sábado 21.09.2019

Asaja pide aumentar los controles para que el vino sin calidad no se comercialice

La petición afecta a todos los vinos elaborados en la campaña 2018/2019, que actualmente están almacenados
En la imagen un instante de la reunión de la Sectorial Vitivinícola de Asaja Castilla-La Mancha
En la imagen un instante de la reunión de la Sectorial Vitivinícola de Asaja Castilla-La Mancha

La Sectorial Vitivinícola de Asaja Castilla-La Mancha ha pedido a la consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural que intensifique los controles en las bodegas y cooperativas para que el vino que no se ajuste a la reglamentación de calidad comunitaria no se introduzca en el circuito de comercialización.

La petición afecta a todos los vinos elaborados en la campaña 2018/2019, que actualmente están almacenados, según ha informado la organización agraria en un comunicado emitido ester viernes tras la reunión celebrada en el Instituto Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario y Forestal (Iriaf), en Tomelloso (Ciudad Real).

En esta reunión, la Sectorial Vitivinícola ha constatado una reducción de alrededor del 30 % de la producción vitivinícola (vino y mosto) respecto al año pasado, un descenso podría alcanzar el 4 % en algunas zonas.

En base a estas estimaciones, la cosecha 2019/2020 en la región rondaría los 20-21 millones de hectolitros de vino y mosto, lejos de los 29 millones del año pasado e, incluso, por debajo de la media de las últimas cinco campañas, aunque habrá que esperar a ver cómo se desarrollan las condiciones climatológicas a últimos de agosto y principios de septiembre, ya que las lluvias o la sequía determinarán el volumen final.

Asaja ha advertido que el recorte de producción no se puede compensar con la salida al mercado de vino que no cumpla con los parámetros de calidad exigidos por la normativa europea, y ha recordado que es responsabilidad de la consejería de Agricultura que no se produzca esta situación.

Para ello, ha solicitado, además, que se endurezcan las sanciones de estas malas prácticas en el sector y se pongan en marcha medidas dirigidas a la trazabilidad real del producto elaborado con la uva con el fin de que no se engañe al consumidor final.

La organización agraria también ha pedido que se controle la entrada de uva en bodegas y cooperativas, y que el producto que no tenga calidad suficiente directamente no se dedique a la elaboración de vino, sino a otros derivados como mosto o biocombustibles.

Y ha vuelto a insistir en que se aplique el pago por calidad en toda la región, ya que esta diferenciación "es un estímulo para que los viticultores apuesten firmemente por la calidad", ha defendido.

Por otro lado, en relación a los precios, Asaja ha considerado que, en base a la producción y al ritmo de las operaciones comerciales, "deben ser buenos", de tal manera que los viticultores puedan cubrir los gastos de producción que en los últimos años se han visto incrementados en torno a un 25 %-30 %.

Al respecto, ha recordado que los precios deben estar fijados con anterioridad a la entrada de la uva en las bodegas, tal y como recoge la Ley de la Cadena Agroalimentaria. 

Y ha advertido que denunciará cualquier deficiencia o anomalía que detecte en las operaciones de compraventa de uva ante la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) para que tome las medidas oportunas, además de recordar a lo agricultores que está prohibido por ley contratos con precios referenciados a los de las tablillas o con primas sin especificar. 

Más información en vídeos 
Comentarios