Manuel Azuaga renuncia a la presidencia de Unicaja Banco, que activa el plan de sucesión

Azuaga, de 76 años, se mantendrá como presidente no ejecutivo hasta que se designe a su sucesor
En la imagen el presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, junto al consejero delegado, Isidro Rubiales
photo_camera En la imagen el presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, junto al consejero delegado, Isidro Rubiales

El presidente y consejero de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, ha presentado este viernes su renuncia a ambos cargos, una decisión que ha tomado un año antes de que finalice su mandato y que ha llevado al consejo de administración a activar el plan de sucesión para buscarle sustituto.

Azuaga, de 76 años, se mantendrá como presidente no ejecutivo hasta que se designe a su sucesor. Para ello, Unicaja ha acordado poner en marcha el proceso de selección del candidato a reemplazarle, en el que contará con el apoyo de un consultor independiente, según ha informado a la CNMV.

Fuentes financieras han señalado a EFE que el nuevo presidente podría asumir el cargo en dos o tres meses y que su perfil será el de un independiente de reconocido prestigio.

Así, tras más de siete años y medio al frente de la quinta entidad financiera de España, Azuaga ha comunicado su intención de dejar el cargo a los miembros del consejo, que le han agradecido "su dedicación y servicios prestados".

El directivo ha planteado que, una vez culminada la fusión con Liberbank y finalizado el periodo transitorio previsto en la misma, era el momento idóneo para su relevo en la presidencia y poner fin a su larga carrera en Unicaja Banco.

Manuel Azuaga tenía mandato como integrante del consejo de administración de Unicaja hasta 2025, ya que su última reelección como consejero fue en marzo de 2022.

FINAL DE ETAPA COMPLEJO

Azuaga ha tenido que lidiar estos últimos años con la guerra interna desatada entre los bloques malagueño y asturiano de la entidad, vinculados con el sector de la Unicaja original y el bando procedente de Liberbank.

Estas tensiones derivaron en el cese de Manuel Menéndez, procedente de Liberbank, como consejero delegado y el posterior nombramiento de Isidro Rubiales como sustituto.

Azuaga, que accedió a la presidencia de Unicaja en junio de 2016, tras dejar el cargo, después de 25 años, el histórico Braulio Medel, ejercía ahora como presidente no ejecutivo, de acuerdo con lo previsto en la fusión con Liberbank, que fijaba un traspaso de poder por el que él debía desprenderse -antes del 30 de julio- de esas tareas, que pasarían al consejero delegado.

Pese a estos últimos tiempos convulsos, Azuaga también ha vivido momentos dulces en el banco de origen malagueño, como la histórica salida a Bolsa en junio de 2017, donde se estrenó con una subida del 6,36 %, o el debut de la entidad, en diciembre de 2022, en el IBEX 35, el principal índice de la bolsa española.

APOYO SINDICAL

Unicaja ha caído este viernes el 0,78 % en bolsa, siendo sus títulos los cuartos que más han retrocedido del índice selectivo español, hasta situarse en 1,02 euros. En lo que va de año, la entidad sube el 3,78 %.

El sindicato UGT ha agradecido a Azuaga que haya "sabido estar en los momentos duros de la entidad" y que la haya situado "entre las grandes entidades financieras del país".

"Para UGT ha sido una persona accesible y con un valor humano elevado (...). Solo queremos darle las gracias y agradecerle su alta empatía ante los problemas y retos afrontados", ha señalado el sindicato en un comunicado.

CAMBIOS EN EL CAPITAL

El banco de origen malagueño ha vivido también en los últimos meses importantes cambios accionariales.

El pasado mes de agosto, el fondo Oceanwood Capital Management vendió casi por completo su participación en Unicaja, desprendiéndose de un 7,06 % del capital.

Lo mismo hizo hace unos días el inversor mexicano Ernesto Luis Tinajero, quien a través de Aivilo Spain, su sociedad patrimonial en España, se desprendió de la totalidad de su participación del 2,95 % en Unicaja Banco por 74,52 millones de euros.

Este movimiento lo aprovechó el empresario Tomás Olivo, el sexto español más rico del país, según la revista Forbes, para ganar peso en Unicaja.

Olivo, que tenía un 6,74 % del capital, se ha convertido en el segundo mayor accionista del banco malagueño, superando un 9 %, tras comprar parte de las participaciones vendidas por el mexicano Tinajero.

EL REPARTO DE PODER

El empresario de origen murciano, propietario de la empresa General de Galerías Comerciales, que cuenta, entre otros, con el centro comercial La Cañada de Marbella, refuerza de esta manera el derecho que ya tenía a disponer de un puesto en el consejo de administración.

De hecho, Olivo podría conseguir el puesto en el consejo que correspondió al fondo Oceanwood Capital Management LLP y que está pendiente de cubrir tras la renuncia del consejero dominical David Vaamonde por la disminución accionarial de esa compañía, que ahora ostenta solo un 0,35 % del capital.

La Fundación Bancaria Unicaja es el mayor accionista de Unicaja Banco con un 30,24 %, seguido de Tomás Olivo, con más del 9 %, e Indumenta Pueri (la familia propietaria del grupo textil malagueño Mayoral), con un 8,54 %.

Con su 7,47 %, Norges Bank se convierte ahora en el cuarto mayor accionista de Unicaja, por delante de la Fundación Bancaria Caja de Ahorros de Asturias, con el 6,67 %.

También es accionista significativo de la entidad la compañía aseguradora Santa Lucía, que el pasado mes de octubre reforzó nuevamente su posición en Unicaja, elevando su participación del 3,5 al 5 %.

Comentarios