miércoles 5/5/21

La campaña de fruta de hueso comienza con "buenas perspectivas", según el MAPA

El MAPA ha destacado en un estudio el "dinamismo" del sector de la fruta de hueso en España por su adaptación a la oferta, las variedades y el potencial productivo del albaricoque, melocotón y nectarina a las demandas de los consumidores
La campaña de frutas de hueso en CLM será un 13,5% inferior a la de 2013. En la imagen agricultores en la recolección del albaricoque
La campaña de fruta de hueso comienza con "buenas perspectivas", según el MAPA

La campaña de fruta de hueso, que ha comenzado en mayo en las zonas de producción temprana de Murcia y Andalucía, se "ha iniciado con unas buenas perspectivas, sobre todo tras los resultados del año pasado, cuando la elevada demanda supuso incrementos de consumo".

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha destacado en un estudio el "dinamismo" del sector de la fruta de hueso en España por su adaptación a la oferta, las variedades y el potencial productivo del albaricoque, melocotón y nectarina a las demandas de los consumidores.

El informe, denominado "Análisis de la realidad productiva frutales de hueso 2020". compara los datos de superficie de este sector según el Registro de Solicitud Única (RSU) y el Registro General de la Producción Agrícola (Regepa) con las superficies anuales que publica el MAPA, según ha detallado el Departamento en un comunicado.

Según el RSU, en España había el año pasado 109.949 hectáreas de frutales de hueso (114.513 hectáreas en 2019) y de acuerdo con las superficies anuales del MAPA la cifra es de 134.158 hectáreas (140.154 hectáreas en 2019).

La superficie de fruta de hueso analizada en el estudio ha caído un 4 % respecto a la de 2019, aunque haya cultivos que han crecido.

Los mayores descensos se produjeron en Extremadura (-10 %) y Cataluña (-8 %) y hubo repuntes en Andalucía (+7 %) y Castilla-La Mancha (+31 %).

Se ha producido un alza del 9 % de las superficies plantadas de cerezo en el último año, hasta las 23.006 hectáreas en total, así como de paraguayo (+7 %, 10.200 hectáreas en total) y platerina (+15 %, 500 hectáreas en total).

Para estos cultivos, se registran porcentajes elevados de plantaciones menores de cinco años: en el caso del cerezo suponen el 18 % del total, el 19 % para el paraguayo y el 38 % para la platerina, "datos que indican un importante potencial productivo para los próximos años", han remarcado desde el Ministerio.

El estudio identifica una bajada de la superficie plantada total de cultivos cuya comercialización ha sufrido más en las últimas campañas, como el albaricoque (-1 %), debido sobre todo a la desaparición de superficies de variedades amarillas, ya que aumentan las de anaranjadas, que representan ya el 58 % del total de la área plantada.

Por lo que se refiere al melocotón, las nuevas plantaciones se dirigen hacia variedades de media estación y tardías de la variedad amarilla; y se recortan las superficies de melocotones tempranos.

El melocotón de piel y carne amarilla supone el 45 % del conjunto de la superficie plantada, con un crecimiento en el último año de un 5 %.

Para la nectarina, el estudio muestra un desplazamiento hacia las variedades amarillas, ya sean tempranas o tardías, y cae el cultivo de media estación, un 16 % menos que hace un año.

Por su parte, la producción de ciruela, tras años de crecimiento a una tasa media interanual en los últimos cinco del 7 %, rebaja su superficie un 12 % en un año.

El Ministerio ha destacado que en 2020, por la reducción de la oferta y el aumento de la demanda derivada de la pandemia, los precios medios a salida de almacén fueron un 40 % superiores a la media de las últimas campañas, a excepción de los de la ciruela, afectada por el cierre del mercado brasileño, reabierto este año.

Comentarios