La figura del rey Alfonso X El Sabio, antecedente del Renacimiento

Su labor política, científica y humanística fueron una especie de espejismo renacentista en pleno siglo XIII, y aunque sus avances no cuajaron y no hallaron continuidad, de algún modo anunciaron ya el esplendor renacentista
El Museo de Santa Cruz de Toledo expone un privilegio del rey Alfonso X El Sabio
photo_camera La figura del rey Alfonso X El Sabio, antecedente del Renacimiento

Prosiguió las campañas de reconquista de su padre, fundó la Escuela de Traductores de Toledo, desarrolló una ingente labor intelectual y jurídica, con la que apoyó sus aspiraciones de emperador y, según uno de sus últimos biógrafos, Adolfo de Mingo Lorente, la figura de Alfonso X El Sabio fue un anticipo del Renacimiento.

Su labor política, científica y humanística fueron una especie de espejismo renacentista en pleno siglo XIII, y aunque sus avances no cuajaron y no hallaron continuidad, de algún modo anunciaron ya el esplendor renacentista, según ha explicado a Efe De Mingo Lorente, quien con motivo del VIII Centenario de su nacimiento ha publicado "Alfonso X El Sabio" (La Esfera de los Libros).

De Mingo Lorente no sólo se ocupa de la vida y de la obra del Rey Sabio sino también de cómo se ha recogido su imagen en los últimos cinco siglos y sobre todo en los dos últimos, "desde la óptica de nuestros días".

En esa visión actual ha destacado que existen muy pocas aproximaciones audiovisuales al personaje, y ha puesto como ejemplo el documental del cineasta primitivo Pérez, "Alfonso X y el Reino de Murcia", de 1984, en el que actor Luis Prendes interpretó al monarca y otro papel correspondió a Antonio Ferrandis.

De Mingo Lorente también ha recurrido al cine para destacar los personajes tan interesantes con los que Alfonso X se rodeó durante su reinado, ya que él mismo armó caballero al rey Eduardo de Inglaterra, que era su primo y que fue enemigo acérrimo de los escoceses, como cuenta la película "Braveheart".

"Su abuela Berenguela fue una mujer de una mentalidad política muy fuerte, como un antecedente de Isabel la Católica", ha destacado también biógrafo antes de referirse a la princesa Cristina de Noruega, que se casó con el Infante don Felipe, hermano del Rey Sabio, y que "murió de melancolía", entre otros personajes atractivos de la época.

De Mingo Lorente, que es secretario técnico de la exposición "Alfonso X: El legado de un rey precursor", que podrá verse en el Museo de Santa Cruz de Toledo entre marzo y junio próximos y que reunirá 180 piezas de 50 prestadores nacionales e internacionales, ha asegurado que el Rey Sabio ha sido uno de los más conmemorados, tanto por su nacimiento como por su coronación u otros acontecimientos de su reinado.

Estas conmemoraciones, según el biógrafo, han servido para ir matizando algunos "tópicos" que pesaban sobre su figura, como que todas las "Cantigas" o las innovaciones jurídicas de su reinado se debieran a su mano, o que fuera él quien incorporó el romance como lengua administrativa, lo cual su padre Fernando III ya empezó a hacer con un fin práctico, ya que reinó en un territorio muy grande que iba desde Galicia a las recién incorporadas Sevilla, Córdoba y Jaén, y no en todas partes se entendía el latín.

A otra "solución práctica" ha atribuido el biógrafo la creación por parte de Alfonso X de las Atarazanas de Sevilla, astilleros medievales con las que se evitaría trasladar la flota del Cantábrico cuando fuese precisa esta fuerza en las costas de Cádiz.

"Sevilla es una ciudad que siempre le tuvo cariño, y donde murió cuando el resto del reino le dio la espalda", ha señalado De Mingo Lorente, quien dedica un epígrafe de su biografía a esta relación que se recuerda en el escudo de la ciudad, con el criptograma que une las sílabas "no" y "do" con una madeja de hilo en medio, con el significado de "No me ha dejado".

También en Sevilla vive y ha desarrollado su labor académica el catedrático Manuel González Jiménez, al que ha considerado el mayor especialista en Alfonso X, y Sevilla es sede del Cabildo Alfonso X El Sabio, asociación cultural que cada mes de abril celebra el aniversario de la muerte del monarca con una entrega de premios a los mejores expedientes académicos de Historia de la Universidad de Sevilla.

Comentarios