Picasso y El Greco, dos genios que se mantuvieron libres y forjaron su estilo

Hasta el 25 de septiembre el Museo del Greco de Toledo expone dos cuadros de Picasso -'Mujer con sombrero sentada en un sillón' y 'Venus y el amor'- debido a un intercambio institucional con el Kunstmuseum Basel de Suiza, que, a su vez, expone tres pinturas que han viajado desde Toledo
Picasso y El Greco, dos genios que se mantuvieron libres y forjaron su estilo
photo_camera Picasso y El Greco, dos genios que se mantuvieron libres y forjaron su estilo

Picasso y El Greco son dos maestros que se mantuvieron libres para hacer el tipo de pintura que forjó su estilo y que tienen en común no solamente la admiración de Picasso hacia el artista cretense que había roto moldes tres siglos antes, sino la pincelada suelta y absolutamente personal de las últimas etapas de sus vidas.

Hasta el 25 de septiembre el Museo del Greco de Toledo expone dos cuadros de Picasso -'Mujer con sombrero sentada en un sillón' y 'Venus y el amor'- debido a un intercambio institucional con el Kunstmuseum Basel de Suiza, que, a su vez, expone tres pinturas que han viajado desde Toledo, 'San Juan', 'San Bartolomé' y 'San Simón' del Apostolado del Greco, dentro de la exposición temporal que analiza los vínculos entre los dos artistas.

De este modo, dos ciudades separadas por 1.700 kilómetros (Basilea y Toledo) están unidas durante tres meses por dos pintores, el cretense y el malagueño.

En Toledo, junto a los cuadros 'Venus y el amor' de Picasso y 'San Bernardino' del Greco (que es propiedad del Museo del Prado aunque está depositado en el Museo del Greco), Efe ha hablado con la directora y una conservadora del Museo del Greco, Rosa Becerril y Teresa Ruiz, respectivamente, sobre algunas características de estos dos cuadros que dialogan directamente ya que están ubicados frente a frente, mirándose.

Las dos pinturas pertenecen a las últimas etapas de sus autores, cuando los maestros ya tenían perfectamente definido "su" estilo.

"Lo más evidente" del óleo de Picasso en relación con El Greco es la pincelada "suelta, libre" del malagueño, quien en su última etapa (el cuadro es de 1967) tarda muy poco en pintar y en apenas días termina las obras, señala la conservadora.

Así, en 'Venus y el amor' "se ven muy claramente esas pinceladas seguras, con un trazo firme pero muy sueltas y muy libres", las mismas que volviendo la cabeza se aprecian en el 'San Bernardino' del Greco (de 1603), que destaca "por las pinceladas rápidas, sueltas, con esos trazos propios de esta etapa", añade la directora.

'Venus y el amor' representa un tema mitológico clásico y está inspirado en un cuadro de Tiziano: "Picasso siempre vuelve a lo clásico, a los maestros, en este caso a Tiziano", apunta la conservadora, quien agrega que, en su opinión, Picasso "ya es clásico", y aún más: "al meterlo en este Museo lo veo mucho más clásico", afirma.

Rosa Becerril detalla del cuadro del Greco la estilización de la figura, el gran protagonismo que da a los cielos y, en general, "los colores, el celaje, las pinceladas rápidas, sueltas, con esos trazos propios del Greco en esta etapa, diferentes a otros autores de la misma época".

En su opinión, este 'San Bernardino' es "uno de los cuadros que mejor manifiesta ese estilo, lo propio del Greco".

LIBERTAD

Los dos artistas defendieron hasta el final una forma de pintar muy personal y, con mayor o menor reconocimiento en vida (que Picasso la tuvo y El Greco mucho menos), se mantuvieron fieles a sus estilos y a sus desarrollos.

"Son dos maestros de la pintura que tienen un estilo personal, eso está claro. Picasso se encuadra en algunos estilos de la época, como el cubismo, pero su obra es la obra de Picasso. Y con El Greco pasa lo mismo. Es un estilo propio y defendido. Tenían tanta personalidad que no renuncian, a pesar de no triunfar en la Corte o no ser el pintor de Felipe II", explica Rosa Becerril, quien subraya: "El Greco es fiel a sí mismo igual que Picasso es fiel a su estilo".

Teresa Ruiz precisa que los dos "fueron bastante particulares, muy libres ambos en sus estilos y en sus desarrollos". Picasso tuvo más reconocimientos y El Greco fue "más vanguardista y más extremo, y llevó hasta sus últimas consecuencias su libertad y su estilo creativo propio".

INSPIRACIÓN

En 1898 un joven Picasso dejó escritas unas palabras dirigidas a sus maestros de referencia: "Greco, Velázquez, inspirarme". Lo escribió así, textualmente: inspirarme en lugar del imperativo inspiradme.

Años más tarde, Picasso visitó el Museo del Greco en Toledo, que se inauguró en 1910.

En la actualidad, el pintor cretense mantiene su vigencia como estímulo para nuevos artistas, y prueba de ello es la exposición de trabajos de estudiantes de primero de Ilustración de la Escuela de Arte de Toledo abierta durante todo este verano en el Museo del Greco.

Estos alumnos han participado en un concurso y han desarrollado un tema libre relacionado con el pintor y el museo; es decir, han "reimaginado" al Greco haciendo su propia interpretación.

UNIVERSAL

En 2021, cuando todavía estaban algo restringidas las visitas a los museos, el Museo del Greco organizó una conexión en directo con varios museos europeos (España, Atenas, París, Nápoles y Budapest) que tenían obras del Greco y quisieron mostrarlas online y hablar de ellas.

Aquella actividad tuvo lugar el 7 de abril de 2021, la fecha en que cada año se conmemora a Doménicos Theotokopoulo, ya que al no conocerse con exactitud su nacimiento se le recuerda en el día en que murió, en Toledo, en 1614.

Comentarios