miércoles 29/9/21

El Villa de Aranda olió la sangre en su visita al Quabit Guadalajara (25-30)

Y amargó el debut de Rodrigo Reñones, nuevo técnico morado
El Villa de Aranda olió la sangre en su visita al Quabit Guadalajara (25-30) - Fotografía: Rafael Martín
El Villa de Aranda olió la sangre en su visita al Quabit Guadalajara (25-30) - Fotografía: Rafael Martín

Blasgon Bodegas Ceres Villa de Aranda supo aprovechar la ansiedad que vive estos días el Quabit Guadalajara, y amargó el debut de Rodrigo Reñones, nuevo técnico morado, doblegando a su equipo con claridad (25-30).

Conscientes de lo que se jugaban en el envite, saltó a la cancha el Quabit a por su rival, alcanzando pronto una renta de tres goles (5-2). Alberto Suárez, entrenador del Villa de Aranda, detuvo el crono, lo cual surtió efecto, porque sus pupilos consiguieron restablecer pronto las tablas (7-7).

Un parcial de 3-0 devolvió a los alcarreños su preciada diferencia (10-7) que Aranda, con un inspirado Novais como máximo exponente (seis goles en la primera mitad) se ocupó de neutralizar.

La igualdad reinó en los siguientes minutos hasta que, en la recta final del período, un 0-3 infligido por Blasgon/Bodegas Ceres a su adversario, sirvió para que el colista marchara al vestuario dos goles arriba (14-16).

Con Brian Negrete como avanzado en la defensa burgalesa, el ataque morado se atascó aún más, y registró un cero en el primer parcial de la segunda parte.

Con un gol de portería a portería de Luis de Vega, hoy estelar bajo palos, Villa de Aranda alcanzaba los cuatro goles de distancia (15-19).

En ningún momento daba señales el Quabit Guadalajara de poder revertir el resultado, frente a un Blasgon Bodegas Ceres que anotaba con relativa facilidad y cometía pocos errores.

Rodrigo Reñones solicitó tiempo muerto, por dos veces, para tratar de reconducir la situación, pero su rival fue capaz de mantener su ventaja hasta el desenlace del duelo (23-27).

El Quabit probó con una defensa 5-1, adelantando a Dariel García. Acaso sirvió para facilitar el ataque burgalés. En ataque, la ansiedad y los nervios se apoderaron de los alcarreños, que vieron cómo se esfumaba una nueva oportunidad para escapar de la zona de descenso.

FICHA TÉCNICA:

25 - QUABIT GUADALAJARA (14+11): Hombrados (Santamaría); Savini (2), Dariel García (4, 1p.), Gastón (2), Javier Rodríguez (0), Arthur (4, 2p.) y Gallardo (4) -siete inicial-; Paredes (4), Bodí (0), Román (4), Alex López (1) y Tito Díaz (0).

30 – BLASGON/BODEGAS CERES VILLA DE ARANDA (16+14): Luis de Vega (Adrián); Juande (3), Enrique Calvo (0), Megías (1), Javier García López (4), Marqués (6) y Novais (8) -siete inicial-; Brian (1), Souto (3), Nico (2, 2p.), Sukic (1), Elustondo (0) y Miguel Llorens (1).

Parciales: 3-2, 6-5, 10-7, 11-11, 13-12, 14-16 (descanso). 14-17, 16-19, 18-22, 20-23, 23-26, 25-30 (final).

Árbitros: Rafael Alberto García y Alberto Rodríguez. Excluyeron dos minutos a Paredes, por el Quabit Guadalajara, y a Souto por el Blasgon Bodegas Ceres Villa de Aranda.

Incidencias: Partido de la 28ª jornada de la Liga Asobal, disputado en el Palacio Multiusos de Guadalajara, sin público. Se guardó un minuto de silencio en homenaje al fallecido Gojko Vucinic, ex portero internacional y técnico montenegrino.

Comentarios