martes 30/11/21

David Serrano afirma que "la idea es volver a Liga Nacional cuanto antes"

Tras regresar de su retiro al lbacete Fútbol Sala a sus 47 años para volver a promocionar de categoría, el jugador rememora el ascenso a División de Honor en 2005
David Serrano afirma que "la idea es volver a Liga Nacional cuanto antes"
David Serrano afirma que "la idea es volver a Liga Nacional cuanto antes"

"Ha sido una temporada muy dura y difícil, pero ha terminado bien". Son las palabras de un nombre que cualquier aficionado al fútbol sala en la ciudad de Albacete conoce bien. Se trata de David Serrano, uno de los grandes protagonistas en la pista de los mayores éxitos del Albacete Fútbol Sala en su historia. El pasado fin de semana consiguieron el ascenso matemático a Segunda B tras 8 temporadas en Tercera División.

David va a cumplir en unos meses los 48 años y formaba parte de la plantilla que consiguió, en 2005, el histórico ascenso a División de Honor. Tras unos años retirado, volvió en 2019 a las canchas.

Su vida ha estado siempre unida a este deporte, tal y como cuenta en conversación con Europa Press. "Llevo jugando desde que era pequeño. Empecé en mi colegio de Pamplona, ya con 5, 6 o 7 años. Luego me vine a Albacete y me fui al fútbol 11. Jugábamos al fútbol sala solo en el colegio. En el fútbol me iba bien, con 18 años me llamaron para hacer las pruebas en el Atlético Albacete cuando el Albacete estaba en Primera. No me quedé y fue tal la decepción que me fui llorando de allí", recuerda.

Ese verano, tras el rechazo, lo pasó jugando maratones de fútbol sala. Alguien se fijó en su equipo y pasó a jugar con el Productos Ruiz de La Roda. Ese año jugó contra el Albacete Fútbol Sala y al año siguiente le ficharon. Estamos hablando del año 1994 y el club albaceteño acababa de ascender a División de Plata.

Desde entonces, David fue un fijo en el equipo durante la década siguiente. El primer año en esa división no fue fácil. Pero la trayectoria fue cambiando. "Al principio se luchaba por la permanencia pero luego todos los años estuvimos en la parte alta, llegamos a jugar cuatro fases de ascenso".

Llegó 2005, año en el que finalmente el ansiado objetivo se consiguió. "Fue increíble porque llevábamos muchos años intentándolo. Los últimos 4 o 5 años con más intensidad y fichajes de renombre. Vino a jugar gente que fue internacional con España como Ferreira. El club hizo un esfuerzo muy grande. Los dos últimos años incluso más con la llegada de Rafael Candel. Se hizo un equipo muy fuerte, con gente como Noro, Edu o Robson y Gonzalo o Augusto de casa. Se hizo una buena mezcla y se creó un vestuario increíble que es la base de cualquier éxito", recuerda el jugador.

La afición fue creciendo poco a poco con el equipo en Plata y aquellos años la gente estaba volcada, según los recuerdos de David. El futbolista considera que pasó algo aquel año que tiene mucha similitud con esta temporada. "Hubo un hecho que marcó y fue el cambio de entrenador. La llegada de Víctor Acosta le dio al equipo mucho trabajo y una buena lectura de partidos. Ese fue el salto definitivo que le faltaba a la plantilla para ascender. Este año se ha cambiado al presidente, ha entrado Jesús Corredor y le ha dado nuevos aires al club. Esos dos cambios fueron vitales en la consecución de objetivos para el Albacete Fútbol Sala", afirma.

El equipo solo duró una temporada en la máxima categoría y en 2006 volvía a la División de Plata. El recuerdo de David aquí es amargo. "Al bajar, yo me enteré por la prensa que no seguía en el club. Me llevé un disgusto muy grande. Me busqué la vida y me llamó Pablo Galindo de Villarobledo. Eché dos años muy buenos en su equipo, estuvimos a punto de ascender a Plata", comenta. Ese club desapareció y se mudó entonces a Tobarra, donde pasó otras dos temporadas y consiguió un ascenso a la segunda división. El club desapareció también y David colgó las botas.

REGRESO A LAS PISTAS A LOS 45 AÑOS

Pese a su larga trayectoria, David nunca ha podido a nivel económico vivir solo del fútbol sala salvo tres temporadas: la que jugó en División de Honor y las dos anteriores. "Te sustentabas con las escuelas del club, siempre hemos vivido de dar clases a los niños. Y luego buscándote un trabajo. Complementas, porque al fútbol sala en este nivel es imposible", afirma.

Como nunca dejó del todo de jugar, siguió, pese a su retirada, en contacto con gente del club. Destaca especialmente su relación con Alberto Pérez, más conocido como Tejo, actual entrenador del equipo al que ha devuelto a Segunda B. A él, y a otro jugador actual como Santi, les dio clase desde pequeños en las escuelas. "Teníamos un grupo de jugadores que lo ganamos todo", indica.

Al dejarlo en Tobarra, jugaba en las ligas locales con otros ex-compañeros. "Cuando se fueron retirando de ahí también me enganché con una generación menor. Estaban Ernesto, Tejo, Santi, etc. Yo les llevaba unos años. Ahí surgió la idea de volver. Tejo me dijo que me fuera con él a echar una mano al equipo", destaca. "Si me voy contigo quiero entrenar", le dijo David a Tejo. Se hizo entonces delegado y entrenaba como uno más. Era la temporada 2018-2019. "Los primeros entrenamientos fueron un desastre y poco a poco fui cogiendo forma. Para el año siguiente Tejo me dijo que estaba para hacerme la ficha".

"La temporada pasada lo pasamos muy bien, nos metimos en la fase de ascenso. Este año me dijo de repetir y aquí estoy", destaca David, que no escatima elogios también con el presidente de Jesús Corredor. "Entró y ha ido todo rodado", afirma. Del mismo modo pone en valor el gran "trabajo colectivo del club" y de todas las personas que lo componen, como el de otro ilustre y veterano, Juan Alarcón Conde.

¿Cómo es competir a un alto nivel con casi 48 años? "La gente está ahora físicamente mejor que cuando nosotros jugábamos con 20 o 25 años y el ritmo es mucho más elevado. Para mí ha sido mucho más difícil", destaca. David no tiene una "receta mágica" para explicar su estado.

"Simplemente me encuentro bien, tengo ganas e ilusión. Y me siento útil luego dentro de la pista, si no no estaría. No te sé dar una razón, las lesiones me han respetado y eso me ha ayudado a mantenerme físicamente. La velocidad y la reacción la vas perdiendo pero lo suples con anticipación o saber dónde tienes que estar. Me siento útil, creo que lo soy para el equipo. Si no fuera dentro de la pista no sé si seguiría, porque yo soy de estar dentro, fuera me cuesta más", apunta.

No han sido años fáciles para el equipo. Jugando en una categoría muy inferior y con poca visibilidad en general. "A la afición del Albacete hay que pincharle un poquito para que reaccione. Siempre ha pasado, también con el fútbol por ejemplo. Pero viendo la trayectoria del equipo esta temporada, aunque no iba público pero en la calle nos saludaban y animaban", dice David.

Las gradas del Pabellón Lepanto, actual sede del equipo como local, pudieron acoger público en los últimos partidos tras una larga temporada ausente por la pandemia. "Nos hemos quedado sin aforo en ellos. Ha sido muy bonito y esperamos que el año que viene el trabajo tenga sus frutos a nivel de afición. A ver si podemos cambiar el pabellón, se nos queda pequeño para todo lo que queremos hacer, a ver si podemos jugar en un pabellón un poco más grande", comenta.

¿Veremos a David el año que viene vestido de corto? "Si te soy sincero me gustaría echar un año más dentro de la pista. Pero todavía no está decidido. Alberto tiene que hacer la planificación. Yo estoy a disposición del club y si pudiera echar un año más lo haría", afirma el futbolista.

¿Veremos al Albacete Fútbol Sala de nuevo en la élite? "Cuando llegó Jesús Corredor a la presidencia lo primero que dijo es que iba a devolver al club a la Liga Nacional, Primera o Segunda. Y que ese era su objetivo principal y que había que ascender sí o sí. La ilusión es esa, luego hay que trabajar y no siempre las cosas vienen bien. Pero la idea es devolverlo a la Liga Nacional", concluye.

Comentarios