Rozalén: “Tengo miedo a que me olviden. Tengo mucho que contar y cantar”

La cantautora ha sido entrevistada por la escritora y periodista Ángela Labordeta en el ciclo 'El tiempo de las mujeres' de la Universidad de Zaragoza
Rozalén presenta 'Matriz': "Me he sentido muy patriota con este disco"
photo_camera Rozalén: “Tengo miedo a que me olviden. Tengo mucho que contar y cantar”

La cantante Rozalén, quien ha asegurado que le gusta la etiqueta de cantautora, ha reconocido esta tarde en Zaragoza que tiene "miedo" a que la gente la olvide porque todavía tiene "mucho que contar y cantar".

La artista, que ha sido entrevistada por la escritora y periodista Ángela Labordeta en el ciclo 'El tiempo de las mujeres' de la Universidad de Zaragoza, ha compartido su historia vital, cuando era "una niña sin habitación" y sus padres tenían una relación "complicada" por ser él sacerdote, así como cuál es el origen de su anhelo de libertad.

"Fui libre en la infancia cuando estaba en el pueblo asalvajada. Ahora no, escribo cosas con mucho miedo y a veces siento que me autocensuro. Mis primeras canciones las escribía para mí, pero ahora soy consciente de que van a ser muchos los que las escuchan", ha compartido.

Rozalén ha indicado que el Pirineo aragonés es uno de sus "lugares favoritos del mundo" y que el prado verde de su canción 'La puerta violeta' está en Bujaruelo, en Huesca. "Coméis bastante bien, las fiestecicas también me gustan y los artistas, además de ser grandes amigos, tienen un talento maravilloso. Sois gente muy noble y buena", ha sostenido.

La albaceteña, autora de canciones como 'Girasoles' o 'Que no, que no', ha recordado su vínculo con Aragón, con La Ronda de Boltaña y con José Antonio Labordeta, además de con su abuela, quien no se alegraba de su fama y que decía “que no me iba a traer nada bueno” pero quien ha sido “la mayor referente y ejemplo de vida”.

“Este nuevo disco habla de amor y pérdidas como la de ella. Me he dado cuenta de que la vida se está llevando parte de la raíz del árbol que me sostiene. Hablaré de amor porque, aunque me cuesta mucho decir te quiero, a veces hay que mostrar la cara amable de la vida”, ha detallado.

Para ella, quien ha defendido que las musas te tienen que pillar trabajando y que "lo más importante de los premios es lo que provoca en tu gente", su "gran defecto" es la hipersensibilidad aunque le ayuda en el "ejercicio de empatía" que lleva a cabo cuando compone.

Al compartir la importancia del psicólogo en su vida "para aprender a gestionar el éxito y los haters", Rozalén ha apuntado que de primeras sentía que el mundo entero la odiaba porque “lo destructivo hacía más ruido que todo lo bueno que estaba viviendo”.

Del mismo modo, la cantautora ha hecho hincapié en que “siempre hay que tener en cuenta que la ilusión es lo que te hace andar y hay que ver cuál es la que te hace aferrarte en cada momento”.

En cuanto a la presencia de las mujeres en la industria de la música, Rozalén ha afirmado que, aunque "el porcentaje de mujeres cantautoras visibles sigue siendo ridículo", "las cosas más interesantes las están haciendo ellas". "Tenemos grandes ejemplos con Rosalía, Zahara, Rigoberta Bandini, Ainoa Buitrago...", ha dicho.

Asimismo, ha añadido que cada vez entiende “menos” que la gente quiera vivir en una gran ciudad porque “la calidad de vida es muy diferente”. Sin embargo, ha denunciado que “es normal que la gente no quiera ir si no hay centros de salud cercanos, como mínimo, y esas chispas”.

A este acto, dentro de un ciclo que pone en valor el trabajo de mujeres referentes, han acudido también La Ronda de Boltaña, el cantante Kase 0, el cineasta Gaizka Urresti, el escritor José Luis Melero y la familia Labordeta, como Juana de Grandes.

Comentarios