sábado 21.09.2019

Exconsejera Araújo defiende el control sobre los consejos de las cajas de ahorros de CLM

La exconsejera del Gobierno de Castilla-La Mancha asegura que ni gobiernos autonómicos ni Banco de España podían forzar fusiones de cajas

La exconsejera de Economía y Hacienda de Castilla-La Mancha, María Luisa Araujo, comparece en la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera - EFE/ Emilio Naranjo
La exconsejera de Economía y Hacienda de Castilla-La Mancha, María Luisa Araujo, comparece en la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera - EFE/ Emilio Naranjo

La exconsejera de Economía y Hacienda del Gobierno de Castilla-La Mancha, María Luisa Araújo, ha delimitado las responsabilidades que la institución tenía sobre las cajas de ahorros de la región, entre ellas, el control de los órganos de gobierno, cuyo desempeño ha defendido.

Pese al fracaso por la desaparición de las cajas, ha afirmado que está "razonablemente satisfecha por el trabajo de control" que hicieron en "determinadas cuestiones", ya que no se habla de indemnizaciones ni pensiones millonarias ni en Caja Castilla-La Mancha (CCM) ni en Caja Guadalajara, ni sobre retribuciones diferentes a las dietas, emisiones de preferentes o salidas a bolsas.

"Es suficiente como para decir que nuestra gestión fue un éxito, pues no, pero ni la que se realizó en CCM ni en el resto del país", ha dicho Araújo durante su comparecencia este miércoles en la Comisión que investiga la crisis financiera en el Congreso de los Diputados, en la que ha defendido que "jamás" se acusó a la Junta de dejación de sus funciones.

Al respecto, ha destacado que la Junta intentó controlar los órganos de gobierno de las cajas con la mayor de las transparencias en todo lo que tenía que ver con los sistemas retributivos.

Así, ha recordado que los miembros del consejo ejercían sus funciones de forma gratuita, y que solo cobraban por dietas, con un máximo de unos 450 euros.

Incluso, ha añadido, todos los miembros de los órganos de gobierno estaban obligados a presentar su declaración de bienes, rentas y actividades, que se hacían pública.

En su intervención, ha asegurado que en la crisis de la intervenida CCM se podrían haber hecho "cosas diferentes" tanto por parte del Gobierno, como del Banco de España, el Banco Central Europeo (BCE) y la propia Junta.

Y es que tal y como ha precisado, ante la primera crisis del euro, "nadie tenía previsto un plan de contingencias, y se fueron improvisando soluciones para un problema para el que no se estaba preparado".

"Si las decisiones las tuviera que adoptar hoy el BCE, estoy segura que serían otras", al igual que el Banco de España, el Gobierno, y las comunidades.

Araújo ha achacado la caída de CCM a su alta concentración en el crédito inmobiliario y promotor, y en territorios que no eran propios, además de su escasa dotación para cubrir la morosidad.

La caja cometió "errores" en determinadas inversiones, ha reconocido, y sobre todo, centrados en el sector inmobiliario y promotor, que "poco tenía que ver con el tejido productivo de la comunidad".

A este respecto ha asegurado: CCM "pecó del mismo pecado que el conjunto del país, y por eso todos sufrimos la crisis económica".

La Junta "jamás" sugirió ni influyó para que la entidad invirtiera en una empresa o sector y menos, fuera de la región, ha añadido Araújo.

Además, pese a tener un funcionario en la comisión de control de la entidad -con voz, pero sin voto-, ha explicado que la Junta no conocía las inversiones que realizaba CCM, pero que las decisiones se adoptaban de acuerdo con los informes que requería la organización y que los acuerdos se adoptaban por unanimidad.

"Hasta que no conocemos el resultado de las inspecciones del Banco de España, a finales de 2008, no teníamos idea de por dónde iban las decisiones de inversión de la entidad", ha concluido. 

Más información en vídeos 
Comentarios