domingo 5/12/21

El Premio de las Letras reconoce a Merino, maestro de la literatura fantástica

El jurado ha destacado "la inteligencia de sus reflexiones teóricas sobra la ficción" y ha recalcado que José María Merino "es todo un referente para sucesivas generaciones”
José María Merino, Premio Nacional de las Letras 2021 por su "maestría"
José María Merino, Premio Nacional de las Letras 2021 por su "maestría"

Gallego de nacimiento y leonés de corazón, el escritor y académico José María Merino ha ganado este jueves el Premio Nacional de las Letras Españolas 2021, un reconocimiento a su maestría en la literatura fantástica.

El autor, que ha recibido la noticia de su reconocimiento trabajando, ha dicho a Efe que se siente "muy emocionado" por este premio "absolutamente inesperado", un galardón que considera "el premio final" y que le ha llegado a sus ochenta años con una obra terminada, si bien ha anunciado que sacará una novela el año próximo.

Merino se ha felicitado también porque el premio reconozca a la literatura fantástica, un género que "se ha menospreciado durante mucho tiempo", algo que dice no comprender porque "es una parte importante de la imaginación y del mundo de la ficción".

Merino nació en A Coruña en 1941, aunque se le identifica con León, pues allí vivió un largo periodo de su vida, hasta que se trasladó a Madrid, un autor que une este galardón, dotado con 40.000 euros, a reconocimientos como el Premio Nacional de Narrativa y Premio Nacional de la Crítica, entre otros.

El Premio Nacional de las Letras Españolas distingue el conjunto de la labor literaria, en cualquiera de las lenguas españolas, de un autor o autora española, cuya obra esté considerada como parte integrante del conjunto de la literatura española actual.

Y en Merino ha querido reconocer "su maestría y excelencia en la creación de literatura fantástica en las modalidades narrativas de novela, novela corta, cuento y microrrelato", así como "la inteligencia de sus reflexiones teóricas sobra la ficción", lo que le convierte en "todo un referente para sucesivas generaciones".

Sus más recientes obras hablan del cambio climático, los nuevos recursos, el empleo masivo de plástico, la deforestación, la ganadería masiva, el uso de insecticidas y las nuevas tecnologías están transformando la sociedad en lo que considera un regreso a la literatura comprometida para alertar del cambio "profundo, rotundo y peligroso" que afronta el planeta.

Su último libro es "Noticias del Antropoceno" (Alfaguara), 50 cuentos en los que expresa su "desazón" por lo que premio Nobel de Química Paul Crutzen denominó Antropoceno, una nueva era geológica causada por la influencia del comportamiento humano sobre la Tierra y lo hace a través de la sátira, lo fantástico, lo onírico o lo distópico

Cuentos en los que el Papa sueña con la dimisión de Dios, un joven escritor intenta relatar el fin del mundo rural, un hombre busca en las profundidades del mar alejarse de las atrocidades de la superficie o una pareja llega al séptimo continente, formado por la acumulación de plástico.

José María Merino empezó en la literatura en Claraboya, grupo que edita en León la revista con el mismo nombre. Sus primeros libros publicados fueron los poemarios "Sitio de Tarifa" (1972) y "Cumpleaños lejos de casa" (1973).

Unos años después, en 1976, se dio a conocer con "Novela de Andrés Choz", por la que mereció el Premio Novelas y Cuentos. Desde entonces viene alternando la publicación de novelas con la de libros de relatos, poesía y literatura para jóvenes y mereciendo premios como el de la Crítica en 1985 por su novela "La orilla oscura".

Asimismo, logró el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil en 1993 por "No soy un libro" y el Miguel Delibes de narrativa por "Las visiones de Lucrecia"(1996).

A ellos se sumaron después el Ramón Gómez de la Serna de Narrativa en 2004 por "El heredero"; el Premio Torrente Ballester por "El lugar sin culpa", o el Premio de la Crítica de Castilla y León por "El río del Edén" (2012), que mereció también el Premio Nacional de Narrativa.

Colaboró con la Unesco en proyectos educativos para Hispanoamérica y fue director del Centro de las Letras Españolas del Ministerio de Cultura. Es patrono de la Fundación Alexander Pushkin y patrono de honor de la Fundación de la Lengua Española, embajador de Hans Christian Andersen (Ministerio de Cultura de Dinamarca) y fue presidente honorífico de la Fundación del Libro Infantil y Juvenil 'Leer León'.

Miembro desde 2008 de la Real Academia, donde esta tarde ha recibido la noticia mientras asistía a una comisión, es también académico correspondiente de la Academia Panameña de la Lengua y de la Academia Norteamericana de la Lengua Española.

En 2014 fue nombrado Doctor "Honoris causa" por la Universidad de León y en 2015 recibió la Medalla de Honor de la Asociación de Licenciados y Doctores Españoles en los Estados Unidos (ALDEEU).

En su faceta de articulista creó, junto a Juan Pedro Aparicio y Luis Mateo Díez, la figura de Sabino Ordás seudónimo bajo el cual redactó multitud de artículos en el suplemento literario "Pueblo", dirigido por Dámaso Santos.

Comentarios