martes 18/1/22

Miguel Hernández, sus amigos talaveranos y la revista ‘Rumbos’ que los unió

También mantuvo amistad con el poeta Rafael Morales (1919-2005), que ganó el Premio Nacional de Literatura en 1954 y abrió la colección Adonáis con sus ‘Poemas del toro’
Miguel Hernández, sus amigos talaveranos y la revista ‘Rumbos’ que los unió
Miguel Hernández, sus amigos talaveranos y la revista ‘Rumbos’ que los unió

El poeta Miguel Hernández fue amigo de varios talaveranos a los que conoció en el ambiente cultural y literario de Madrid, en particular del escultor Víctor González Gil, que editó en su ciudad natal, Talavera de la Reina, la revista 'Rumbos' en la que Miguel Hernández publicó por vez primera su poema 'Pastora de mis besos'.

También mantuvo amistad con el poeta Rafael Morales (1919-2005), que ganó el Premio Nacional de Literatura en 1954 y abrió la colección Adonáis con sus ‘Poemas del toro’, y que, precisamente, publicó sus primeros poemas, siendo adolescente en 'Rumbos'. Y con el ceramista y crítico literario Emilio Niveiro Díaz (1919-1993), que coincidió con Miguel Hernández en la revista 'El Sol'.

En 2010, en el centenario del nacimiento del poeta de Orihuela, un grupo de docentes del Centro de Profesores y Recursos de Talavera de la Reina se sumaron a los muchos actos de homenaje que hubo en todo el país resucitando la revista 'Rumbos' y, de forma paralela, analizaron su contenido, el momento convulso en el que surgió y las relaciones de amistad que se fraguaron en las colaboraciones.

Ahora, a finales de 2021, el Ayuntamiento de Talavera de la Reina ha reeditado los nueve números de esta revista cultural, publicados entre los años 1935 y 1936, y el libro que reúne el trabajo del grupo de profesores bajo la coordinación de Pablo Rojas.

El director de 'Rumbos' fue Víctor González Gil (1912-1992), que se había formado en la Escuela de Arte de Toledo y en la Escuela Superior de Bellas Artes de Madrid y que solía acudir a la tertulia de Ramón Gómez de la Serna los sábados por la noche en Madrid, donde conoció e hizo amistad con Miguel Hernández, Pablo Neruda o Vicente Aleixandre, entre otros.

En una carta que Miguel Hernández escribió a su novia Josefina Manresa el 6 de diciembre de 1934 ya habla de González Gil, “un escultor que quiere hacerme un busto”, apunta el poeta, y esa amistad continuó después de la guerra civil ya que cuando Miguel Hernández fue puesto en libertad, tras ser detenido en Portugal, Víctor González Gil lo acogió en su casa de Madrid.

Allí estuvo un mes, según contó González Gil en una entrevista en el Diario Montañés en 1977, pero el poeta decidió marcharse a Orihuela en contra de las recomendaciones de su amigo: “Yo le aconsejé que no lo hiciera, pero se empeñó”, dijo el escultor.

‘PASTORA DE MIS BESOS’

Se publicaron nueve números de la revista 'Rumbos', entre los años 1935 y 1936, y en la primera página del segundo número (15 de junio de 1935) publica Miguel Hernández su poema ‘Pastora de mis besos’. Medio año más tarde, en enero de 1936, se publicó ‘El rayo que no cesa’, que incluye ‘Pastora de mis besos’.

Este soneto de Miguel Hernández tiene pequeñas variaciones entre la edición primera en Talavera de la Reina y el libro editado en Madrid en 1936, diferencias en tres versos y en signos de puntuación.

En este mismo número 2 de 'Rumbos' publica Rafael Morales su primera poema, ‘El ciprés’, cuando apenas tenía 15 años.

Los primeros cinco números de la revista tuvieron periodicidad mensual (entre mayo y septiembre de 1935) y siempre salieron el día 15; los cuatro restantes fueron quincenales y se publicaron en 1936, el 15 de mayo, el 1 de junio, el 15 de junio y el 1 de julio.

ADIÓS A DOS POETAS

No es casual que se hayan reeditado ahora las revistas y el libro que recoge la aproximación de Miguel Hernández con Talavera de la Reina, ya que este año la ciudad ha perdido a dos poetas reconocidos y queridos, Joaquín Benito de Lucas, que falleció el 18 de mayo a los 86 años, y Pedro Tenorio, que murió el 25 de abril a los 68 años.

Una obra inédita de Tenorio, el libro de poemas 'El río su derrota y el remero', también se ha publicado en este final de año en la Colección Melibea, y Benito de Lucas, Hijo Predilecto de su ciudad, ha recibido un homenaje en forma de mesas redondas y una magnífica exposición sobre el poeta Pedro Salinas que está abierta hasta enero en el centro cultural Rafael Morales.

Desde este pasado verano, un parque junto al río Tajo, en Talavera de la Reina, lleva el nombre de Joaquín Benito de Lucas.

Comentarios