jueves 23/9/21

El Gobierno aprueba el decreto de calidad y trazabilidad del aceite de oliva y orujo

Se creará un código de buenas prácticas para reforzar la imagen del aceite de oliva virgen extra y prestigiarlo
La UE permite almacenar otras 17.630 toneladas de aceite, el 18% de lo solicitado
El Gobierno aprueba el decreto de calidad y trazabilidad del aceite de oliva

El Boletín Oficial del Estado (BOE) recoge este miércoles el texto del Real Decreto 760/2021 que ayer aprobó el Consejo de Ministros por el se aprueba la norma de calidad de los aceites de oliva y de orujo de oliva.

La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, aseguró que con esta normativa espera dar respuesta a las demandas del sector oleícola.

El decreto que actualiza la normativa recoge una serie de requisitos sobre trazabilidad, elaboración y envasado del producto final con el fin de situar al aceite de oliva como el de "mayor calidad a nivel mundial y con las máximas garantías en todo el proceso de elaboración", ha señalado el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) en un comunicado.

Para evitar confusiones, los términos "virgen" y "virgen extra" solo se podrán utilizar para el aceite de oliva y no para ninguna otra grasa vegetal en el mercado español.

También se refuerza la prohibición de mezclar aceite de oliva con otros aceites, por lo que los alimentos que llevan en su composición aceite de oliva no podrán destacar ese aspecto en la denominación de venta, aunque sí deberán hacerlo en la lista de ingredientes.

Se prohíbe en España la práctica del "refrescado", esto es, la mezcla de aceites de oliva vírgenes de la campaña en curso con otros de campañas precedentes para mejorar las características organolépticas del producto más antiguo.

A partir de ahora, el sector oleícola contará con un plan nacional específico de control de trazabilidad, coordinando por el Ministerio y gestionado por las autoridades competentes autonómicas.

Se publicarán informes de resultados de los controles de conformidad y de trazabilidad del producto, en un intento de lograr la máxima transparencia para los consumidores.

Además, está prevista la creación de un sistema informático de control del aceite de oliva para realizar la notificación previa y obligatoria de cualquier movimiento que afecte al producto, así como un código de buenas prácticas de adhesión voluntaria para promover la imagen del aceite de oliva virgen extra (AOVE) y garantizar el prestigio de ese producto entre los consumidores.

El código incluye medidas concretas como la mejora del envasado y la presentación del AOVE, según el MAPA, que recuerda que los envases dispuestos con ese aceite en restaurantes y colectividades no se pueden rellenar.

España, principal elaborador y exportador de aceite de oliva del mundo, cuenta con más de 2,75 millones de hectáreas de olivar, que supone un 10 % de la superficie agraria útil (el 60 % de la superficie de cultivo de olivar es tradicional).

El aceite de oliva es el tercer producto agroalimentario más exportado por España, a más de 150 países de destino, con un valor de más de 2.800 millones de euros anuales y una balanza comercial favorable.

Comentarios