Las cooperativas de Castilla-La Mancha copan los Premios Manojo con 15 galardones

Las cooperativas de Castilla-La Mancha han copado los XVII Premios Manojo con quince de los veintisiete galardones, seguida de las de Castilla y León con cinco, en unos premios entregados este viernes en Tordesillas (Valladolid).

Organizados desde hace 17 años por la Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León (Urcacyl), en esta edición los vinos castellano-manchegos se han llevado cinco Manojos de Bronce, cuatro de Plata, tres de Oro y tres Gran Manojo.

Estos tres últimos han sido los de mejor blanco joven, mejor tinto joven y mejor tinto crianza, que han correspondido a las bodegas de Santa Cruz de Alpera (Albacete), PedroHeras (Cuenca) y San Dionisio (Albacete)-.

Castilla y León ha sido la segunda comunidad que más premios ha merecido, con los Manojo de Oro al mejor blanco joven -Reina de Castilla (Valladolid)-, al mejor tinto crianza -San Roque de la Encina (Burgos), que también se ha llevado el bronce en esta categoría- y el mejor tinto reserva -Vino de Toro (Zamora)-, además de la plata en tinto reserva para Arlanza (Burgos).

Valencia se ha erigido como otra de las comunidades más reconocidas en un certamen que, tal y como ha señalado la consejera de Agricultura de Castilla y León, Milagros Marcos, "se ha convertido en un referente nacional por su autenticidad técnica", con cuatro premios repartidos entre las categorías de semisecos y dulces, cavas y vinos espumosos, y rosados jóvenes.

El resto de los 27 "Manojos" entregados han correspondido a Andalucía -con dos premios para la Cooperativa Agrícola La Aurora, de Córdoba, en semisecos y dulces- y Cataluña -a través del Oro logrado por Sant Jaume dels Domenys de Tarragona, en la modalidad de cavas y espumosos-.

Según ha explicado el presidente de Urcacyl, Gabriel Alonso, "los premios Manojo se distinguen por su especialidad, ya que están dirigidos solo a bodegas cooperativas de España, cuentan con un control notarial durante todo el proceso, y solo un 5% recibe el galardón".

En total, en la edición de 2018, se han presentado 517 vinos de todas las comunidades, para las ocho categorías del concurso: semisecos y dulces, cavas y vinos espumosos, blancos jóvenes, rosados jóvenes, tintos jóvenes, tintos jóvenes roble, tintos crianza y tintos reserva.

Milagros Marcos, quien ha presidido la entrega de los Premios Manojo, ha destacado la importancia de un sector, el vitivinícola, que "sigue creciendo" y en el que el papel de las cooperativas es "determinante", con "más de 6.000 socios que conforman Urcacyl", que "han facturado más de 81 millones de euros".

En opinión de la consejera "hay que seguir apostando por dar mayor empuje a la comercialización de los vinos de Castilla y León", para lo cual ha puesto en valor el desarrollo de "un decreto en el que se aprobará el reglamento que regula el nuevo procedimiento para avanzar en la categorización del vino de calidad".

A través del mismo, que se conoció ayer en su primer texto en el Consejo de Gobierno, "se da un paso en el arraigo al territorio, con nuevas figuras, porque se facilita y se simplifica la posibilidad de que haya denominación de origen de vino de Pago, y permite que cualquiera de las denominaciones de origen puedan reconocer también los vinos de Pueblo o de Paraje".

"Es una forma de avanzar a la hora de aportar mayor especialización, vinculada al territorio y a la calidad, lo que permitirá tener más presencia en mercados cada vez más exigentes y más específicos y atender a un consumidor que exige esa información y valora los vinos de calidad", ha añadido Marcos. 

Comentarios