El Museo del Greco expone dos cuadros del desaparecido retablo de Pedro Orrente

Por primera vez se exponen juntos estos dos cuadros desde que se desmontó el retablo
La directora del museo de El Greco, Rosa Becerril, en la presentación de la exposición en la que se exponen juntos, por primera vez, los cuadros ‘La Adoración de los pastores’ (d) y ‘La Anunciación’, del pintor barroco Pedro Orrente - EFE/ Ismael Herrero
photo_camera La directora del museo de El Greco, Rosa Becerril, en la presentación de la exposición en la que se exponen juntos, por primera vez, los cuadros ‘La Adoración de los pastores’ (d) y ‘La Anunciación’, del pintor barroco Pedro Orrente - EFE/ Ismael Herrero

El pintor barroco Pedro Orrente, figura destacada de la escuela toledana del siglo XVII, recibió en 1622 el encargo de pintar un retablo para la iglesia de la Purísima Concepción de Murcia; aquel retablo se desmontó en el siglo XVIII y ahora, por primera vez, el Museo del Greco de Toledo expone dos de los ocho cuadros que tenía.

Cuando el retablo de aquella iglesia murciana se sustituyó por otro con una imagen de una Inmaculada de Francisco Salzillo, que, a su vez, fue destruido en 1931, las pinturas originales de Pedro Orrente pasaron a la familia Fontes, que eran patronos de la capilla, y con el paso del tiempo acabaron dispersas y varias de ellas están perdidas.

En concreto, el cuadro ‘La Adoración de los pastores’ fue vendido en 1929 al Museo de Bellas Artes de Murcia y ‘La Anunciación’ forma parte de la Colección Cuenca Santo: éstos son los dos cuadros que están expuestos en el Museo del Greco hasta el 31 de marzo de 2024.

Pedro Orrente (Murcia 1580 - Valencia 1645) estuvo vinculado a Toledo en distintos momentos de su vida, ciudad en la que se formó -estuvo, por ejemplo, en el año 1600- y donde residió entre 1626 y 1631.

Junto a sus coetáneos Luis Tristán y Juan Sánchez Cotán, Orrente fue protagonista de la escuela de pintura toledana del siglo XVII, y en Toledo dejó numerosas obras en la Catedral y en conventos, capillas y ermitas.

El retablo encargado por la orden franciscana a Pedro Orrente el 17 de octubre de 1622 incluía cuatro cuadros: 'La Adoración de los pastores', 'La Anunciación', 'La Adoración de los Reyes Magos' y 'La Asunción de la Virgen'.

En 1639 se encargó al pintor Lorenzo Suárez la finalización del retablo con otros cuatro lienzos, ‘La huida a Egipto’, ‘Jesús entre los doctores’, ‘La Purificación’ y ‘La Circuncisión’, y se añadieron cuatro evangelistas para el banco.

GRAN AMIGO DEL HIJO DEL GRECO

La directora del Museo del Greco, Rosa Becerril, ha resaltado este lunes, en la presentación de la exposición, que por primera vez se exponen juntos estos dos cuadros desde que se desmontó el retablo, y ha hablado de la evolución que tuvo Orrente, un pintor viajero y muy conocido en su época, que conoció al Greco y, en particular, tuvo una amistad profunda con su hijo, Jorge Manuel Theotocópuli, e incluso fue padrino de dos de sus hijos.

Orrente se formó en Toledo y en Italia con el maestro Leandro Bassano, por lo que también fue conocido como 'el Bassano español', y tuvo influencia de pintores venecianos aunque con un estilo "muy particular", ha señalado Becerril, en el que prima el naturalismo y el costumbrismo.

En relación con la exposición de los dos cuadros de Orrente el Museo del Greco va a llevar a cabo, ya en 2024, distintas actividades culturales y educativas.

Comentarios