Gemma Arenas, muy satisfecha de su segundo puesto en el Mundial de Skyrunning

Arenas ha explicado que tuvo "sensaciones bastante buenas desde la salida, en una carrera que fue muy dura, con tres subidas muy largas y tres bajadas técnicas, desde el principio, aunque luego ya se podía correr"
Gemma Arenas, muy satisfecha de su segundo puesto en el Mundial de Skyrunning
photo_camera Gemma Arenas, muy satisfecha de su segundo puesto en el Mundial de Skyrunning

La atleta almagreña Gemma Arenas se ha mostrado muy contenta y satisfecha por haber conseguido la medalla de plata en la prueba ultra del Mundial de Skyrunning, que se ha disputado en Ossola (Italia).

"Me siento muy contenta y satisfecha y más por la dureza de la prueba, por el esfuerzo que tuve que realizar, el sacrificio, en fin, por todo", ha declarado Arenas, después de proclamarse por segunda vez subcampeona del mundo de trail skyrunning, tras acabar en segunda posición un circuito de 57 kilómetros y 3.500 metros de desnivel, que recorrió en un tiempo de 7 horas, 4 minutos y 51 segundos.

Su tiempo solo fue superado por la que ha sido campeona del mundo, la italiana Giuditta Turini, a la que Arenas no ha podido ganar a pesar de que su pretensión era superarla y para ganar el campeonato.

En la edición del año pasado, celebrada en España, Arenas superó a Turini, que acabó tercera, pero esta vez la atleta ultra italiana "se ha mostrado muy fuerte", ha reconocido la corredora de Almagro, y además conoce muy bien en el terreno, porque "no en vano es de allí, de Italia".

Al respecto, Arenas ha comentado que Turini "ha podido entrenar por allí, mientras que yo lo he hecho por la sierra de Malagón, o en la zona de la provincia que nos une con Andalucía, por Sierra Morena, al no tener lugares altos en el páramo manchego".

Y también ha apuntado: "Tengo 43 años y sigo en la élite, hasta que el cuerpo aguante, mientras que están llegando jóvenes muy preparadas".

Con respecto a la prueba, Arenas ha explicado que tuvo "sensaciones bastante buenas" desde la salida, en una carrera que fue "muy dura", con tres subidas muy largas y tres bajadas técnicas, desde el principio, aunque "luego ya se podía correr".

"Eso me penalizaba un poco, pero creo que me he defendido bastante bien", ha subrayado la atleta, que también ha relatado que "en el paso por el segundo pico, a 3.000 metros de altura, hemos pasado mucho frío, lo que también se ha dejado sentir".

Comentarios