El 50% del campo español se encuentra en alerta por sequía, según un informe de COAG

Andalucía, el sur de Extremadura, Castilla-La Mancha y varias comarcas de Murcia, Lleida y Girona son las zonas que registran la situación más crítica
Un agricultor contempla los efectos de la sequía en una finca de Albacete. EFE/Manu, agricultura, campo, política agraria común, pac, cereal cosecha, recolecta,
photo_camera El 50% del campo español se encuentra en alerta por sequía, según un informe de COAG

El 50 % del campo español se encuentra ya en situación de alerta por sequía y si no llueve de forma significativa en las próximas tres o cuatro semanas los cultivos de secano podrían ver dañados sus rendimientos entre un 60 y un 80 %, ha informado este martes la organización agraria COAG.

Andalucía, el sur de Extremadura, Castilla-La Mancha y varias comarcas de Murcia, Lleida y Girona son las zonas que registran la situación más crítica, ha consignado la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) en un informe elaborado con información oficial y de sus oficinas regionales.

Por cultivos, los cereales, el olivar, el viñedo, los almendros de secano, los pastos para la ganadería extensiva y la apicultura se encuentran entre los sectores más afectados.

Asimismo, COAG ha trasladado que existe "preocupación e incertidumbre" ante el inicio de la campaña de regadío porque "si no hay precipitaciones en el corto-medio plazo se barruntan restricciones ante el bajo nivel de los embalses y pantanos", al estar las reservas al 44 % de su capacidad total a nivel nacional.

LOS DATOS

Según el informe, España sufre una sequía prolongada por la falta continuada de precipitaciones y que ocasiona que los caudales circulantes se reduzcan de forma importante.

Las precipitaciones acumuladas desde el pasado 1 de octubre de 2021 hasta el final de enero de 2022 fueron de 192 litros por metro cuadrado, lo que supone un 35 % menos que el promedio normal, un dato que desde el año 2000 sólo fue peor en el periodo 2007-2008, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

A ello se suma la sequía hidrológica al existir una disminución de los recursos hídricos disponibles, que se centran principalmente en las demarcaciones del Guadiana (está al 30,6 %), y del Guadalquivir (28,4 % sobre la capacidad máxima).

En ambas cuencas se han puesto en marcha, en cumplimiento de los Planes Especiales de Sequía (PES), restricciones al uso industrial del agua.

DAÑOS POR CULTIVOS Y REGIONES

COAG ha desgranado en su informe cuáles serían los cultivos más afectados y en qué regiones sufrirían más daños.

Así, los cereales y cultivos leñosos de secano (olivar, viñedo y frutos secos) se verían especialmente castigados en Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid, bajo Aragón, Región de Murcia, sur de Alicante y comarcas de Urgell en Lleida y Alt Empordà en Girona.

Estos cultivos se han desarrollado tarde y de forma insuficiente (problemas en la nascencia) a causa de la falta de lluvias en todo el otoño y el invierno pasados, lo que genera problemas de floración y maduración, incluso de nascencia irregular en cereales, relata COAG.

"En las principales zonas cerealistas de Castilla León y Aragón, si no llueve en 15-20 días, también se empezarían a hablar de pérdidas", advierte el informe.

Los pastos de ganadería se verían especialmente comprometidos en Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid y la zona occidental de Asturias, particularmente para la ganadería en régimen extensivo (vacas, ovejas y cabras), ya que la ausencia de lluvia impide el desarrollo de los pastos para su alimentación.

La apicultura, que está íntimamente ligada a las floraciones, tanto de vegetación natural como cultivada, se vería directamente afectada en Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid, Cataluña, Región de Murcia, Comunidad Valenciana y Castilla y León.

Finalmente, y respecto al regadío, COAG ha indicado que si no se registran precipitaciones en el corto-medio plazo se barruntan restricciones ante el bajo nivel de los embalses y pantanos, sobre todo en Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Castilla y León.

Comentarios