sábado 14.12.2019

2019, Una añada con uva de gran calidad en las denominaciones vitivinícolas

La DO La Mancha constata el estado "excelente" de la uva, cuyas variedades principales son la airén, cencibel y tempranillo, aunque su previsión de volumen se recortará entre un 30 y un 45 % respecto a la vendimia 2018
2019, Una añada con uva de gran calidad en las denominaciones vitivinícolas - Fotografía: José Beut
2019, Una añada con uva de gran calidad en las denominaciones vitivinícolas - Fotografía: José Beut

Formidable, excelente, muy buena... estos son algunos de los calificativos empleados por responsables de los consejos reguladores de las denominaciones de origen (DO) vitivinícolas para describir el estado de la uva en la vendimia 2019, que promete traducirse en una añada de gran calidad.

En un recorrido de Efeagro por algunas de las DO, las primeras estimaciones de cosecha -aún a falta de que comience la vendimia en muchas zonas-, son en líneas generales inferiores a 2018.

La falta de precipitaciones durante el ciclo vegetativo de la uva ha influido en esa bajada de producción, por lo que la lluvia -que no el pedrisco- de la gota fría de finales de agosto ha sido muy bien recibida en los viñedos.

La vendimia española con sello de calidad es un paseo de sur a norte de España y de zonas de menor a mayor altitud que engloba a más de 70 DO, viticultores de todas las comunidades autónomas y cientos de variedades de uva, algunas españolas como la tempranillo, otras importadas y algunas con raigambre regional o local.

La DO Lanzarote es una de las más madrugadoras, ya que la vendimia, muy centrada en la variedad malvasía volcánica y la listán negra, comenzó el 24 de julio -cuatro días antes que en 2018-, con una cosecha prevista de 2,7 millones de kilos, frente a los cuatro millones del pasado año, según fuentes de su Consejo Regulador.

En Cádiz, las denominaciones de origen de Jerez Xérès-Sherry y Manzanilla comenzaron a vendimiar el 8 de agosto, y las últimas previsiones, según han avanzado a Efeagro sus consejos reguladores, apuntan a una cosecha de 60 millones de kg, cifra inferior a los 81 millones de 2018 pero de una calidad media superior.

La vendimia en la DO Cava, que se extiende por viñedos catalanes, riojanos, vascos, navarros, valencianos y extremeños, tuvo su inicio el 5 de agosto con la uva macabeo amparada en Almendralejo (Badajoz); ahora se ha generalizado por todas las regiones con "calidades excelentes" y una previsión similar a la de la pasada campaña (325,7 millones de kilos).

En la zona centro, la DO Valdepeñas, cuya vendimia empezó con las variedades tempranas (chardonnay y moscatel) el 19 de agosto, la sequía ha pasado factura a la producción, pero sus estimaciones son similares a las de 2018 -unos 97 millones kg- gracias al aumento del rendimiento por hectárea registrado este año en sus viñedos.

La DO La Mancha constata el estado "excelente" de la uva, cuyas variedades principales son la airén, cencibel y tempranillo, aunque su previsión de volumen se recortará entre un 30 y un 45 % respecto a la vendimia 2018.

Desde la DO castellanoleonesa Ribera del Duero no han avanzado a Efeagro cifras de cosecha -prevén que se cortarán los primeros racimos en torno al 15 de septiembre-, pero sí han confirmado que la calidad de la uva es ahora "muy alta, sin problemas de plagas y enfermedades y con incidencias meteorológicas adversas mínimas".

El Consejo Regulador de la DO Cigales también cosechará a partir del 20 de septiembre unos ocho millones de kilos de una uva que, por ahora, tiene una "calidad sanitaria formidable, debido a la escasez de precipitaciones".

La cosecha en los viñedos zaragozanos, amparados por la DO Cariñena, se ha iniciado estos primeros días de septiembre con una previsión de 66 millones de kilos (-39 % respecto a 2018) de "uva muy buena y con poca incidencia fitopatológica".

En la DO Calificada Rioja, que abrió de forma testimonial la vendimia el 21 de agosto pasado con unas "expectativas excelentes", a día de hoy, y si no ocurre ningún percance meteorológico negativo, se habla de que en 2019 puede darse una "cosecha memorable".

En Galicia, la DO Rías Baixas espera una "buena cosecha de albariño en cuanto a calidad" aunque un 5,2 % más corta (36,6 millones de kilos); y la DO Ribeira Sacra calcula una producción de siete millones de kilos de uvas mencía y godello de "muy buena calidad" en una vendimia que se generalizará a mediados de mes.

Entre las uvas más tardías de la vendimia 2019 se encuentran las variedades ondarrabi zuri y ondarrabi beltza de la DO Txacolí/Chacolí de Getaria (Guipúzcoa), que continuarán creciendo en los racimos hasta el 22 o 25 de septiembre próximos y de la que por ahora, según esta denominación, son de una calidad "buena".

Más información en vídeos 
Comentarios