El absentismo laboral en Castilla-La Mancha sumó 78 horas por trabajador en 2021, según Adecco

El estudio refleja que el absentismo laboral tuvo en 2021 un coste bruto estimado para el conjunto de la economía española de 37.000 millones de euros, lo que supone un 3,1 % del PIB, después de que se perdieran 1.701 millones de horas de trabajo
El absentismo laboral en Castilla-La Mancha fue en el 2020 el más alto en 20 años, según Adecco
photo_camera El absentismo laboral en Castilla-La Mancha sumó 78 horas por trabajador en 2021, según Adecco

Castilla-La Mancha registró en 2021 una tasa de absentismo laboral del 5 % y contabilizó 78,7 horas anuales de absentismo por trabajador, según el "XI Informe sobre empresa saludable y gestión del absentismo" presentado este miércoles por Adecco Group Institute.

El estudio refleja que el absentismo laboral tuvo en 2021 un coste bruto estimado para el conjunto de la economía española de 37.000 millones de euros, lo que supone un 3,1 % del PIB, después de que se perdieran 1.701 millones de horas de trabajo que equivalen a que 937.900 asalariados no trabajaron durante todo el año.

El informe alerta de que este fenómeno "afecta directamente a nuestra sociedad, a nuestro tejido productivo y a la sanidad".

Por comunidades autónomas, la tasa de absentismo en 2021 bajó en once y subió en el resto, y la mayor tasa correspondió al País Vasco (8,4 %), Cataluña (7,2 %) y Asturias (6,9 %).

En el caso de Castilla-La Mancha y Extremadura, las tasas de absentismo son "relativamente bajas" (5 y 5,3 % respectivamente) pero tienen en común que son las únicas autonomías donde la tasa de absentismo de 2021 es la más alta que registran las estadísticas.

Castilla-La Mancha contabilizó 78,7 horas de absentismo por trabajador.

En el cómputo nacional, en 2021 la tasa de absentismo disminuyó hasta el 6,6 %, medio punto porcentual menos respecto a 2020, un año marcado por la pandemia de coronavirus en el que aumentaron las horas de trabajo perdidas por incapacidad temporal (enfermedad común), permisos (para cuidar familiares enfermos) u horas perdidas en el lugar de trabajo (por falta de suministros).

Esa tendencia a la baja se ha roto en 2022 con una nueva subida en el primer trimestre de la tasa de absentismo al 7,5 %, casi un punto porcentual respecto al último trimestre de 2021, lo que supone un nuevo máximo.

Desde Adecco insisten en que "no todo el absentismo puede eliminarse por la razón obvia de que, lamentablemente, la gente enferma" y por ello "no se debe caer en el error de interpretar que todo el coste antes indicado podría ahorrarse".

El informe mide también el efecto que las novedades del mercado laboral han tenido en el absentismo, a través de una encuesta sobre aspectos como el teletrabajo y el "presentismo", con un apartado especial de los centros de servicio a clientes.

En este sector, el 73 % de los encuestados tiene una visión positiva o muy positiva de la productividad en el teletrabajo, frente al 41 % del total de empresas consultadas del resto de sectores.

En relación con el "presentismo" y el nuevo "tecno-presentismo", el 67 % de los encuestados considera que no hay ninguna incidencia o que no existe forma de detectar estas prácticas.

Respecto a la nueva incapacidad temporal por menstruación dolorosa, el 54 % de las empresas considera que puede generar más incidencia en bajas y ausencias del puesto de trabajo que antes, frente al 47 % que recoge que no va a cambiar nada o no va a tener impacto en más incidencia en bajas y ausencias.

El informe cuenta con un anexo elaborado por la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT), que destaca que las bajas laborales por enfermedad común o accidente no laboral empeoraron en 2021 respecto a 2020 en cuanto al número de procesos, coste e incidencia media.

Así, el número total de procesos de baja por incapacidad temporal por contingencias comunes aumentó casi un 14 %, y el coste total derivado para el Sistema de la Seguridad Social fue de 106.302 millones de euros, con un incremento de un 16 %.

Comentarios