sábado 18/9/21

La Policía libera a seis mujeres que eran obligadas a prostituirse en Cuenca

La organización captaba a sus víctimas en Paraguay y, una vez en España, les obligaba a ejercer la prostitución imponiéndoles el pago de la deuda que contraían con el pretexto de su traslado. Hay 8 detenidos
Cinco prostitutas secuestran un hombre que les debía dinero por servicios sexuales, prostíbulo, prostitución, trata, explotación sexual, putas,
La Policía libera a seis mujeres que eran obligadas a prostituirse en Cuenca

La Policía Nacional ha liberado a seis víctimas de trata de seres humanos que eran obligadas a prostituirse en la localidad de Graja de Iniesta (Cuenca), y ha detenido a ocho personas como presuntos miembros del entramado criminal que traía a las mujeres a España y las forzaba a ejercer la prostitución.

Según ha informado la Policía Nacional en una nota de prensa, siete de las detenciones se han producido en la provincia de Cuenca y una en Alicante, y se trata de personas procedentes de Paraguay, Rumanía y España que mantenían un “perfecto reparto de papeles” dentro del entramado criminal.

Las víctimas eran captadas en su país de origen, en Paraguay, y de ahí se las trasladaba a Brasil para después recalar en Francia o en el Reino Unido, como escala previa a Madrid o Valencia.

Desde allí eran trasladadas en coche hasta la provincia de Cuenca, donde eran obligadas a ejercer la prostitución para devolver una deuda que ascendía a unos 1.500 euros.

Según la Policía, la organización habría obtenido en el último año unos beneficios de 147.860 euros con estas prácticas criminales.

A los detenidos se les achacan los presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, trata de seres humanos, relativos a la prostitución y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

Además, tres de ellos han sido arrestados también por blanqueo de capitales y dos por delito contra la salud pública.

La investigación se enmarca dentro del Plan Policial Contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, una lacra que, según ha recordado la Policía, tiene como víctimas principales a personas que son traídas a España mediante engaño, aprovechándose de su especial situación de vulnerabilidad y prometiéndoles trabajos dignos, pero finalmente son obligadas bajo amenazas al ejercicio de la prostitución.

La Policía Nacional cuenta con la línea telefónica 900 10 50 90 y un correo electrónico para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, que en este tipo de delitos será anónima y confidencial. 

Comentarios