El Museo del Greco de Toledo difunde la obra de Artemisia Gentileschi

El Museo del Greco en Toledo celebra la Noche Toledana con música clásica y papiroflexia
photo_camera El Museo del Greco de Toledo difunde la obra de Artemisia Gentileschi

El Museo del Greco, en Toledo, va a explicar este sábado 22, en una visita gratuita, previa reserva, la obra de Artemisia Gentileschi, una de las pocas mujeres pintoras de reconocida calidad en el Renacimiento-Barroco, y en concreto su cuadro 'María Magdalena como Melancolía'.

Desde el pasado 8 de marzo, con motivo del Día Internacional de la Mujer, el Museo del Greco expone este cuadro que es propiedad de la Catedral de Sevilla y que está expuesto en Toledo hasta el 4 de junio.

La actividad 'El Museo enseña' se centrará el sábado en el 'María Magdalena como Melancolía' de Artemisia Gentileschi' (1593-1656), que es gratuita previa reserva, según ha informado el Museo.

La obra es una de las tres que se conservan en España de Gentileschi, pintora italiana que siguió la trayectoria estilística de Caravaggio y que en estas últimas décadas se ha convertido en un modelo de luchadora por los derechos femeninos y contra las injusticias por causa de su condición de mujer.

Hija del también pintor Orazio Gentileschi, comenzó su aprendizaje en el taller familiar y su padre confió su formación a un pintor de su entorno, Agostino Tassi, que la violó y la llevó a un tormentoso juicio por dicha causa, un escándalo que marcó bastantes aspectos de su vida.

Consiguió superar, no obstante, múltiples obstáculos por su condición de mujer y alcanzó hitos como ser la primera mujer en ingresar en la prestigiosa Accademia del Disegno de Florencia.

Después, volvió a Roma, donde consiguió entrar en la Accademia dei Desiosi, y de allí viajó a Venecia, donde permaneció hasta 1630.

Sus siguientes destinos fueron Nápoles, Londres y, de nuevo, Nápoles donde falleció, quizá a causa de la peste que la asoló en 1656.

La trayectoria y memoria de Artemisia Gentileschi se olvidó durante trescientos años e incluso algunas de sus obras fueron atribuidas a otros pintores de su generación, hasta que fue redescubierta en el siglo XX.

Su estilo se enmarca en los nuevos vientos de cambio que propició Caravaggio y entre sus obras más conocidas hay escenas bíblicas (Judith decapitando a Holofernes), personajes mitológicos (Clio, musa de la historia, Venus y Cupido), diversas alegorías, autorretratos y pinturas de temática religiosa, como las tres que se conservan en España: 'El nacimiento de San Juan Bautista' (Museo del Prado), 'Virgen con el Niño y un rosario' (El Escorial) y 'María Magdalena como Melancolía' (Catedral de Sevilla).

El cuadro que hasta junio está en Toledo es una alegoría que representa a una mujer de gran belleza vestida a la usanza de la época y sentada sobre un sillón frailero típico también del XVII.

Reclinada sobre su mano derecha -que sujeta un gran mechón de su cabello- y apoyada en el reposabrazos del sillón, sin más ambientación y adornos que un cortinaje a su espalda y el tarro de las esencias identificativo del personaje, se aprecia el momento melancólico que sucede a un intenso lloro, según describe el Evangelio.

Comentarios