La España Vaciada tiene un número similar de bares que de puntos de acceso bancario

El 11,2% de la población rural española no cuenta con ningún servicio bancario presencial
CaixaBank se queda con la adjudicación de cajeros en 33 municipios de Guadalajara
photo_camera Imagen de archivo de un cajero automático de la entidad financiera CaixaBank

El Banco de España destaca en un estudio que en municipios rurales escasamente poblados del interior peninsular, lo que se conoce como la España vaciada, la cobertura de puntos de acceso presencial a servicios bancarios es "relativamente similar" a la de otros servicios como bares o comercios.

Esta es una de las conclusiones del informe "La accesibilidad presencial de los servicios bancarios en España: comparación internacional y entre servicios" publicado este jueves por el organismo.

El informe destaca que el porcentaje de población sin acceso a bares es en España del 8,7 %, frente al 11,2 % que no tiene posibilidad de acceder a servicios bancarios y financieros, y constata que los pequeños municipios del interior, sobre todo en Castilla y León, Aragón y Castilla-La Mancha) son los que presentan una peor cobertura en términos de puntos de atención presencial a los servicios bancarios.

No obstante, cuentan con un volumen relativamente similar al de bares o comercios, aunque inferior al de centros de salud o farmacias.

En el caso de otros servicios cuya provisión presenta una naturaleza eminentemente privada, el 42 % y el 47 % de los municipios rurales no disponían de bares ni de comercios, respectivamente (afectando al 9 % de la población rural).

Desde 2008, señala el documento, la reducción del número de oficinas y de cajeros ha sido más acusada en España que en el resto del área del euro, si bien en 2021 el número de estos puntos de acceso en nuestro país aún seguía siendo relativamente elevado y el tercero más alto de la Unión UEM, sólo por detrás de Portugal y Austria.

Ello se explica por el proceso de reestructuración y consolidación del sistema financiero español tras la crisis financiera de 2008 y por al avance de los servicios en línea, que han reducido la demanda de presencialidad.

A finales de 2021 había en España un 58 % menos de oficinas bancarias que en 2008, con lo que la ratio de oficinas por cada mil habitantes pasó de 1 a 0,41, y la de cajeros se situó en 1,01; en la Unión Europea, al cierre del pasado año había 0,33 oficinas y 0,81 cajeros por cada mil habitantes, con lo que España es, tras Francia, el país con más sucursales bancarias.

España es el país en el que menos transacciones se gestionan por cajero y con menos empleados por oficina, 13.800 transacciones en 2021 por un valor de 2,3 millones de euros, frente a las 22.700 transacciones, por un valor de 4,2 millones de euros, en el conjunto de la zona del euro.

Entre 2008 y 2021 un total de 900 municipios españoles perdieron el acceso local a una oficina bancaria, de los cuales un 96 % eran municipios rurales, con lo que la accesibilidad a una oficina bancaria -la distancia media que se debe recorrer para llegar al municipio más cercano con oficina bancaria- empeoró de forma notable.

La distancia media hasta la oficina más cercana pasó de 3,3 km en 2008 a 4,9 km en 2021 en el caso de los municipios rurales, mientras que se mantuvo prácticamente inalterada, en torno a 0 km, en los municipios urbanos.

Todo ello, concluye el estudio, ha redundado en un aumento del riesgo de exclusión financiera para los ciudadanos que residen en municipios rurales, donde además la población está más envejecida y menos digitalizad.

El Banco de España hace hincapié en la elevada heterogeneidad tanto entre comunidades autónomas como entre municipios de una misma región, de modo que los residentes en municipios rurales dispersos en el territorio y escasamente poblados de la España interior son los que presentan mayores dificultades de acceso en términos de la distancia que han de recorrer hasta el punto de atención más cercano.

Comentarios