viernes 7/8/20

El Gobierno aprueba el nuevo paquete de 50.000 millones para apoyar a las empresas

El Consejo de Ministros ha aprobado también el Renove 2020, con ayudas de entre 300 y 4.000 euros para cambiar de coche, y la moratoria hipotecaria para el sector turístico
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presidido en Moncloa la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presidido en Moncloa la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros

El Consejo de Ministros extraordinario de este viernes ha aprobado un Real Decreto-Ley de medidas urgentes para apoyar la reactivación económica y el empleo que incluye un nuevo paquete de medidas por importe de 50.000 millones de euros, con una nueva línea de avales del ICO de 40.000 millones de euros para la realización de proyectos de inversión empresarial en sostenibilidad medioambiental y digitalización y la creación de un fondo de 10.000 millones de euros de apoyo a la solvencia de empresas estratégicas.

Además, ha aumentado a 100 millones de euros la dotación del Fondo de internacionalización de empresas, gestionado por Cofides, y ha flexibilizado los avales de Cesce de 2.000 millones para cubrir empresas cotizadas.

En el acto de la firma en el Palacio de la Moncloa del Pacto por la Reactivación Económica y el Empleo suscrito por el Gobierno con los agentes sociales (patronal y sindicatos), el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha explicado que "muchas" empresas presentan un elevado endeudamiento derivado del cierre durante el estado de alarma que ha puesto en riesgo su supervivencia.

Por ello, ha detallado el nuevo paquete de medidas, como el fondo de 10.000 millones para empresas estratégicas que lo soliciten, con el fin de asegurar su viabilidad, ya que ha afirmado que "en España no va a quedar nadie atrás, ni trabajadores ni empresas". "Este Gobierno hará todo lo que esté en su mano para asegurar la viabilidad de sectores estratégicos para el tejido productivo español, regional, por su impacto social y económico" y su "relevancia" en sectores como la salud o infraestructuras, ha garantizado.

Este nuevo paquete, adelantado ayer por Sánchez y que ve la luz en el marco del acuerdo suscrito con los agentes sociales, tiene como objetivo reforzar y acelerar la recuperación que ya ha iniciado la economía tras la crisis provocada por el Covid-19, según ha explicado el Gobierno, para lo que se ponen en marcha medidas que impulsan la inversión y refuerzan la solvencia de las empresas, lo que a su vez dará soporte a "miles de puestos de trabajo".

Entre esas medidas se incluye la creación de una nueva Línea de Avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO) por importe de 40.000 millones de euros dirigida a impulsar la actividad inversora y fomentarla en las áreas donde se genere mayor valor añadido, en torno a dos ejes principales: la sostenibilidad medioambiental y la digitalización. 

Ante el elevado uso de la anterior línea de avales de 100.000 millones de euros, aprobada el pasado 17 de marzo y destinada a cubrir las necesidades de liquidez, y el "óptimo" funcionamiento del modelo de colaboración público-privado, el Ejecutivo tiene previsto replicar el modo de aprobación y gestión, con el fin de optimizar los recursos y la capilaridad de la llegada de los fondos al tejido productivo.

Sánchez ha subrayado que se han registrado 10.000 operaciones al día a través de esa primera línea de garantías, de la que ya se han liberado por el Estado los 100.000 millones aprobados en marzo, que han permitido, hasta la fecha, que empresas y autónomos reciban 85.150 millones de euros en financiación para atender necesidades de liquidez. Con datos a 1 de julio, se han aprobado 663.995 operaciones, con un importe avalado de 64.725 millones de euros.

El mayor volumen de operaciones y financiación se concentra en pymes y autónomos, con 648.065 préstamos aprobados, el 97,6% del total, y un importe avalado de 46.777 millones de euros. Esto ha permitido la canalización de 58.525 millones de euros de financiación para garantizar liquidez y cubrir necesidades de circulante. El resto de empresas han recibido 26.493 millones de euros en financiación, a través de 12.662 operaciones avaladas con 17.843 millones de euros.

FONDO DE 10.000 MILLONES PARA SALVAR A EMPRESAS SOLVENTES

Asimismo, el Consejo de Ministros ha aprobado la creación de un Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas. Se trata de un nuevo instrumento que estará dotado con 10.000 millones de euros y cuyo objetivo es aportar apoyo público temporal para reforzar la solvencia de empresas no financieras afectadas por la pandemia del Covid-19.

Este fondo estará adscrito al Ministerio de Hacienda y será gestionado por un consejo gestor a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), al tiempo que se rige por lo dispuesto en la Ley de Régimen Jurídico del Sector Público y se ajusta a la normativa de ayudas de Estado de la Comisión Europea atendiendo a criterios de "rigor, transparencia y rendición de cuentas", según ha apuntado Sánchez, quien ha indicado que será compatible con los recursos adicionales del fondo europeo de reconstrucción a concretar en el mes de julio.

El presidente del Gobierno ha explicado que la finalidad del fondo es garantizar la continuidad y solvencia de empresas que atraviesan severas dificultades de carácter temporal por el Covid pero son "perfectamente viables y solventes y constituyen el corazón del tejido productivo y productivo" y su relevancia para la seguridad, la salud de las personas, las infraestructuras, las comunicaciones o su contribución al buen funcionamiento de los mercados. "En España no va a quedar nadie atrás", ha enfatizado.

El fondo se articulará a través de distintos instrumentos como la concesión de préstamos participativos, la adquisición de deuda subordinada o la suscripción de acciones u otros instrumentos de capital. El importe de los dividendos, intereses y plusvalías que resulten de las inversiones que se realicen se ingresarán en el Tesoro Público.

Las empresas susceptibles de recibir ayuda deberán cumplir las condiciones previstas en el Marco Temporal comunitario, cuya modificación fue aprobada el pasado 8 de mayo por la Comisión Europea para incluir las iniciativas encaminadas a permitir la recapitalización de empresas no financieras con dificultades financieras por el Covid, así como las que serán fijadas en próximas fechas por el Consejo de Ministros.

FONDO PARA INTERNACIONALIZACIÓN Y FLEXIBILIZACIÓN DE AVALES DE CESCE

Además, ha anunciado que se han adoptado otras dos "importantes" medidas, aumentando de 10 a 100 millones la dotación del Fondo para la Internacionalización de las empresas, gestionado por Cofides, así como mayor flexibilización en la línea de avales de Cesce de 2.000 millones para cubrir a empresas cotizadas.

Tras la fase de "resistencia", Sánchez ha enfatizado ante los representantes empresariales, sindicales y buena parte de su equipo de Gobierno que ahora toca "profundizar" en el crecimiento y el empleo, por lo que es "fundamental" avanzar en la reactivación económica, con una recuperación que puede apoyarse en los cambios estructurales pendientes.

Entre otros, ha citado un sistema sanitario resiliente, la extensión del teletrabajo, una reforma fiscal en pro de la "justicia fiscal", la conciliación, el fomento de la digitalización, la formación y las políticas activas de empleo, procedimientos más eficaces en contratación pública, la digitalización del SEPE o mayor colaboración público-privada.

El líder del Ejecutivo ha resaltado la trascendencia "extraordinaria" del acuerdo, si bien ha apuntado que jugará un papel importante el Plan de Inversiones y Reformas en el que trabaja la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, y que se llevará a Bruselas para su financiación con el nuevo fondo social europeo.

Este plan contempla una inversión pública del orden de 150.000 millones que movilizará recursos adicionales del sector privado, lo que requerirá el despliegue de "todo el talento y potencial". Para todo ello, ha pedido "consenso" a nivel nacional "en todos los ámbitos" para avanzar hacia una economía "digital, verde e inclusiva" que no deje a nadie atrás.

PLAN RENOVE 2020

Además, el Consejo de Ministros extraordinario celebrado este viernes ha aprobado también el plan Renove 2020, que cuenta con un presupuesto de 250 millones de euros y ofrece ayudas de entre 300 y 4.000 euros para la adquisición de un vehículo a cambio de achatarrar uno antiguo.

Durante la presentación del Real Decreto-Ley de Medidas Urgentes para apoyar la reactivación económica y el empleo, el presidente del Gobierno indicó que el programa de renovación del parque es "uno de los pilares básicos" del 'Plan de Impulso a toda la cadena de valor del Sector de Automoción'.

"La entrada en vigor del plan de renovación supondrá un gran estímulo para la demanda de vehículos, muy necesaria para un sector tan importante para nuestro país", explicó el jefe del Ejecutivo.

El objetivo de esta medida es impulsar la demanda de vehículos, paralizada por las medidas de confinamiento puestas en marcha para frenar la propagación del coronavirus, al tiempo que también busca activar la producción de las plantas españolas de vehículos.

Entre las metas de esta iniciativa se encuentra la sustitución de los vehículos antiguos en circulación, que son más contaminantes y menos seguros, por otros más modernos y siguiendo el criterio de neutralidad tecnológica, de forma que habrá ayudas también para modelos de combustión (diésel y de gasolina).

En función del vehículo adquirido y del tipo de beneficiario, el Renove 2020 dará incentivos de entre 300 y 4.000 euros a la adquisición de un modelo y de dar de baja uno antiguo, a los que se añadirán 500 euros adicionales en caso de que se achatarre un coche de más de veinte años, de beneficiarios con movilidad reducida o de que pertenezcan a hogares con ingresos mensuales menores de 1.500 euros.

Las ayudas están disponibles para las personas que hayan adquirido su vehículo, según las condiciones del plan, desde el pasado 16 de junio y la finalización de este programa será el 31 de diciembre del año que viene o cuando se agoten los fondos.

El Gobierno estima que este programa de incentivo a la renovación del parque automovilístico español tendrá un impacto económico en España de 1.104 millones de euros en toda la cadena de valor del sector y de los servicios asociados y permitirá la creación de 7.400 puestos de trabajo.

El Renove es una de las medidas estrella recogidas en el 'Plan de Impulso a toda la cadena de valor del Sector de Automoción', presentado hace dos semanas por parte del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y que contempla movilizar 3.750 millones de euros para impulsar el sector.

Según recoge el 'Plan de Impulso a toda la cadena de valor del Sector de Automoción', los 250 millones de euros del Renove se destinarán a ayudas a la adquisición de los modelos más eficientes, pero bajo un principio de "neutralidad tecnológica", de forma que también se subvencionará la compra de modelos de combustión (diésel y gasolina).

La compra de turismos con etiqueta energética 'cero' por parte de particulares o autónomos se subvencionará con 4.000 euros, mientras que si se compra un modelo 'Eco' se recibirán entre 600 y 1.000 euros y entre 400 y 800 euros si se adquiere un coche con etiqueta 'C' (combustión).

En el caso de las pymes, las ayudas son de 3.200 euros para los 'Cero', de entre 500 y 800 euros para los 'Eco' y de entre 350 y 650 euros para los 'C', mientras que las grandes empresas recibirán 2.800 euros en el primer caso, entre 450 y 700 en el segundo y entre 300 y 550 euros en el tercero.

Para poder solicitar las ayudas de este plan, los turismos adquiridos no podrán tener un precio de más de 35.000 euros. Además, el programa contempla la implicación del sector mediante un descuento obligatorio y equivalente de la misma cuantía que la ayuda estatal, excepto en los modelos con etiqueta 'Cero', en cuyo caso será de 1.000 euros adicionales.

Entre las novedades de esta edición, según el plan de impulso al sector, destaca que se permitirá la adquisición de vehículos usados matriculados a partir del 1 de enero de este año, con el fin de facilitar que los concesionarios den salida a los vehículos automatriculados que tienen en stock.

MORATORIA HIPOTECARIA PARA EL SECTOR TURÍSTICO

En otro orden, el Consejo de Ministros ha aprobado también este viernes un real decreto-ley de medidas económicas que contempla la moratoria hipotecaria para inmuebles afectos a la actividad turística, por lo que otorga un periodo de moratoria de hasta 12 meses para las operaciones financieras de carácter hipotecario suscritas con entidades de crédito.

De esta moratoria podrán beneficiarse los trabajadores autónomos y las personas jurídicas con domicilio social en España que estén atravesando dificultades financieras como consecuencia de la crisis del coronavirus. Los préstamos que hayan sido objeto de impago total o parcial de alguna de sus cuotas desde antes del 1 de enero de 2020 quedan excluidos.

Durante la moratoria solo se abonarán intereses de la deuda hipotecaría, sin amortizarse el capital. El plazo de amortización se extendería hasta 12 meses más, o el importe aplazado se redistribuiría entre las cuotas restantes sin modificar la fecha de vencimiento.

Si el inmueble fuese objeto de un contrato de arrendamiento, el beneficiario de la moratoria hipotecaria deberá conceder al arrendatario una moratoria en el pago del arrendamiento de al menos un 70% de la cuantía de la moratoria hipotecaria, siempre que el aplazamiento o la condonación no se hubiera pactado antes entre las partes.

El Gobierno ha aprobado en total tres medidas para el sector, incluidas en el Real Decreto Ley de medidas urgentes para apoyar la reactivación económica y el empleo. Estas ya están integradas en el 'Plan de Impulso al sector turístico' presentado el pasado 18 de junio por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

MÁS DE 200 MILLONES PARA PROYECTOS DE INNOVACIÓN

Así, además de la moratoria, el Gobierno ha aprobado la puesta en marcha del sistema de financiación de proyectos para la digitalización y la innovación del sector.

El programa tendrá un presupuesto de 216 millones de euros para el ejercicio de 2020 y se prevé la concesión de un máximo de 1.100 préstamos para cada ejercicio presupuestario, con una base media por préstamo de 200.000 euros.

Se podrán financiar los gastos de personal, costes de instrumental y material inventariable, costes de investigación contractual, conocimientos técnicos y patentes adquiridas u obtenidas por licencia de fuentes externas en condiciones de plena competencia y gastos generales suplementarios.

Asimismo, se ha aprobado los 'Planes de Sostenibilidad Turística en Destinos', un instrumento cuyo objetivo es impulsar el desarrollo de los destinos rurales y de interior apoyando la inversión en actuaciones de impulso, adecuación y mejora de los destinos turísticos con el fin de aumentar su sostenibilidad.

El impulso de estos destinos se hará mediante el aprovechamiento de los recursos a través de equipamientos turísticos, el desarrollo de productos atractivos, su promoción y el apoyo a la capacidad operativa de los entes que gestionen los destinos.

La Conferencia Sectorial de Turismo aprobará cada año las propuestas de planes de sostenibilidad turística presentadas por las entidades locales que mejor cumplan los criterios de selección establecidos en el programa. En el primer ejercicio se propone la dotación de una partida de 23 millones de euros.

Además, la disposición adicional cuarta del Real Decreto-ley incluye una medida del Ministerio de Trabajo y Economía Social por la que las empresas dedicadas al turismo, el comercio y la hostelería que entre julio y octubre generen actividad en estos sectores, contarán con exoneraciones del 50% de las cuotas a la Seguridad Social de los trabajadores fijos discontinuos que incorporen o mantengan su ocupación.

Más información en vídeos 
Comentarios