lunes 25/1/21

Aznar: 'España necesita una segunda reforma laboral y una reforma fiscal integral'

La Asociación de la Empresa Familiar de Castilla-La Mancha pone en duda que el modelo de las autonomías pueda seguir financiándose y pide una fiscalidad "más fiable"

El expresidente del Gobierno, José María Aznar (c), junto al presidente de la Asociación de la Empresa Familiar de CLM, Aurelio Vázquez (i), y al economista, Juan Ignacio de Mesa (d), este jueves en Toledo - EFE/Héctor Martín
El expresidente del Gobierno, José María Aznar (c), junto al presidente de la Asociación de la Empresa Familiar de CLM, Aurelio Vázquez (i), y al economista, Juan Ignacio de Mesa (d), este jueves en Toledo - EFE/Héctor Martín

El expresidente del Gobierno y presidente de la Fundación FAES, José María Aznar, ha asegurado este jueves que España necesita una "segunda vuelta de la reforma laboral", una reforma fiscal "integral" y "poner el crecimiento económico al servicio de la reducción del déficit público y la deuda pública, porque "el déficit público no crea empleo".

Así lo ha manifestado Aznar en Toledo ante un nutrido grupo de empresarios, durante una conferencia pronunciada en el marco de la asamblea general ordinaria de la Asociación de la Empresa Familiar de Castilla-La Mancha.

Aznar ha abogado por "una transformación estructural de su economía" y por retomar las reformas pendientes y, en este punto, ha resaltado que "desde hace cinco años no se ha hecho ninguna reforma porque políticamente no se puede hacer".

En el mismo contexto ha destacado la necesidad de "una segunda vuelta de la reforma laboral", pues, según ha afirmado, aunque la próxima semana tendremos buenas noticias de empleo", ha dicho, en el contexto global, "los vientos de cola de los últimos años no van a soplar tan fuertes y eso hace necesario retomar una agenda reformista todavía incompleta".

En cuanto a la reforma fiscal, ha justificado su necesidad en que "tenemos los tipos impositivos de los más altos de Europa y estamos a la cola en recaudación".

Y centrándose en el terreno empresarial, ha afirmado que "lo que hace posible la empresa, el desarrollo económico y social es un marco fiscal adecuado, una normativa comercial simple y un entorno favorable a la innovación y la iniciativa".

En este sentido ha subrayado que "en España no sobran empresas, necesitamos muchas más de las que tenemos" y ha agregado que "el emprendimiento y la innovación, y la figura del empresario como motor de éstos son tres elementos clave no solo para la recuperación económica, sino para la prosperidad futura de la economía española".

En este contexto se ha referido a la crisis económica, "la mayor crisis de la historia", ha recalcado, y ha reconocido que "las reformas implementadas durante los últimos años y el esfuerzo del conjunto de la sociedad" han dado sus frutos", pero todavía, ha recalcado, arrastramos problemas serios derivados de esa crisis que deben seguir siendo tratados con intensidad".

Ha significado también que "no podremos contar con un tejido productivo más fuerte, mejor constituido y más extendido si no mejoramos la formación de los jóvenes", punto en el que ha lamentado que, entre las 150 universidades del mundo, no figure ninguna española.

Respecto a la deuda y el déficit, ha defendido que hay que "poner el crecimiento económico al servicio de la reducción del déficit público y la deuda pública, porque "el déficit no crea empleo".

Y ha abundado: "no se trata de reducir el déficit y la deuda porque lo diga Bruselas, sino de evitar sobresaltos que cualquier cambio en las condiciones de financiación provocaría en la economía por nuestro elevado nivel de endeudamiento".

Aznar se ha mostrado también "preocupado" por "la cultura del déficit como elemento generador de crecimiento y empleo que se ha extendido" en la sociedad española y ha asegurado que "lo que no se debe y no se puede hacer es pagar las pensiones con deuda".

En este marco ha asegurado que "España necesita revisar los instrumentos del Estado del Bienestar haciéndolo más eficiente, y viable con un gran acuerdo de solidaridad intergeneracional".

Así, ha recordado que "España se gasta 9.000 millones de euros mensuales en pensiones" y ha advertido de que la evolución del sistema de pensiones hace que sea difícil mantenerlo "si no se toman medidas adicionales".

También ha aludido el expresidente del Gobierno a la "vulnerabilidad" de Europa ante los cambios que se están produciendo en el mundo y ha significado que, ante el Brexit, que desde ayer es oficial, "Europa necesita una confirmación definitiva".

Por último, refiriéndose a los Presupuestos Generales del Estado que tienen que aprobarse, ha señalado que "debe ofrecer una indicación de la capacidad de los partidos para colaborar y de nuestra capacidad como país para infundir confianza".

Dirigiéndose a la Asociación de la Empresa Familiar que le ha invitado a participar en su asamblea, Aznar ha resaltado que la empresa familiar es uno de los principales activos de la economía española, ya que más de un millón de las empresas son familiares y crean 6,5 millones de puestos de trabajo.

REACCIONAR ANTE CONDUCTAS QUE QUIEBRAN LA DEMOCRACIA

Por otra parte, el expresidente del Gobierno ha dicho que "lo peor de la democracia es no aplicarla" y "desafortunadamente", ha agregado, "asistimos a la exhibición de conductas que quiebran el Estado de derecho y de la democracia", ante las que las instituciones "deben reaccionar".

De este modo se ha referido el también presidente de FAES a la cuestión secesionista catalana, durante la conferencia.

A juicio de Aznar, "no es aceptable que quienes declaran abiertamente la voluntad de destruir la nación e insisten en promover procesos de secesión utilicen como plataforma de sus pretensiones las mismas instituciones cuya legitimidad niegan porque forman parte de un sistema político que se proponen romper".

Una política como ésta, "que promueve la secesión, debe ser contrarrestada", según Aznar, con otra a favor de los principios constitucionales, de la ley y del Estado de Derecho.

Y, en este punto, ha resaltado que las instituciones "deben reaccionar" ante políticas rupturistas contrarias a la ley y a la propia democracia y "más aún -ha recalcado- deben adelantarse a esas políticas de ruptura, no sólo para restaurar la ejemplaridad, la transparencia y el valor normativo de la Constitución y de las leyes, sino también para hacer posible el crecimiento y el empleo".

En este contexto ha indicado también que actualmente en España "experimentamos estados de opinión en los que atenerse a la sencilla lógica democrática constituye para algunos casi una provocación".

Y ha agregado que "defender la democracia no es una provocación, sino una elemental obligación de ciudadanía", una obligación, ha insistido, "que cada uno debe ejercer a su manera, en sus circunstancias".

Así, ha abogado por "superar una crisis institucional en la que el debate público difícilmente encuentra condiciones para desarrollarse de manera fructífera" y que "más de uno se propone convertir en una rampa deslizante hacia situaciones de desorden social en las que todo valga", ha concluido.

UNA FISCALIDAD MÁS FIABLE

Por su parte, el presidente de la Asociación de Empresa Familiar (AEF) de Castilla-La Mancha, Aurelio Vázquez, ha puesto en duda que el actual modelo de comunidades autónomas pueda seguir sosteniéndose en el futuro, tachando de "muy caro" este sistema y lamentando que mantenerlas suponga "tener 17 legislaciones y 17 gobiernos que pagar".

Así lo ha puesto de manifiesto durante la clausura de la Asamblea General Ordinaria en presencia del expresidente del Gobierno, en un acto en el que además ha reclamado un sistema fiscal "más simple, más fiable, más estable y no discriminatorio entre comunidades autónomas".

También ha aprovechado su turno de palabra para criticar el hecho de que, aunque las empresas "sí se han adaptado" a los nuevos tiempos, el sector público "ha perdido la oportunidad de hacer grandes reformas para mejorar la productividad, la modernidad y la simplicidad". "Y se pierden las oportunidades de pactos nacionales estables en materias como la educación o las relaciones externas", ha lamentado.

Comentarios