miércoles 03.06.2020

UPA se movilizará contra el acuerdo alcanzado para los excedentes de vino

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) de CLM ha anunciado una primera movilización el martes, 29 de julio, en Toledo en contra del acuerdo alcanzado para aliviar la situación de excedentes de vino en la región

Los representantes de UPA en Castilla-La Mancha, Elisa Fernández, Julián Morcillo y Ramón Sáez, durante la rueda de prensa que han ofrecido este martes en Toledo
Los representantes de UPA en Castilla-La Mancha, Elisa Fernández, Julián Morcillo y Ramón Sáez, durante la rueda de prensa que han ofrecido este martes en Toledo

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) de Castilla-La Mancha ha anunciado una primera movilización el martes, 29 de julio, en Toledo en contra del acuerdo alcanzado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para la puesta en marcha de una norma de comercialización que alivie la situación de excedentes de vino de esta campaña, concentrados en Castilla-La Mancha, y para mostrar "el malestar ante la falta de sensibilidad que ha tenido la Consejería de Agricultura".

Así lo ha anunciado en rueda de prensa el secretario general de UPA en Castilla-La Mancha, Julián Morcillo, junto con la secretaria general de UPA en Toledo, Elisa Fernández y el secretario de Agricultura y Ganadería de UPA en Castilla-La Mancha, Ramón Sáez, quienes han informado de que la movilización se realizará ante las puertas de la Consejería de Agricultura a las 11.00 horas, por lo que han animado a sumarse a la protesta a todos los viticultores, presidentes de cooperativas y gente del sector.

Morcillo ha comentado que "no se han tenido en cuenta las consecuencias devastadoras" de este acuerdo, por lo que, a su juicio, "el Ministerio de Agricultura no ha hecho nada por solucionar el problema que tiene el sector del vino y especialmente no ha hecho nada por los viticultores de Castilla-La Mancha", porque, ha añadido, "la solución no es regalar el vino o incluso en algunos casos poner dinero para la retirada" ya que "el problema va a persistir". No obstante, ha asegurado que "todavía se está a tiempo de que el acuerdo se pueda corregir".

El secretario general de UPA en la región ha asegurado que "el Ministerio y la Consejería han abandonado al sector del viñedo, del que dependen más de 100.000 viticultores de Castilla-La mancha, más de 70.000 familias, cerca de 38.000 puestos de trabajo y más de 9 millones de jornales" y ha comentado que desde UPA no se entiende "la posición del Gobierno de Castilla-La Mancha, que no ha podido o no ha querido hacer nada para cambiar la posición del Ministerio y que ha dejado abandonados a su suerte a los viticultores de la región".

"Efectos devastadores"

Morcillo ha asegurado que el acuerdo va a tener "efectos devastadores para los viticultores", ya que, aunque busca resolver el problema de la posible falta de almacenamiento para la recogida de la uva de este año, "si se tiene en cuenta que la medida se va a articular con la declaración de existencia a 31 de julio, cuando se quiera presentar la declaración, articular la medida y llegar acuerdos con los destiladores, la campaña va a haber terminado", por lo que "vamos a tener los problemas de almacenamiento y no va a servir", ha sentenciado.

Asimismo, ha denunciado que "el efecto más perverso" que ya se ha producido es "la caída libre" del precio del vino, puesto que ante la decisión de destilar obligatoriamente y sin precio se está percibiendo "una cierta esquizofrenia por vender antes del 31 de julio" y ese "agobio por tener las mínimas existencias hace que se esté vendiendo el vino a Francia e Inglaterra en torno a un euro". Un precio que, como ha señalado, es "ruinoso y no se recordaba nunca en el sector". En este sentido, también ha afirmado que se están viendo "voces de industriales que están dudando de la legalidad de esta medida y que se están planteando el posible recurso", ha subrayado.

En esta línea, ha comentado que ese acuerdo tendrá "efectos demoledores" sobre la próxima campaña, para la que se esperan unas producciones en torno a los "20 millones de hectolitros". Por ello, ha afirmado que serán las cooperativas las que tengan "problemas graves con las cuentas de resultados con sus viticultores", pero también, ha añadido, afectará a las bodegas privadas que "van a tener problemas de subsistencia y que si soportan esta crisis tenemos claro que la repercusión de esta pérdida lo trasladarán a los viticultores en el precio de la uva de la próxima campaña".

Finalmente, Julián Morcillo ha concluido su intervención reconociendo que "aunque los productores también habremos fallado en algunas cuestiones", se han hecho las cosas "de la peor de las maneras", puesto que habría que haber hecho una "transición suave y no con una medida drástica". "Esto se debería haber hecho antes con una retirada en el tiempo" y "se debería haber articulado alguna medida", ha comentado Morcillo, quien ha explicado que en la campaña pasada "ya se preveía" estos problemas y "así se lo trasladamos a la Administración pero el problema se aparcó".

Más información en vídeos 
Comentarios