Karmento: "Me di cuenta de que no debía tener miedo a la palabra folclórica"

Karmento regresa con 'La Serrana', homenaje a las mujeres de su pueblo, Bogarra (Albacete)
Karmento regresa con 'La Serrana', homenaje a las mujeres de su pueblo, Bogarra
photo_camera Karmento regresa con 'La Serrana', homenaje a las mujeres de su pueblo, Bogarra

A su paso por Benidorm Fest 2022, contexto aparentemente poco permeable a la música de raíz, Karmento comprobó que su propuesta en ese registro conectaba con el público y se animó a "abrir la puerta" del todo con 'La Serrana', su nuevo disco, en el que no duda en proclamarse con orgullo "una folclórica".

"Es algo que tenemos asociado a figuras con mucho peso e historia y durante un tiempo, para describir este álbum, pensamos hablar por pudor de neofolclor, que parece un refugio menos arriesgado, pero me di cuenta de que no debía tener miedo a la palabra, porque si algo caracteriza al folclor es que evoluciona con la gente", explica a EFE la artista.

Se la escucha exultante, confiada y orgullosa del paso adelante dado al acentuar sus raíces en su segundo álbum, publicado este viernes tras 'Este devenir' (2020) y que, gracias a la producción de Joel Condal, conjuga sonidos vanguardistas con lo que parece una postal de su lugar de nacimiento: Bogarra, en la Sierra del Segura.

"Hay algo que te da nacer al lado del agua, que es entender que la vida fluye, un mensaje sobre la conexión de la vida de la gente, de que todos vivimos lo mismo, porque el agua, que puede parecer una barrera, acaba siendo un río que pasa por muchos lugares", cuenta.

En 'La Serrana' la fuente de inspiración no puede ser más cercana, porque se ha basado en su propia experiencia, "en el saber del pueblo y las historias que se transmiten desde hace muchísimo tiempo", en el de su madre, su tía y sus amigas también y, como una trovadora, le da forma para cantarlo a pleno pulmón.

"Y confío en que se entienda en entornos más urbanos, porque, si no se entiende este disco, no sabría qué contar. Para mí tiene la calidad, la proyección y la universalidad para hacerlo, porque incluso en las ciudades exista esa conexión con la idea de refugio y de comunidad pequeña que te critica y a la vez te quiere", afirma convencida.

Como en aquellos parajes verdes "como de fábula" en los que se crio, es en general un trabajo luminoso y, como puede apreciarse en cortes como el que da título al álbum, muy armado instrumentalmente a partir de una esencia trabajada con guitarras y guitarros.

"También de coros, en cuanto esas voces que no dicen nada y lo dicen todo con un 'lo-lo-ló', porque hasta los que no saben cantar quieren poder cantar", añade.

En ese sentido, tenía mucha coherencia que en la grabación participara la Banda Municipal de Bogarra, concretamente en el tema 'Me dio pelusa'.

"Es una de las que más cariño me producen, porque me toca el corazón profundo de lo que he mamado a nivel musical", confiesa al señalar cómo esas bandas de pueblo ayudan a generar "conciencia de grupo" y a fomentar "el traspaso intergeneracional".

En estos senderos de luz densa también hay páramos de sombras y de conjuro, como se aprecia en 'Fangos', que arranca con un fraseo entre el rap y el exorcismo y que responde a una transformación personal, "entre pasar de la toxicidad y el mono de un deseo a aprender a querer de otra manera".

"Muchas canciones que tenía empezadas encontraron su final del camino en 'La Serrana'. Pasó con esta, de la que tenía un estribillo que creé de manera natural en un momento de mi vida en que estaba volviendo a amar a los hombres tras una relación complicada de hace años", revela.

Liberada de la guitarra en esta gira, que cede a una nueva integrante de la banda que la acompaña (ahora un cuarteto), Karmento se dispone a "cantar y actuar más" en esta gira de presentación de 'La Serrana', que presentará el próximo 23 de febrero en el Teatro Eslava de Madrid.

Posteriormente, le aguardan como la sala Wolf de Barcelona (24 de febrero), el Teatro Circo de Albacete (5 de abril), el Teatro de las Esquinas de Zaragoza (10 de mayo) o la Sala X de Sevilla (11 de mayo).

Comentarios