jueves 14.11.2019

El Congreso aprobará el informe sobre la crisis financiera, avalado por PP, PSOE, ERC y PNV

El dictamen reprueba al Banco de España, señala "malas prácticas" de cajas y bancos y habla de errores "particulares", no de politización

El Congreso aprobará el informe sobre la crisis financiera, avalado por PP, PSOE, ERC y PNV
El Congreso aprobará el informe sobre la crisis financiera, avalado por PP, PSOE, ERC y PNV

El informe y las conclusiones de la comisión que ha investigado en el Congreso la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorros llega el próximo jueves al Pleno del Congreso, que en su última sesión antes de la disolución de las Cortes avalará el dictamen de esta comisión y realizará una última criba a las conclusiones y propuestas presentadas por los grupos.

El informe fue aprobado favorablemente por PP, PSOE, Esquerra Republicana, PNV y Coalición Canaria, mientras que Unidos Podemos y Compromís se abstuvieron y Ciudadanos optó por votar en contra. En cualquier caso, todos ellos, a excepción de las formaciones del Grupo Mixto (CC y Compromís), decidieron registrar sus votos particulares, que también se votarán en el Pleno.

El dictamen consta de un informe, que relata la investigación parlamentaria realizada, con citas y datos a partir de los documentos aportados por los grupos, un bloque de antecedentes, con la documentación reclamada por la comisión y la relación de comparecientes, tanto los que acudieron como los que no lo hicieron, y un bloque de conclusiones y propuestas de los grupos.

EL BANCO DE ESPAÑA NO ACTUÓ CONTRA LAS BURBUJAS

En su relato, la comisión de la crisis financiera reprueba la gestión realizada por el Banco de España y el resto de organismos de supervisión, pues considera que "no hicieron frente a sus obligaciones" para actuar contra la burbuja de crédito y la burbuja inmobiliaria.

Así, considera que "había herramientas disponibles" para actuar por parte del Banco de España, pero que estas herramientas "no se usaron por falta de voluntad política", y carga contra el supervisor en su gestión sobre las preferentes, pues cree que "no impidió" su venta pese a que "ya se tenía constancia sobre la aversión a estos productos por parte de los inversores institucionales". Su venta es considerada como "una decisión desesperada de la industria financiera" y "un claro engaño a los consumidores", señala.

Además, el informe apunta también a los gobiernos de Felipe González y José María Aznar por la aprobación de diferentes leyes. Al presidente del PP le achacan la Ley del Suelo, que "favoreció el aumento de suelo urbanizable disponible", y al socialista la regulación de fondos de titulización, que permitió que los créditos no figuraran en las cuentas de entidades y así no asumir el riesgo.

"MALAS PRÁCTICAS" EN BANCOS Y CAJAS

También condena "el funcionamiento del modelo de negocio bancario" desarrollado "a lo largo de las últimas décadas" como "una de las causas de la crisis financiera". "Este modelo basaba su crecimiento en la expansión del negocio hipotecario e inmobiliario, tanto en volumen como copando amplios territorios", subraya.

El informe apunta que "la propensión al desarrollo de operativas que aumentaban el riesgo de entidades se daba de manera similar entre bancos y cajas de ahorros, por lo que la asunción de estas malas prácticas se relaciona más con la gobernanza de cada entidad particular que con su forma jurídica y titularidad". De hecho, destaca que también muchos bancos recurrieron a la venta de preferentes.

"Del fracaso de las cajas no cabe concluir el éxito de los bancos. A estos últimos les salvó su diversificación internacional, mientras que en España también experimentaron dificultades y ayudas puntuales", abunda el informe, que pone de ejemplo el creciente peso del negocio internacional en las dos mayores entidades, Banco Santander y BBVA.

ERRORES "PARTICULARES", NO POR LA POLITIZACIÓN

Respecto a los diferentes modelos de gestión, gobernanza y una posible politización de las entidades, el informe señala que "las decisiones erróneas son tomadas por personas particulares o grupos de personas, independientemente de su profesión o filiación", y también la existencia de "incentivos perversos que promueven la toma de decisiones erróneas".

Así, asegura que "lo que hay detrás de las malas praxis que se dieron en muchas entidades de crédito, tanto bancos como cajas de ahorro, son determinados grupos de personas muy concretos con motivaciones e intereses particulares", y niega que la diferente titularidad de cajas respecto a los bancos haya sido "un factor determinante en su diferente exposición a la crisis".

En este sentido, atribuye las malas prácticas en el sector a la búsqueda de mejoras en la cuenta de resultados "de manera creciente y continuada" y al "establecimiento de sistemas de remuneración e incentivos ligados a la consecución de objetivos".

REVISAR SANCIONES A BANQUEROS Y SUPERVISORES

Entre las conclusiones incluidas en el informe aprobado, la comisión destaca que "numerosos actores principales del sector no han respondido por los enormes costes generados por su acción u omisión", por lo que considera "conveniente" actuar sobre estos regímenes sancionadores.

Por otro lado, aludiendo a las normas de conducta impulsadas en los últimos años, también señala que "todos los informes sobre fraudes financieros coinciden en considerar que estas reformas no redundan en una efectiva protección del cliente".

Así, el Congreso considera que "los supervisores anteponen primar la estabilidad ante la conducta". Por ello, subraya que "los expertos recomiendan abordar un cambio en el modelo de protección al consumidor financiero para lograr una regulación equilibrada", argumenta el informe.

Como consejo a la banca española, el Congreso cree que "no solo necesita ser más sólida que antes, que ya lo es, sino que tendrá que ser más ágil y más transparente, para estar mejor preparada para responder de forma rápida, sencilla y eficiente a las demandas de los usuarios de banca".

DUDAS SOBRE LA CAPACIDAD DE LA ACTUAL NORMATIVA EUROPEA

Por otro lado, la comisión considera que existen "muchas dudas" en el actual modelo europeo de supervisión, regulación y resolución de entidades para "garantizar la estabilidad del sector en su conjunto", ante la existencia de "toda una serie de carencias y disfuncionalidades" en torno al nuevo marco institucional desarrollado tras el estallido de la crisis financiera.

"Se detectan toda una serie de carencias y disfuncionalidades que provocan muchas dudas sobre la validez del nuevo modelo como herramienta para la solución de los problemas a afrontar en relación con la regulación, supervisión y resolución de entidades financieras, así como para garantizar la estabilidad del sector en su conjunto", reza el informe.

Entre sus recomendaciones, el Congreso ve necesario actuar sobre los actuales mecanismos de intervención en entidades en dificultades, con el fin de "mejorar la provisión de liquidez", con el fin de "permitir una mejor gestión de la etapa final de los bancos intervenidos", e intensificar los recursos de estos fondos.

En este sentido, cree necesario "dotar de una mayor potencia de fondos" al actual Mecanismo de Resolución para garantizar la eficiencia de estas actuaciones de último recurso, y reafirma la necesidad de contar con un Fondo de Garantía de Depósitos "para que la Unión Bancaria sea una realidad", aunque también eliminando "los activos heredados o dañados en etapas anteriores y momentos de crisis, en procesos de cancelación de deuda o impagos".

Más información en vídeos 
Comentarios