Aguilera (PSOE): 'En los despachos de la UE se habla de recortar un 15-30% la PAC'

La vicepresidenta de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo (PE), Clara Aguilera (PSOE)

La vicepresidenta de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo (PE), Clara Aguilera (PSOE), asegura que "en los despachos de Bruselas se habla de recortar un 15 % o un 30 %" el presupuesto de la Política Agrícola Común (PAC).

Aguilera afirma, en una entrevista hoy con Efeagro, que la "espada de Damocles" de la PAC es la incertidumbre sobre su financiación (ahora representa un 38 % del presupuesto comunitario) y que en las oficinas de las instituciones de la Unión Europea (UE) se mencionan esas cifras, aunque no se hayan difundido públicamente.

La eurodiputada ha participado hoy en una reunión de consejeros autonómicos y de portavoces de Agricultura del PSOE sobre las novedades de la PAC: por un lado, el reglamento con cambios técnicos que entra en vigor en 2018 y, por otro, el documento presentado esta semana por la Comisión Europea (CE) para su revisión.

Cree que la nueva propuesta, defendida por el comisario europeo de Agricultura, Paul Hogan, provocará "mucho ruido y pocas nueces", pues generará tensiones, pero no tiene presupuesto, porque la UE está pendiente de su próximo marco financiero (post 2020), marcado por el "brexit".

"El "brexit" va a quitar recursos y si queremos abordar nuevas situaciones en inmigración, fronteras o defensa, o ponemos otros (recursos nuevos) o se quitarán de la PAC o de la política de cohesión", según Aguilera.

En anteriores reformas, añade, "no había tanta incertidumbre en el marco financiero", pero ahora "los márgenes asustan, e insisto, he oído que se habla de reducir la PAC entre un 15 % y un 30 %".

No obstante, señala que desde hace años se cuestiona el presupuesto de la PAC y al final "se va manteniendo", por lo que lo importante es que los Gobiernos, sobre todo España, "den la batalla" en favor del campo.

Pide "tranquilidad" a los agricultores porque quedan unos años con la PAC actual y, además, la regulación que entra en vigor el 1 de enero, el llamado Reglamento Ómnibus, incluye medidas buenas, como las relativas a los pastos mediterráneos, organizaciones de productores o incorporaciones de jóvenes.

En relación a la nueva propuesta, muestra preocupación por la posibilidad de una cofinanciación, pues si bien habla de subsidiariedad, en la práctica "deja la puerta abierta" a que cada país emprenda estrategias propias y se nacionalice la PAC.

Esto desencadenaría, según Aguilera, "distorsiones" en el mercado comunitario entre los países con más o menos recursos, y eso "no lo nota el consumidor" cuando compra un alimento u otro, obtenido con apoyos distintos, pues se fija en el precio.

Por otra parte, opina que el texto no aporta cambios a la gestión de mercado que contribuyan a mejorar el precio que un agricultor percibe por sus productos, ni "resortes" para dotar a la PAC de medidas para que esté preparada ante crisis como la del veto ruso.

Como aspecto positivo, Aguilera menciona la idea de poner un techo de subvención por explotación, porque en los próximos años habrá que "hilar más fino" a la hora de asignar los fondos públicos.

Reconoce que es difícil aplicar esa medida, porque los Gobiernos piensan en los "territorios" a la hora del reparto y no salen las cuentas, pero si se distribuyen según el apoyo a las "personas", a su juicio sí saldrían.

Aboga por "relajar" el debate e incluso apoya mantener la PAC actual hasta 2024; que se reforme en la próxima legislatura, "con sosiego", cuando esté "centrado el tiro" y se conozca el presupuesto.