jueves 22/10/20

Jaén y Barcelona se adjudican la final de la Copa de España de Fútbol Sala

Llegaron las semifinales de la Copa de España. Con un ambiente inmejorable, las gradas del Quijote Arena repletas de aficionados y un palco absolutamente abarrotado de autoridades, Jaén y Barcelona se adjudicaron la final

Jaén y Barcelona se adjudican la final de la Copa de España de Fútbol Sala
Jaén y Barcelona se adjudican la final de la Copa de España de Fútbol Sala

Llegaron las semifinales de la Copa de España de Fútbol Sala. Con un ambiente inmejorable, las gradas del Quijote Arena repletas de aficionados y un palco absolutamente abarrotado de autoridades. Una primera semifinal atípica con dos equipos, Jaén Paraíso Interior y Burela Pescados Rubén que dieron la sorpresa en la primera jornada, venciendo contra todo pronóstico, nada más y nada menos que a Pozo Murcia e Inter Movistar respectivamente, y una segunda semifinal más esperada, FC Barcelona y Magna Navarra, con un claro color favorito, el blaugrana.

JAEN PARAISO INTERIOR 2 (Cuco 33’ y Dani Martín 40’)  – BURELA PESCADOS RUBEN 2 (Iago Míguez 25’ y Chano 33’) PENALTIS: 5 (Eloy Rojas, Cuco, Emilio Buendía, Carlinhos y Chino) – 4 (Matamoros, Chano, Iago Mïguez y Antoñito)

MAGNA NAVARRA 1 (Marc Tolrá 38’) – FC BARCELONA 4 (Wilde 2’ y 27’, Bateria 4’ y Rafa Usín 37’)

Espectacular primera semifinal de la Copa de España donde el fútbol sala  ha vivido su mejor versión, sobre todo en la segunda mitad, con final de infarto que se decidió para Jaén Paraíso Interior a los penaltis, después de diez lanzamientos.

No se materializó la condición de favorito de Jaén Paraíso, en la que constituye la mejor temporada de su historia, aunque a la postre resultara vencedor del partido. Su actual cuarta posición en la liga y el buen rendimiento que está teniendo el equipo, le daba esa privilegiada situación de superioridad, pero en el campo se vio una gran igualdad entre ambas escuadras.

Buen inicio, con alternancias de ambos equipos en el dominio del juego. Los dos conjuntos saltaron con el mismo cinco de inicio respecto al día anterior, pero fue Jaén Paraíso Interior quien cogió los mandos en estos primeros instantes, con un Burela Pescados Rubén muy ordenado y esperando en media cancha. Las rotaciones de los equipos se mecanizaban una y otra vez, intentando profundizar y llegar al área contraria, aunque sería el conjunto andaluz quien más peligro generase en esta suerte, merced al mayor ritmo imprimido por sus jugadores. Pero poco a poco Burela le fue cogiendo el temple al encuentro y de dominado pasó a dominador hasta encontrar los huecos necesarios en los últimos minutos del primer tiempo, generando tres ocasiones dignas de mención, aunque a falta de una mejor definición.

Sensacional segunda parte donde los equipos se soltaron sus complejos y mostraron sus verdaderas credenciales. Cuatro goles se consiguieron en este parcial, dos para cada uno, durante el curso del juego y luego nueve en los penaltis. Eléctrico segundo acto que ofreció el mejor fútbol sala vivido hasta el momento en la Copa. Primero golpeó Burela, a través de Iago Míguez, en el 25’, en una jugada velocísima en la que saca el portero, con prolongación en el centro de la pista y balón que le llega a Iago para introducir el balón en las mallas mediante un remate de gran calidad. A raíz de este gol Burela defendía casi en su propia área, cerrando todos los espacios y saliendo con rapidez al contraataque. Así marcó su segundo gol el equipo gallego. Robo de balón de Chano que inicia el ataque en un tres para dos, con pase a la derecha y su devolución lo remacha a la red, ya superado el portero. Contraataque de libro. Pero las posibilidades que ofrece esta disciplina son grandiosas para el espectáculo. Burela echó mano del portero-jugador y en la primera acción consiguió reducir distancias, en una gran jugada ensayada que remachó a la red Cuco. En los siguientes minutos Burela tuvo dos o tres ocasiones para sentenciar, en robo de balones sin portero bajo arco que no supieron aprovechar los jugadores del equipo gallego. Sin embargo sería Jaén, a falta de escasos segundos, quien haría el empate en otra muy buena circulación de superioridad, por medio de Dani Martín. El gol permitió una segunda opción, los penaltis, al conjunto andaluz y en esta ocasión no perdonó, aunque tuvo que ser después de diez lanzamientos. Por el Jaén anotaron Eloy Rojas, Cuco, Emilio Buendía, Carlinhos y Chino y por el Burela Matamoros, Chano, Iago Míguez y Antoñito, marrando su lanzamiento Miguel. También en esta suerte de los penaltis se apreció la gran calidad de los jugadores. Jaén Paraíso Interior llega a la final después de un gran partido en que cualquiera de los dos participantes pudo hacerlo.

Menos impetuosa fue la segunda semifinal de la Copa de España y más previsible que la anterior, merced a los tempraneros goles del FC Barcelona en la primera mitad, que le permitió jugar con mayor control y sin la ansiedad propia de los partidos de copa, y luego con la puntilla que le asestó también en los primeros minutos del segundo período, frustrando luego los embates de Magna Navarra cuando actuaba de cinco. A pesar de ello hay que resaltar la excelente actitud de los dos equipos que, con el partido decidido, intentaron realizar siempre un juego de ataque.

Dos goles prematuros y muy semejantes abrieron al FC Barcelona la posibilidad de manejar el encuentro a su capricho. En el minuto 2 fue Wilde quien recogió en el segundo palo y sin oposición el misil disparado por Batería. Luego, en el 4’ un tiro de Ricardo le llega a Batería que marca de tacón. Con el dos a cero el Barcelona jugó a su antojo, con una férrea e impenetrable defensa y un portero infranqueable. Además, con el balón en su poder, el Barcelona abría la pista y combinaba con una limpieza pasmosa, desde luego la mejor elaboración vista hasta el momento en esta Copa de España.

Magna Navarra mejoró sus prestaciones en el ecuador de la primera parte y fruto de ello llegó un lanzamiento al poste de Carlitos, aunque sus llegadas no gozaban de la suficiente claridad, gracias al buen trabajo defensivo del equipo catalán, a quien cada segundo que pasaba le acercaba un poco más a la final. En el 25’, Lozano tuvo la oportunidad de incrementar el marcador para el Barcelona, con el lanzamiento de una pena máxima, pero el tiro de Lozano fue magistralmente respondido por el joven guardameta navarro, Raúl.

Dos nuevos zarpazos en el  minuto 27 dejaron sentenciada la semifinal. Wilde marcó el tercero en  una buena acción a la media vuelta y Rafa Usín definía una rápida contra tras sortear al portero. Con el cuatro a cero Magna Navarra puso en pista al potero-jugador y ya no lo dejó hasta el final del encuentro, pero siempre se topaba con la buena colocación del equipo catalán, y cuando la superaban, con las meritorias paradas de Paco Sedano. El premio a la tenacidad en la búsqueda del gol de Magna Navarra llegó en el 38’, cuando por fin fueron capaces de desarbolar la defensa catalana. Marc Tolrá aprovechó una buena combinación para empujar a gol en el segundo palo, dando de la misma medicina a su oponente, pero ya no quedaba tiempo para más. El partido finalizó y el Barcelona se hizo meritoriamente con el otro puesto en la final.

Más información en vídeos 
Comentarios