martes 14.07.2020

El árbitro suspendió el partido Rayo-Albacete de acuerdo con Seguridad

El Albacete Balompié, abierto a reanudar partido si se garantiza integridad de jugadores
El partido entre el Rayo y el Albacete se suspende por insultos a Zozulya
El partido entre el Rayo y el Albacete se suspende por insultos a Zozulya

El árbitro del Colegio Cántabro José Antonio López Toca, que dirigía este domingo el partido Rayo Vallecano-Albacete, decretó la suspensión después de dos interrupciones para avisar por megafonía de que cesaran los cánticos contra el jugador visitante Roman Zozulya porque en caso contrario podría suspender el encuentro, según recoge en el acta oficial del partido.

En el apartado de "público" y de "otras observaciones o ampliaciones a las anteriores", revela en el acta que la suspensión definitiva se produjo "el día 16/12/2019 a las 00:25, motivado por incidentes del público".

"En el minuto 38:53 de partido", explica, "observé la presencia de una pancarta de grandes dimensiones (aproximadamente de unos 10-15 metros de largo) con el lema “EVITAR QUE UN NAZI VISTA LA FRANJA”, en el fondo de acceso a vestuarios donde se encuentran aficionados del club local, identificados como tales por las banderas e indumentarias que portaban".

"Desde ese mismo fondo", continúa, "se proferían los siguientes cánticos: “El que no baile es un fascista”, “el que no baile es Roman Zozulya”, por lo que en ese minuto 38:53, decidí detener el encuentro y ordenar al delegado de campo, Miguel A. Ortiz Rodrigo, que se debía retirar dicha pancarta, a la vez que le indiqué que se transmitiera a través de la megafonía del estadio un mensaje para que cesaran los cánticos y comportamientos anteriormente descritos". 

Tras emitirse el mensaje la pancarta fue ocultada y se reanudó el partido. "El juego estuvo detenido aproximadamente 50 segundos. En el minuto 42:24, detuve de nuevo el encuentro, ya que desde el mismo fondo se estaban realizando los siguientes cánticos: “Roman Zozulya, un puto nazi”. Por ello, comuniqué al Delegado de Campo que si dichos cánticos no cesaban me vería obligado a suspender el partido. Le indiqué que se transmitiera este mensaje y la posibilidad de suspensión del partido por megafonía". El juego volvió a estar detenido, ahora aproximadamente un minuto y 15 segundos. 

"Al finalizar la primera mitad", relata, "y una vez en los vestuarios del estadio, me reuní con la Coordinadora de Seguridad del Estadio y representantes de ambos clubes. En esta reunión la Coordinadora de Seguridad nos comunicó que las fuerzas de seguridad no podían garantizar la seguridad de los participantes en el encuentro en la actual situación". 

El árbitro consultó la posibilidad de desalojar la zona del estadio donde se habían producido los incidentes para intentar continuar el partido sin público en esa zona, "ante lo que me respondió que no tenían efectivos suficientes para proceder al desalojo", explica. 

"El equipo visitante nos comunicó que el estado de ánimo del afectado y del resto de los jugadores no era el adecuado para continuar el encuentro. El equipo local nos ofreció su total colaboración para buscar cualquier alternativa que hiciera posible la continuación del encuentro. En ese sentido propuso la opción de jugar la segunda mitad del partido a puerta cerrada, si bien, dicha opción quedó descartada por la Coordinadora de Seguridad según se ha descrito anteriormente". 

Tras agotar todas las posibilidades de continuar el encuentro, "y teniendo en consideración la información de la Coordinadora de Seguridad del Estadio sobre la conveniencia de la suspensión definitiva del partido, ya que no podía garantizar la seguridad en el mismo, ni la necesaria protección de los participantes, decido suspender definitivamente el encuentro, comunicándoselo de esta manera a todos los involucrados, quienes lo reciben de manera favorable", concluye el acta arbitral. 

ABIERTO A REANUDAR EL PARTIDO

Por otra parte, el vicepresidente del Albacete, Víctor Varela, se ha mostrado dispuesto este lunes a reanudar el partido contra el Rayo Vallecano suspendido este domingo por los insultos al futbolista ucraniano del conjunto manchego Román Zozulya siempre y cuando se "garantice la integridad" de los jugadores.

"Nosotros no tenemos ningún tipo de preferencia, solo pedimos que se siga disputando el partido, pero que se garantice la integridad de los deportistas. No tenemos ningún tipo de inconveniente", ha señalado el directivo del conjunto manchego tras participar en la Asamblea General de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

El vicepresidente del Albacete ha explicado que el jugador estaba "afectado", que en el campo había estado "llorando" durante la primera mitad y que en el vestuario estaba "mal", lo que fue comunicado por sus compañeros al árbitro, que tomó la decisión de suspender el encuentro "asesorado por la Federación y con el apoyo de LaLiga y de los dos clubes", matizó.

"Hay que agradecer a todas las partes implicadas y creo que es positivo el mensaje de unión de todos ante los hechos que acaecieron ayer", ha agregado Varela.

Por su parte, el entrenador del Albacete, Luis Miguel Ramis, ha indicado respecto a la suspensión del encuentro que "sólo queremos que la gente vaya con sus hijos a disfrutar del deporte y nada más"-.

Los insultos reiterados de una parte de la hinchada franjirroja hacia Zozulia han sido calificado por Ramis de "desagradables" y ha asegurado que la decisión de no jugar "la tomamos con total serenidad y pensando en arropar a nuestro jugador".

El preparador tarraconense del cuadro albaceteño ha insistido en que "en el campo ya veíamos que había que hacer algo, pero no me di cuenta de cómo estaban los jugadores hasta que hablamos en el descanso".

"El vestuario estaba mal y, afortunadamente, hubo comunión de todos para tomar una decisión que quiere reivindicar que sólo haya campos con gente que se ilusione, emocione y vaya con sus hijos a ver deporte, nada más", ha sentenciado.

Roman Zozulia no ha entrenado este lunes con sus compañeros, una ausencia que Ramis ha atribuido a "un golpe en el tobillo", al que ha calificado con "un diez como persona, además de un chico honesto con carácter competitivo".

Por último, ha resaltado que todo lo que ocurrió este domingo "no tiene que afectar al equipo" ni tampoco "desviar" sus objetivos porque el equipo "tiene ganas de seguir haciendo lo que le gusta".

De hecho, el Albacete ya tiene la mente puesta en el encuentro de Copa del Rey que disputa este miércoles en Tudela ante el Tudelano (18:00 horas), que milita en el Grupo II de Segunda B. 

MIEMBROS DE LAS PEÑAS APLAUDEN LA SUSPENSIÓN

De su lado, miembros de algunas de las peñas más representativas del Albacete aplauden la decisión de suspender el partido que este domingo disputó el cuadro albaceteño en Vallecas.

En declaraciones a Efe, Joaquín Garrido, presidente de la Peña Pernales –que cuenta con 24 años de historia- ha opinado este lunes que la decisión fue "acertada" porque los clubes “deben poner límites a los insultos reiterados, cuando surgen de una parte importante de una afición”.

Garrido que ha considerado que, además, el fútbol "no debe mezclarse con la política", ha añadido que es partidario de establecer “sanciones duras para erradicar los graves insultos que a veces reciben los jugadores”.

Aunque es la primera vez en la historia de La Liga que se suspende un encuentro por este motivo, el presidente de la peña Pernales ha opinado que "sentará precedente y aunque nunca se había suspendido un partido, a partir de ahora se debería hacer tanto si es un insulto como un cántico racista", ha expresado.

Garrido ha incidido en que fue "lamentable" lo que le sucedió al ucraniano Zozulia -al que tacharon de "puto nazi"- porque, además, se hizo de manera reiterada, lo que, a juicio de éste, provocó que se tomara esta decisión.

"No fueron un par de personas, sino un graderío entero durante muchos minutos e incluso el árbitro paró el partido por eso, y, aunque desde megafonía se les advirtió de que cesaran en los insultos, continuaron igual", ha denunciado. 

Garrido ha subrayado que su peña lleva "muchos años trabajando para fomentar que el fútbol sea una fiesta, al que poder ir con los niños" y por ello ha lamentado que los pequeños que acudan a ver un partido tengan que oír cánticos de este tipo, que no deben ser proferidos contra "Zozulia ni contra cualquiera". 

Esta peña, englobada en la federación de peñas del Albacete, no ha decidido aún si en el próximo partido -que el Albacete juega en casa- escenificarán su apoyo al jugador y al club de alguna forma específica, si bien ha afirmado que "tanto el jugador como el club saben que tienen el apoyo total de la peña y de condena a la violencia, la xenofobia y el racismo". 

También el presidente de la peña Curva Rummel, Miguel Ángel López García, ha apoyado la suspensión del partido ante el Rayo Vallecano y ha tachado de "nefasto" lo vivido este domingo en Vallecas, porque "el fútbol es un deporte". 

López García ha señalado que, aunque hasta el momento no se había suspendido un partido por insultos a un jugador en el fútbol español, le parece bien que haya ocurrido porque "ya van varios detonantes en otros partidos, que no se han parado y se ha seguido mirando para otro lado", por ello ha aplaudido la decisión adoptada. 

LA PLANTILLA DEL RAYO LO CONDENA

Por último, la plantilla y el cuerpo técnico del Rayo Vallecano ha emitido un comunicado en el que condenan los incidentes que este domingo acarrearon la suspensión del partido contra el Albacete y llaman a "eliminar cualquier tipo de violencia".

"Lamentamos profundamente los hechos acaecidos ayer durante el partido que disputamos frente al Albacete que provocaron la suspensión del encuentro en el descanso del mismo, y que supusieron un gran perjuicio para nuestro equipo y para los aficionados", señala la nota.

La plantilla rayista subraya su apuesta firme por "los valores que representa el deporte, de unión, de solidaridad y de no discriminación a ninguna persona por su raza, su religión o su ideología" y condena "cualquier manifestación de violencia física o verbal contraria a estos valores".

"Reconocemos", advierte, "el gran apoyo y ambiente que la afición del Rayo siempre nos ofrece, que convierte en especial nuestro estadio, pero pedimos que este apoyo incondicional sea siempre desde el respeto al contrario, evitando situaciones que alejan a nuestro club de la esencia del fútbol y de lo que este representa".

Por último, la plantilla del Rayo hace "un llamamiento para eliminar cualquier tipo de violencia, racismo y xenofobia de nuestros estadios de fútbol".

Más información en vídeos 
Comentarios