martes 31.03.2020

La banca a distancia, un sistema que gana clientes gracias a su inmediatez

La banca a distancia, un sistema que gana clientes gracias a su inmediatez
La banca a distancia, un sistema que gana clientes gracias a su inmediatez

Tradicionalmente los clientes de los bancos tenían que acudir a las oficinas y hacer cola para ser atendidos, pero el sistema ha evolucionado y la "Banca a distancia" ha permitido ganar un número creciente de usuarios gracias a los servicios que ofrece en internet o por teléfono.

La banca electrónica surgió en España en 1995 y desde entonces el sistema ha mejorado, de forma que los bancos pueden proporcionar a sus clientes información y servicios con unos "altísimos" niveles de seguridad, explica a EFE el director de Banca Digital de Liberbank, José Luis Orgaz.

La principal característica de este sistema es que el cliente tiene a su disposición los productos contratados con su entidad, en cualquier parte del mundo, las 24 horas del día y los 365 días del año, por lo que puede operar, de forma gratuita, con todas sus cuentas desde cualquier dispositivo.

Orgaz explica que existen diferentes canales que conforman la oferta de banca a distancia, por ejemplo los agentes telefónicos, que permiten realizar operaciones, previa identificación del cliente, utilizando el teclado de cualquier teléfono.

Existen además la banca a distancia web -que permite operar desde cualquier navegador de internet-, las aplicaciones específicas para dispositivos móviles y los cajeros automáticos con tarjetas virtuales, desde los que es posible realizar operaciones de comercio electrónico o de "Pago Amigo", como es enviar dinero en efectivo a otra persona a través de un móvil y que ésta lo recoja en un cajero automático.

No obstante, los tradicionales cajeros también forman parte de la banca a distancia como sistemas de autoservicio 24 horas, ya que permiten no sólo sacar dinero en efectivo, sino realizar ingresos, pagar impuestos en metálico, utilizar dispositivos y tarjetas "Contactless", e incluso monedas, asegura el director de Banca Digital de Liberbank.

Las operaciones a través de la banca a distancia cada vez son mayores. Las más comunes son sacar dinero, consultar movimientos, ordenar transferencias, domiciliar recibos o comprar entradas, pero también se pueden realizar pagos o solicitar cobros a otras personas con tan solo teclear su número de teléfono o correo electrónico.

Orgaz explica que el acceso a la banca a distancia es inmediato desde que se activa y se puede utilizar para pagar en distintos establecimientos.

Hasta hace poco solo era posible utilizarlo en comercios electrónicos (Ecommerce) con tarjetas virtuales, pero se ha desarrollado un sistema que permite al cliente pagar en comercios con solo acercar el móvil al TPV (terminal para la venta) del establecimiento.

Para poder operar a través de la banca a distancia, Orgaz explica que solo es necesario disponer de una cuenta y activar el servicio, momento en el que se entrega al cliente un código de usuario y un PIN para que pueda empezar a operar.

Orgaz asegura que el uso de este servicio está propiciado por tres factores: que el cliente no se encuentre cerca de una oficina, que no pueda acceder a ella en horario comercial y que tenga que realizar una operación urgente.

Hoy en día todos los bancos españoles disponen de este servicio, en diferente grado de evolución, con un perfil de cliente que responde a una persona de entre 35 y 50 años con renta media-alta.

El cliente multicanal es aquel que utiliza otros sistemas además de la oficina del banco, señala Orgaz, quien puntualiza que en su entidad cerca del 35 % de los clientes usa habitualmente la banca a distancia, mientras que solo el 15 es reacio a la tecnología en su relación con el banco.

Orgaz insiste en que la banca a distancia es "totalmente segura" y que se ha desarrollado para poner a disposición del cliente las funcionalidades que requiere en cada momento, además de constituir una forma de afianzar la relación entre el cliente y la entidad.

Aunque existen bancos que solo operan con este sistema electrónico, más rentable, los clientes no quieren utilizar únicamente un canal y piden relacionarse con el banco de distintas formas, por lo que la obligación de la entidad es poner distintas herramientas a su disposición, explica.

El futuro de la banca en España está directamente relacionado con la transformación de las oficinas para adaptarlas a las necesidades de los clientes, con sistemas tecnológicos más avanzados.

Pero esa transformación solo será posible con la modificación en la forma de trabajar y de relacionarse del personal del banco con sus clientes, afirma este experto.

Más información en vídeos 
Comentarios