Pablo Maqueda disecciona la cruda realidad del ciberacoso en "La desconocida"

Un thriller cosido con mimbres de crónica cotidiana, que roza el horror justamente por eso
Pablo Maqueda disecciona la cruda realidad del ciberacoso en "La desconocida"
photo_camera Pablo Maqueda disecciona la cruda realidad del ciberacoso en "La desconocida"

Pablo Maqueda, productor, guionista y director de cine, autor del exquisito documental "Dear Werner" (2020), acaba de terminar el rodaje de su primer largometraje de ficción, "La desconocida", un thriller cosido con mimbres de crónica cotidiana, que roza el horror justamente por eso.

"La pura realidad es lo que da miedo", afirma el madrileño en una entrevista telefónica con Efe realizada en un descanso del montaje de este filme que es un profundo estudio de la personalidad humana y de su capacidad para esconder al monstruo que lleva dentro.

Porque la cinta habla del "grooming", término en inglés que define el acoso y abuso sexual por internet por parte de un adulto que, poco a poco, se gana la confianza de un menor mediante engaños para implicarle en actividades sexuales.

Hace siete años Maqueda se "enamoró" de una obra de teatro del dramaturgo almeriense Paco Bezerra, que, con ese título, "Grooming", dio la vuelta al mundo.

"Me encantó, me pareció un material muy poderoso que ya era muy cinematográfico en su esencia teatral, con poquitos personajes, pero contenía un encuentro entre el ciberacosador y la menor acosada que me pareció una apuesta muy interesante para jugar con el público y tenerle atado a la butaca", comenta Maqueda con Efe.

Tras años de empecinado trabajo, y después de aliarse con la productora y guionista Haizea G. Viana y el propio Bezerra en la construcción del guion, este director de documentales tan minuciosos como "All the women" (2012) puede decir que lo ha conseguido.

Rodada entre Madrid y Albacete, una ciudad "anclada en el tiempo con muy poca globalización" que le venía tan bien a la película, señala Maqueda, "La desconocida" es "una apuesta muy 'hitchcockiana' de la que no podemos contar mucho, porque queremos que el espectador llegue a ella lo más virgen posible".

También es un estudio de personajes "muy complejos", a lo que coopera "un casting increíble", señala Maqueda, encabezado por Manolo Solo, de nuevo nominado este año al Goya por "El buen patrón", y Laia Manzanares, candidata al Max de teatro, protagonista también de "Alegría".

Manzanares es Carolina, una adolescente a la que Leo (Solo), haciéndose pasar por un menor, ha grabado a través de la webcam; ambos deciden verse cara a cara en un céntrico parque y lo que parece el juego del gato y el ratón se va convirtiendo en la historia del cazador cazado.

"El thriller es un género que está muy arquetipado en el cliché estético y en la atmósfera y yo lo que he querido es hacer una apuesta puramente thriller pero con una atmósfera muy real, casi documental; esto es lo que creo que va a sorprender más al espectador", considera.

Por eso, dice, el protagonista, Leo (Solo) no es "un villano de libro, es que puede ser cualquier persona con la que te cruzas por la calle: cualquiera puede arrastrar un secreto terrible. Y eso lo visualizamos en un Madrid luminoso, soleado, a plena luz del día".

"Por supuesto que tiende al género -afirma Maqueda-, esta es una apuesta clara que va al gran público: género anclado a la realidad desde el más puro estilo documental", explica, un modo de narrar para el que madrileño no es capaz de encontrar referentes.

Obviamente, dice, Michael Haneke ("Amor", 2012, "La pianista", 2001) le ha influido mucho, pero a diferencia del lenguaje académico del alemán, y de su cine 'de autor', afirma que "La desconocida" nace con "una vocación 'mainstream' y para el gran público", si bien con una mirada documental que "choca" y llamará la atención, espera.

"Quiero que la cinta haga reflexionar y pensar que cada persona puede esconder un potencial agresor y eso es de lo más terrorífico que puede haber", dice.

Cuenta, además, en el reparto con Eva Llorach y Blanca Parés, con Marta Velasco en el montaje y con Santiago Racaj en la dirección de fotografía.

Comentarios