Jueves 18.10.2018

La bandera y los valores de la Constitución, vinculados desde el s. XIX

El Museo del Ejército acoge desde este miércoles la exposición "Rojo, amarillo y rojo, la bandera de todos. 175 aniversario", un total de 123 piezas con las que se explica el origen de la bandera nacional hasta la actualidad

La bandera y los valores de la Constitución, vinculados desde el s. XIX
La bandera y los valores de la Constitución, vinculados desde el s. XIX

El vínculo desde el siglo XIX entre la bandera nacional y los valores de la Constitución es el principal mensaje de la exposición sobre el 175 aniversario de la bandera española, algo que queda reflejado en la pieza más representativa de la muestra, la enseña de la Milicia Nacional de Cabeza del Buey, de 1820, que en la franja amarilla lleva escrita la palabra Constitución. 

El Museo del Ejército acoge desde este miércoles la exposición "Rojo, amarillo y rojo, la bandera de todos. 175 aniversario", un total de 123 piezas con las que se explica el origen de la bandera nacional hasta la actualidad, y que ha sido inaugurada por el segundo JEME (Jefe del Estado Mayor del Ejército), Miguel Martín Bernardi, el general director del Museo del Ejército, Antonio Rajo, y la alcaldesa de Toledo.

El comisario de la exposición, teniente coronel Antonio Manzano Lahoz, ha explicado que los colores rojo, amarillo y rojo de la bandera los estableció Carlos III en 1785 para sus buques de guerra, aunque ya estos colores, junto con el blanco, son los predominantes de las coronas de Castilla, León y Aragón.

Pero fue a raíz de un decreto del 13 de octubre de 1843 cuando se asigna esa bandera a los estandartes y escarapelas militares, de forma que el ejército pasa de ser ejército real a ser ejército nacional al servicio de los intereses de la nación española y de los españoles, no del rey.

Así, aunque empezó siendo la bandera de los barcos de guerra, fue en el siglo XIX cuando, con la Constitución de Cádiz, adquiere su carga simbólica, de manera que con estos colores se señalaba lo que era español, barcos, castillos o fronteras, pero también expresaba los ideales de armonía y progreso.

"La ideología del liberalismo elige los colores nacionales para expresar sus ideales, porque en aquel tiempo, como ahora también, se ponía la gente lacitos en la solapa, y el color de la Constitución, la armonía, la libertad, la igualdad y el progreso lo daban el rojo amarillo rojo", ha señalado Manzano.

El comisario ha añadido que fue también durante la guerra de la Independencia contra Napoleón cuando el pueblo español se ve representado por esos colores y saca banderas a la calle para celebrar acontecimientos o para recibir a las tropas o en días festivos.

El teniente coronel Manzano ha comentado que "las motivaciones de las personas de hoy que sacan banderas al balcón son idénticas a las de quienes vivieron por aquellos años de 1843: la defensa de la Constitución, el cumplimiento de las leyes, la libertad, la igualdad, el olvido de las rencillas anteriores, la unión de todos, cada uno desde su particular posición, y tirar hacia adelante", y "con ese pensamiento se dio lugar a la década moderada". 

La bandera de la república, en rojo, amarillo y morado, supuso un paréntesis entre bicolores, desde 1931 hasta el final de la guerra civil en el 39.

Además de la bandera de la Milicia de Cabeza del Buey, que se ha traído desde el Congreso de los Diputados, en la muestra hay muchas otras piezas como los estandartes de la División Vascongada o la de los Voluntarios Catalanes, que estuvieron en conflictos como los de África, Cuba o Filipinas; hay astas de bandera, escarapelas, estandartes de unidades a caballo, banderas de unidades a pie, y otras muy lujosas, además de cuadros representativos, procedentes de museos de toda España y de particulares.

La exposición incluye también el vestido de Ágatha Ruiz de la Prada en rojo, amarillo y rojo; el casco de Fernando Alonso con el que ganó el campeonato del mundo y opiniones de atletas, escritores o cocineros.

Más información en vídeos 
Comentarios