El Gobierno tiene en cuenta a las series en la nueva Ley del Cine

Cultura iniciará a partir de ahora una nueva ronda de contactos con representantes del sector, tras lo cual el texto volverá al Consejo de Ministros e iniciará su tramitación parlamentaria como Proyecto de Ley
El ministro de Cultura y Deportes, Miquel Iceta, durante la rueda de prensa del Consejo de Ministros
photo_camera El ministro de Cultura y Deportes, Miquel Iceta, durante la rueda de prensa del Consejo de Ministros

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el anteproyecto de ley del cine que pretende equiparar cine y series en la concesión de las ayudas a la producción, que dependerán de que los Presupuestos Generales del Estado sean más generosos con una industria que devuelve con creces lo que recibe.

Así lo ha señalado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros el responsable de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, que ha recordado que desde 2007, cuando se aprobó la ley actualmente en vigor, "se han producido importantísimos cambios en el mundo audiovisual y digital" y "el sector nos pedía una adaptación a la nueva realidad".

Asociaciones de productores, exhibidores y distribuidores han pedido tiempo para poder hablar con Efe sobre la ley, ya que contiene novedades que merecen análisis en profundidad; a título personal, algunos productores consultados por Efe encuentran de salida puntos "buenos", como declarar Bien de Interés Cultural (BIC) a la Filmoteca Española.

La novedad de las ayudas a las series mientras sigue aún pendiente la Ley General de Comunicación Audiovisual, inquieta por el modo en el que se lleve a cabo su distribución y por la reacción de las poderosas plataformas internacionales.

Sí han destacado de este anteproyecto la novedad sobre la obligación de informar sobre datos de visionados, un secreto que complicaba, entre otras cosas, los derechos posteriores de autor.

El anteproyecto está ya en manos de las asociaciones más representativas del sector, PATE, AECINE, PROA, FECE Y FEDICINE, así como de los creadores e industrias de contenido, con los que Iceta se ha comprometido a seguir dialogando para enriquecer el texto.

Después, el texto volverá al Consejo de Ministros e iniciará su tramitación parlamentaria como Proyecto de Ley. El objetivo es que la nueva ley entre en vigor en el último trimestre de 2023.

El ministro ha dicho que buscará colaboración y ayuda económica "donde haga falta" y ha pedido, en general, "no ser cicateros" con una industria que "devuelve con creces lo que recibe".

El Ministerio espera que las ayudas al sector se vean reforzadas este año con los fondos europeos, hasta alcanzar un total de 101,7 millones de euros -frente a los 70 millones del año pasado, al sumarse fondos europeos-, pero la ley no incluye cifras puesto que dependen de los Presupuestos.

El título de la ley, elaborada a propuesta de Iceta y de la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, se amplía para dar "un mensaje de globalidad a una industria diversa, está el cine y la televisión, las series, las plataformas y las salas de cine", según Iceta.

Entre las principales novedades destaca la ampliación de las convocatorias de ayudas a toda la cadena de valor del sector audiovisual, lo que incluye a las plataformas, y la protección del patrimonio.

Iceta ha subrayado además que, a menudo, los productores de series y de películas son los mismos y que la calidad de la ficción televisiva es muchas veces equiparable a la cinematográfica, como por ejemplo "La Fortuna", de Alejandro Amenábar.

Entre las nuevas ayudas, habrá dinero para laboratorios e incubadoras de creación y desarrollo de proyectos audiovisuales, a la distribución internacional, a la participación en eventos audiovisuales internacionales y para las Spanish Screenings XXL.

Todas las ayudas valorarán de forma transversal, en todas sus convocatorias, el fomento de la igualdad de género, la sostenibilidad e impacto ambiental, la contribución a la transición digital y la incorporación de medidas de accesibilidad universal.

Otro de los principios en que se apoya la reforma es la puesta en valor del patrimonio audiovisual, que se aborda de una forma más amplia.

La ley contempla la creación del Consejo Estatal de la Cinematografía y la Cultura Audiovisual con el fin de fortalecer la cooperación público-privada y establecer políticas públicas, de alfabetización audiovisual o patrimonio, entre otras.

Dicho consejo tendrá la obligación de elaborar y publicar un Plan estratégico para la cinematografía y la cultura audiovisual cada 4 años, así como informes anuales sobre las medidas impulsadas y sus resultados.

Esta ley, junto con la Ley General de Comunicación Audiovisual, en trámite parlamentario, son reformas incluidas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) del Gobierno que, entre otras cosas, aspira a convertir España en un "hub audiovisual internacional" y a aumentar la producción audiovisual en España un 30% mediante la movilización de 1.603 millones de euros.

Comentarios