcanzando un acuerdo que sea "fino y preciso" para ser lo más eficaces posibles, "definiendo muy bien todos los sectores y empresas para que nadie se quede atrás".

Por su parte, Escrivá ha considerado el encuentro "útil" y "sustantivo", y ha confiado en que con esta ampliación del sistema de los ERTE "aporte certidumbre a trabajadores y empresas que siguen afectados por la pandemia".

DIFERENCIAS EN LOS ESQUEMAS DE AYUDAS

Con este pistoletazo de salida, Gobierno y agentes sociales tienen por delante ahora muchas horas de negociación para lograr limar algunas diferencias.

Entre los puntos de desencuentro está la duración de esta próxima prórroga, ya que los agentes sociales reclaman que no se plantee únicamente hasta el 31 de diciembre sino indefinido, aunque se revise periódicamente.

También hay diferencias en cuanto al sistema de exoneraciones en las cotizaciones sociales, que son más elevadas para las empresas que tienen trabajadores en activo que para aquellas que no.

Sindicatos y patronal quieren que se exonere más a las empresas paradas, es decir que las empresas paguen menos cotizaciones por los trabajadores que no ha incorporado a la actividad que por los que sí, algo que el Gobierno se compromete a estudiar.

"AYUDAR A LOS QUE MÁS LO NECESITAN"

El presidente de la CEOE ha resaltado que todas las partes buscan llegar a un acuerdo "lo más rápido posible" pero es necesario ampliar las medidas, más allá de los ERTE, dada la situación de algunos sectores como es el caso del turismo, y garantizar que lleguen a las empresas que más lo necesiten.

Junto a los sindicatos y el líder de Cepyme, ha coincidido en reclamar una modificación del sistema de exoneraciones para que proteja a quienes lo necesiten.

"Un empresario no va a contratar a nadie porque le financien el coste laboral, pero otro puede tener problemas de liquidez si no tiene actividad" y tiene que abonar cotizaciones sociales, ha dicho Garamendi.

Desde ATA también han reclamado prorrogar los ERTE hasta el 1 de abril para todos los sectores y de forma automática, y restablecer la prestación extraordinaria por cese de actividad para los autónomos.

800.000 TRABAJADORES SIGUEN EN ERTE

Desde los sindicatos han planteado al Gobierno que la nueva prórroga de las condiciones no venga con una "fecha límite" y que no se haga solo por sectores sino dejando "ventanas abiertas" para que "nadie se quede atrás".

También en que se exoneren más las cotizaciones de los trabajadores que aún no se han incorporado.

"Los ERTE tienen que durar tanto como dure la pandemia", ha concluido Sordo, que quiere un acuerdo cuanto antes y no apurar plazos.

En una línea similar, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha pedido que esta herramienta "dure lo que sea necesario". "No hay que dejar a nadie atrás", ha remachado.

Actualmente, permanecen en ERTE unos 800.000 trabajadores, lo que significa que más de tres cuartas partes de los trabajadores que estuvieron incluidos en algún expediente (más de 2,5 millones) ha salido de él, la gran mayoría para reincorporarse a su puesto de trabajo.

BAJAS DE PADRES CON HIJOS EN CUARENTENA

En otro orden, el ministro de Inclusión, José Luis Escrivá, ha asegurado este viernes que el Gobierno "está dispuesto" a introducir "cambios normativos" para que las prestaciones de las bajas por incapacidad temporal por contingencias profesionales den cobertura a los padres que deban cuidar a sus hijos en cuarentena.

Durante la rueda de prensa posterior a la reunión de diálogo social, el titular de Inclusión ha asegurado que el Gobierno está "analizando la situación" y que ha concluido que el supuesto de padres con hijos que sean aislados pero que no estén contagiados "no está cubierto" por la normativa actual.

"Para hacerlo hay que introducir un cambio normativo", ha dicho Escrivá, quien ha emplazado a principios de la semana que viene a patronal y sindicatos para que aporten su punto de vista al respecto.

En los últimos días, y ante el inminente arranque del curso escolar, se ha planteado en el Gobierno cómo articular una respuesta ante esta situación con declaraciones en algunos casos cruzadas de distintos ministros.

Los sindicatos llevan tiempo reclamando ampliar esa cobertura, que actualmente protege a los trabajadores sean puestos en cuarentena o aquellos cuyos hijos estén enfermos por COVID-19, pero no a los padres de niños que, aunque no estén infectados ni tengan síntomas, requieran aislamiento.

Desde la patronal, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha criticado la falta de información por parte del Gobierno, así como las múltiples versiones comunicadas por distintos de sus miembros, al tiempo que ha puesto el foco en que la figura que se utilice sea la incapacidad temporal por contingencias profesionales.

Y es que las bajas por enfermedad profesional permite al trabajador cobrar la prestación desde el primer día, por un mayor porcentaje del salario y completamente con cargo a la Administración.

Por contra, en la incapacidad temporal por enfermedad común, el empleado percibe una menor cuantía, a partir del cuarto día de baja y la empresa debe hacerse cargo del abono de parte de la prestación.

Más información en vídeos 
Comentarios