domingo 12.07.2020

El Centro Tecnológico del Metal colabora en el lanzamiento de un cohete reutilizable

El demostrador, de 15 metros de longitud y 1,4 m de diámetro, cayó sobre una zona controlada del Atlántico, ubicada a 6 kilómetros de la costa onubense, espacio segregado controlado por el INTA

El Centro Tecnológico del Metal de Castilla-La Mancha colabora en el lanzamiento de un cohete reutilizable
El Centro Tecnológico del Metal de Castilla-La Mancha colabora en el lanzamiento de un cohete reutilizable

El Centro Tecnológico del Metal de Castilla-La Mancha (Itecam) ha colaborado con la empresa asociada PLD Space (Payload Aerospace S.L.) en la realización de diversos ensayos que han contribuido al éxito del 'primer drop test' con un demostrador a escala real de la primera etapa del cohete orbital MIURA 5, enmarcado dentro de un proyecto de desarrollo de futuros lanzadores (FLPP) de la Agencia Espacial Europea (ESA).

En concreto, según ha informado en nota de prensa el propio centro tecnológico, ha llevado a cabo la caracterización mediante ensayos destructivos y no destructivos de materiales soldados en aluminio y las uniones atornilladas de las cuadernas del paracaídas. Asimismo, se han realizado diversas pruebas mecánicas de comportamiento de algunos elementos del demostrador, como es el conjunto de placa, helicoil y cáncamo.

"El drop test realizado por PLD Space supone un importante paso en el intento de desarrollar un lanzador reutilizable europeo y ha tenido como objetivo validar el sistema de recuperación del cohete MIURA 5, la propuesta privada europea de desarrollo de un lanzador orbital reutilizable que permita ofrecer servicios de acceso al espacio para pequeños satélites", han destacado desde Itecam.

Dicho ensayo fue realizado desde el Centro de Experimentación de El Arenosillo (CEDEA), perteneciente al Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA). Para ello fue necesaria la participación del Batallón de Helicópteros de Transporte V (BHELTRA V), de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), que se encargó de realizar la suelta del demostrador desde una altura de 5 kilómetros, usando para ello un helicóptero Chinhook CH-47.

El demostrador, de 15 metros de longitud y 1,4 m de diámetro, cayó sobre una zona controlada del Atlántico, ubicada a 6 kilómetros de la costa onubense, espacio segregado controlado por el INTA.

Según ha explicado Itecam, en una secuencia cuidadosamente cronometrada y controlada por los sistemas electrónicos de a bordo, se eyectaron una serie de tres paracaídas que deceleraron el demostrador hasta su amerizaje en el Océano Atlántico a una velocidad de unos 10 metros por segundo.

Más información en vídeos 
Comentarios