martes 18/1/22

La Endiablada de Almonacid aspira a recuperar la declaración de Interés Nacional

La Endiablada de Almonacid del Marquesado (Cuenca), catalogada como fiesta de Interés Turístico Regional, aspira a recuperar la declaración como evento de Interés Turístico Nacional a lo largo de este año 2016, y que ya ostentó en los 60

La Endiablada de Almonacid del Marquesado (Cuenca) aspira a recuperar la declaración de Interés Nacional
La Endiablada de Almonacid del Marquesado (Cuenca) aspira a recuperar la declaración de Interés Nacional

La Endiablada de Almonacid del Marquesado (Cuenca), catalogada como fiesta de Interés Turístico Regional, aspira a recuperar la declaración como evento de Interés Turístico Nacional a lo largo de este año 2016, un reconocimiento que ya ostentó entre las décadas de los 60 y los 80 del pasado siglo, según ha recordado el alcalde del municipio, Álvaro Martínez.

En declaraciones a Europa Press, Martínez ha afirmado que la candidatura volverá a presentarse después de que el consistorio se viera obligado a retomar "todos los expedientes" tras esperar "diez años, como exige la ley" y por cuestiones "administrativas y de cambio de competencias de las Comunidades Autónomas".

A su juicio, la Endiablada "debe estar ahí, entre las fiestas de Interés Turístico Nacional", ya que, ha defendido, "cumple con todo lo que establece la normativa" y miles de visitantes cada año "se sienten atraídos por su singularidad" y por el hecho de que haya conseguido "guardar su esencia a lo largo de muchos siglos" pasando "de generación en generación" como acompañamiento a la procesión de la patrona de Almonacid, la Virgen de la Candelaria.

No se tiene constancia de sus inicios, pero existen estudios, "datados incluso antes de la época romana", que hacen referencia a la Endiablada, una celebración por la que se han interesado también medios de comunicación "de renombre internacional", lo que ha contribuido a que sea conocida "en medio mundo" y visitada por personas llegadas desde Estados Unidos, a Singapur o Alemania.

En este 2016 los protagonistas han sido sus 125 'diablos', casi la mitad de los varones del municipio, que, gracias a sus vistosos atuendos y el sonido de los enormes cencerros que portan a la espalda, han realzado la procesión de la Candelaria y han cumplido con un "privilegio y derecho" del que solo disfruta "todo aquel hijo del pueblo o casado con una hija del pueblo"

Aunque se prolonga durante tres jornadas, es el día de San Blas el que "tiene mayor tirón" y la jornada que atrae a más visitantes, "muchísimas personas", hasta el punto de que este año se ha cuadruplicado la población de la localidad, que cuenta con 470 habitantes censados.

El impacto económico de estos festejos se deja notar principalmente en sus tres bares, que estos días "no dan abasto", así como en los establecimientos de hostelería de la comarca.

Entre los actos centrales destaca, en la víspera de San Blas, la tradición protagonizada por el 'diablo mayor', desde hace 75 años Aniceto Rodríguez, quien, al caer la tarde, cubierto por una mitra, lava la cara a San Blas con aguardiente, simbolizando el momento en que, allá por el siglo XVI, la figura fue hallada por unos pastores en un descampado y fue limpiada y restaurada antes de ser trasladada a Almonacid.

No obstante, aunque vecinos y visitantes relacionan la Endiablada con los 'diablos', Martínez ha puesto en valor la labor "fundamental" que desempeñan también las ocho danzantas, una alcaldesa y una palillera, que son las encargadas de recitar los 'dichos' a la patrona y de poner música y baile a las calles una vez se apaga el sonido de los cencerros.

Comentarios