Los ciclos musicales se erigen este verano como alternativa a los festivales

En casi todos los casos se han apurado los plazos en busca de una ratificación por parte de las administraciones públicas de que estos eventos eran inviables para poder apelar a la cláusula de "fuerza mayor" con sus aseguradoras
Miles de roqueros se preparan para acudir a la cita con el Viña Rock 2013
photo_camera Los ciclos musicales se erigen este verano como alternativa a los festivales

Con la cancelación esta semana de algunos de los pocos gigantes de la música en vivo que quedaban por pronunciarse, queda claro que este volverá a ser un verano sin festivales en España pero no sin música, pues los ciclos musicales (con menos conciertos y más pequeños) se multiplicarán y erigirán en la alternativa segura esta temporada.

El madrileño Mad Cool ha sido este jueves el último en sumarse a la lista de grandes citas pospuestas a 2022 por las restricciones sanitarias que aún impone la covid-19... otro año más, lo que "deja al sector más tocado en todos los sentidos", como reconoce a Efe el codirector de este evento, Javier Arnáiz.

Le precedían esta semana Bilbao BBK Live, Azkena Rock de Vitoria y Rock Fest de Barcelona, que a su vez seguían la estela del Primavera Sound y el Sónar Festival (ambos también en la ciudad condal), el Festival Internacional de Benicàssim (FIB) o el Resurrection Fest de Viveiro (Lugo).

A pocos les ha pillado por sorpresa, sobre todo por el apagón en su actividad mediática desde hace meses, con la excepción de Mad Cool, que hasta hace solo unas semanas aún seguía adelante con su concurso de talentos.

En casi todos los casos se han apurado los plazos en busca de una ratificación por parte de las administraciones públicas de que estos eventos eran inviables para poder apelar a la cláusula de "fuerza mayor" con sus aseguradoras.

MÁS CICLOS QUE NUNCA

Este año, siguiendo el ejemplo del Primavera Sound en 2020, algunos se anticiparon con una oferta alternativa predominantemente nacional y con formato de ciclo al aire libre (uno o dos conciertos al día, público sentado y aforos menores), ampliando además en muchos casos los márgenes de sus artistas habituales.

Sucederá con la cita barcelonesa, que debería haberse celebrado en los primeros días de junio y que ha vuelto a preparar sus Nits del Fòrum del 17 de julio al 17 de septiembre con actuaciones de su cuerda, como Rigoberta Bandini o Los Planetas, y otras como la de Farruquito o La Prohibida.

Raphael será estrella invitada de algunas de estas nuevas propuestas en vivo ideadas por los equipos de festivales como FIB y Mallorca Live! y con otros artistas en muchos casos están en las antípodas de lo que suele ser su oferta habitual.

Así, los baleares tendrán entre el 18 de junio y el 30 de julio referencias tan diversas como Zahara, Iván Ferreiro, Fuel Fandango y Aitana, mientras que la cita castellonense reunirá del 3 al 31 de julio a Pablo Alborán, Rozalén, Vanesa Martín, Mónica Naranjo y Pablo López, entre otros.

En Madrid se apuntaron a la fórmula tanto Río Babel como Tomavistas. Este, reconvertido en Tomavistas Extra, abrirá sus puertas este mismo viernes con Maria Arnal i Marcel Bagès y reunirá hasta el 25 de julio a otros artistas alternativos consolidados y otros muy pujantes como Triángulo de Amor Bizarro, Derby Burrito Motoreta's Kachimba y Califato 3/4.

Río Babel, por su parte, se muda de IFEMA al Wanda Metropolitano del 2 al 31 de julio con una programación también diversa, integrada por La M.O.D.A., Ara Malikian, La Pegatina, Kase O, Juanito Makandé, Bad Gyal, Izal, Funambulista con Marwán, Rayden con Bely Basarte y una batalla de gallos bajo el nombre de Unity Star Nation Freestyle.

"Nosotros valoramos hacer el festival con otro formato más reducido, pero se juntaban dos impedimentos muy concretos: que las restricciones de aforo eran para capacidades muy reducidas, donde el modelo de festival Mad Cool no tenía sentido, y que los artistas internacionales en las últimas semanas han decidido no viajar por Europa y reprogramar todos sus conciertos para 2022", alega Arnáiz.

ALGUNOS ARTISTAS INTERNACIONALES

En un verano de ciclos no podían faltar tres de sus citas más importantes. Por un lado, Starlite Festival de Marbella (Málaga), que a partir del 12 de julio celebrará su décimo aniversario con sorpresas como el retorno a los escenarios españoles de Plácido Domingo o la vuelta de Ella Baila Sola y actuaciones internacionales como las de Camilo, Alan Parsons, Ozuna o Simple Minds.

Con programaciones muy similares, tanto Jardins de Pedralbes en Barcelona como Noches del Botánico en Madrid han logrado rascar también algunas de los pocos conciertos de artistas extranjeros de la temporada. En la ciudad condal, del 1 de junio al 24 de julio, podrá verse por ejemplo a Salvador Sobral, Alan Parsons o Woodkid.

El DJ holandés estará también en la cita madrileña, que del 11 de junio al 31 de julio contará también con Rufus Wainwright y Wynton Marsalis. El resultado en taquilla ha sido tan bueno (45.000 entradas en pocos días y 14 conciertos agotados) que se han duplicado "shows" como los de Love of Lesbian, Fangoria e Iván Ferreiro.

ALGUNOS FESTIVALES VAN A POR TODAS

Afortunadamente, experiencias con seguimiento clínico como el concierto sin distancias celebrado por Love of Lesbian en el Palau Sant Jordi el pasado mes de marzo dibujan un panorama más halagüeño. De 5.000 personas testadas antes y después de la cita, solo se dieron 6 positivos, 4 de las cuales no se contagiaron en el evento.

Siguiendo ese modelo, citas como Canet Rock 2021 han anunciado que reunirán el 3 de julio a 22.000 personas en el Pla d'en Sala de Canet de Mar (Barcelona), sin distancia de seguridad pero con mascarilla y test de antígenos hecho el mismo día.

Igualmente el festival Cruïlla (8, 9 y 10 de julio) pretende hacer test de antígenos a todos los asistentes, 25.000 personas, en las seis horas previas al inicio de los conciertos, como un anticipo del retorno a la normalidad que la extensiva vacunación hace cada vez más real.

En esa carrera, los festivales más tardíos esperan que el tiempo juegue a su favor, como el Dcode madrileño de septiembre, que según sus responsables sigue en pie, o el Viña Rock de Villarobledo (Albacete), que en 2021 se celebrará en octubre.

"Todos sabemos que en 2022 sí se van a realizar los festivales como se conocían antes de la pandemia y estamos planificando, reprogramando, generando nuevas fórmulas y modelos para salir más fuertes y con mas ilusión que nunca", apostilla Arnáiz.

Comentarios