jueves 26/5/22

El coronavirus ha llegado con fuerza a todo el mundo. Desde China, lugar en el que se produjeron los primeros focos, se ha extendido por todo el mundo. Su avance imparable ha llevado a casi todos los países a tomar medidas extraordinarias que nunca antes se habían visto. La primera forma de detener este virus fue a base de un confinamiento que pretendía reducir la movilidad y evitar de esta forma que hubiera más casos. Al tratarse de una enfermedad infecciosa, el contacto es uno de los elementos clave. Por ese motivo se detuvieron todas las competiciones deportivas, en las que se reúnen muchas personas. El fútbol profesional sufrió su peor crisis de la historia. 

España y Francia son dos casos de éxitos y fracasos con el fútbol profesional

La pandemia llegó a principios de 2020. Uno de los países más afectados fue Italia que se convirtió en el símbolo de una lucha constante para frenar el virus. Lo hizo de tal forma que consiguió hacerlo con mucho esfuerzo, pero antes se tuvo que enfrentar a ser el portador del virus en toda Europa. El hecho de que se estuvieran disputando las grandes competiciones del fútbol profesional europeo, la Europa League o la Champions contribuyó a la expansión del virus y generó muchas dudas. 

Los aficionados del Valencia que viajaron a Italia fueron de los primeros en crear un foco de contagio en España. Ante este problema se optó por suspender de forma inmediata los partidos que quedaban. Se deba la posibilidad de continuar más adelante, como acabó siendo el caso, disputándose los últimos partidos. Algo que no todos decidieron hacer, solo unos pocos afortunados. 

Francia fue el país que tomó la medida de suspender la competición de fútbol profesional que estaba en curso dando el triunfo al equipo que iba primero en ese momento. Sin consultarlo con los equipos supuso la pérdida de mucho dinero y las quejas de los socios de cada club que habían pagado para ver toda la temporada. Por su parte, España decidió mantener la competición y hacerla cuando los datos de la pandemia fueran más bajos. De esta manera consiguió acabar la temporada y evitar un fuerte descenso de los ingresos, los socios no tuvieron que devolver el dinero de unos abonos de temporada que acabó siendo distinta. 

El caso español puso sobre la mesa la posibilidad de jugar al fútbol sin público y de mantener unos ciertos ingresos por publicidad, aunque sabía que se perderían los ingresos de los abonos en la siguiente temporada. Los datos epidemiológicos y los expertos concluyeron que no se podría asistir como público a los partidos de fútbol, con lo cual se perdería el abono de un año complicado. El destino del fútbol está en el aire y con él, sus finanzas. 

Los jugadores renegocian sus contratos y sueldos

Uno de los elementos que caracteriza al fútbol son los sueldos y el valor de cada jugador. Neymar Junior se vendió al PSG por el importante más alto jamás visto en el fútbol, un total de 400 millones de euros que dejaron al mundo sin hablar. Nadie podría imaginar que unos años después todo cambiaría. Estos sueldos desorbitados se quedaron en casi nada ante la necesidad de recortar gastos. 

Equipos como el FC Barcelona que había obtenido grandes beneficios con la venta de Neymar se quedaba casi sin nada ante la imposibilidad de seguir la actividad de la liga. Se ha especulado sobre una posible suspensión de pagos, pero no hay nada en firme. De momento los jugadores se han bajado el sueldo a la espera de que la situación mejore. 

El Real Madrid también ha hecho lo propio con los suyos, ha renegociado unos nuevos sueldos que permitan conseguir mantener el equilibrio en las finanzas ante las medidas restrictivas por el coronavirus. Madrid y Barcelona han sido las ciudades más afectadas por el virus, por ese motivo las medidas para contener la pandemia son extremas. Serán los últimos lugares en los que se podrá disputar un partido con total normalidad. 

En este momento la liga española es un ejemplo de cómo ha afectado la pandemia al fútbol. Con sueldos más bajos y controles semanales para apartar del terreno de juego a los positivos por coronavirus. Están consiguiendo mantener esta nueva normalidad en uno de los deportes que hasta este momento más dinero ha generado. Hasta ahora, la publicidad ha sido lo que ha mantenido al sector, las casas de apuestas y los casinos online están muy ligados al mundo del fútbol en España. Las compañías de casinos online en España se han mantenido en plena actividad durante estos días de restricciones y confinamiento, permitiendo la publicidad hasta el momento, las apuestas y los juegos en línea. Su papel ha sido clave para permitir entrar en esta nueva normalidad, ante una situación atípica para todo el sector del fútbol y las marcas o empresas que lo acompañan. 

Hasta 2021 no se podrá intentar volver a la normalidad. De momento las restricciones son enormes y los contagios no bajan. Los expertos tienen sus teorías que no terminan de funcionar y acaban provocando más confusión entre la población. Nadie mira ya a China, ese país que consiguió acabar con el virus con test masivos a la población y aislamiento de los positivos, Europa ha seguido su propio modelo, sin demasiadas garantías de éxito. El fútbol se verá afectado por esta incapacidad de mantener a salvo a la población, que sigue viendo como los positivos de coronavirus suben y suben.

El impacto de la pandemia en el fútbol
Comentarios